Blog del Narco Alexa

La historia de Mario Cárdenas Guillen “El Metro 1” fundador de los Metros del Cartel del Golfo

Proveniente de una dinastía criminal, Cárdenas Guillen lideró el cártel de Golfo en los últimos años de auge.

La historia de Mario Cárdenas Guillen “El Metro 1” fundador de los Metros del Cartel del Golfo

Con sobrepeso, mirada cansada, calvo y de grande estatura, así es Mario Cárdenas Guillen, apodado como “El Gordo”, “El M1” o “El Metro 1”, quien fuera líder del cártel del Golfo hasta su captura en 2012.  Su nombre vuelve a surgir de dentro del penal del Altiplano luego que el gobierno de Estados Unidos solicitara a las autoridades mexicanas que lo extraditaran.

Proveniente de una dinastía criminal, Cárdenas Guillen lideró el cártel de Golfo en sus últimos años de auge.  Asentados en Tamaulipas, pero con sus tentáculos criminales alcanzando de norte a sur todo el golfo del país, esta organización criminal estuvo en sus mejores momentos liderado por Osiel Cárdenas Guillen, hermano de “El Gordo”.

Sin embargo, la detención de Osiel, y posterior extradición en 2003, provocó el debacle del cártel del Golfo.

En su lugar quedó Ezequiel Cárdenas Guillen, alias “Tony Tormenta”, hermano de Osiel y Mario, quien sufrió la ruptura del cártel del Golfo y “Los Zetas”, entonces brazo armado de dicha organización criminal.

Fue detenido

Elementos de la Policía Federal Ministerial, de la Fiscalía General de la República, cumplimentaron una orden de detención provisional con fines de extradición, en contra de Mario Cárdenas Guillén, El M-1 o El Gordo, hermano del capo Osiel Cárdenas.

Mario fue detenido en septiembre de 2012 e identificado como uno de los líderes del Cártel del Golfo.

El mandamiento judicial se ejecutó en el penal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México, donde permanece preso.

El hermano de Osiel y Ezequiel, Tony Tormenta, abatido por la Marina, es requerido por una Corte federal de Texas, en Estados Unidos, por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de contra la salud y asociación delictuosa.

En septiembre de 2012, elementos de la Secretaría de Marina Armada de México, detuvieron en Altamira, Tamaulipas, a Mario Cárdenas Guillén.

El anuncio de su detención la realizó el vicealmirante José Luis Vergara Ibarra, quien también dio a conocer que dicho cártel se encontraba dividido entre los leales a la familia Cárdenas Guillén y la facción que dirigía el ex agente de la policía ministerial de Tamaulipas, Jorge Eduardo Costilla, El Coss.

De acuerdo a información del gobierno de Estados Unidos y de la Procuraduría General de la República, en ese momento El Coss era el líder absoluto de la citada organización y estaba al frente desde la captura de su jefe Osiel Cárdenas, en marzo de 2003.

Mario Cárdenas estuvo preso en los penales de máxima seguridad de Matamoros, Tamaulipas y Puente Grande, Jalisco, de 1995 a 2007, por los delitos de delincuencia organizada y contra la salud.

Se sabe que traficaba desde el interior del penal de Matamoros grandes cargamentos de cocaína y marihuana, por lo que fue necesario en 2003 enviarlo al penal de Puente Grande.

Según investigaciones de la PGR el poder de los hermanos Cárdenas Guillén comenzó a disminuir desde la captura de Osiel, pues Ezequiel tenía una fuerte adicción por la drogas, lo que le hacía imposible dirigir al grupo criminal. No obstante, era el segundo al frente del cártel.

Tony Tormenta fue abatido por elementos de la Marina el 5 de noviembre de 2010, después de seis meses de labores de inteligencia, ya que en dos ocasiones, ese mismo año, logró escapar de los operativos implementados en su contra en la ciudad de Matamoros.

Osiel y Ezequiel Cárdenas Guillén

El poderío que, a través de la atroz violencia, alcanzaron “Los Zetas” de la mano de Heriberto Lazcano, “El Lazca”, permitió que ejercito personal del cártel del Golfo se convirtiera en una organización independiente.

Siete años al mando estuvo “Tony Tormenta” cuando, en 2010, fue abatido en un enfrentamiento con las Fuerzas Armadas.

Fue entonces cuando Mario Cárdenas Guillen tuvo que hacerse a cargo del cártel del Golfo.

Aunque le tomó varios años alcanzar el frente del cártel, el historial delictivo de “El Gordo” era largo, incluso había sido detenido anteriormente.

Estuvo preso en Matamoros, Tamaulipas, de 1995 a 2003, desde donde seguía manejando el tráfico de droga, por lo que tuvo que ser transferido a otro penal en Jalisco hasta que fue liberado en 2007, para continuar en las filas del cártel del Golfo.

Sin embargo, el debilitamiento del cártel provocó inconformidades dentro de la organización, capos que habían obtenido poder criminal pensaban que ya era hora que los Cárdenas Guillen dejaran la cabeza de la banda del narcotráfico del golfo, fue así que nacieron varias células disidentes.

Así nacieron “Los Metros”, liderados por José Eduardo Costilla Sánchez, “El Coss”, un expolicía municipal de Matamoros, quien se convirtió en el hombre de confianza de Osiel Cárdenas.

José Eduardo Costilla Sánchez, “El Coss”

“El Coss” y Mario Cárdenas Guillen, de la mano de su nuevo brazo armado, “Los Rojos”, mantuvieron una disputa interna por el liderato del cártel del Golfo.

Ambos, sin embargo, fueron detenidos en 2012, dejando a su paso la semilla de la violencia en tierras tamaulipecas, misma que continua hasta la fecha.

En prisión, Cárdenas Guillen era vecino de Joaquín Guzmán Loera, «El Chapo», líder del cártel de Sinaloa, cuando este último se fugó del penal del Altiplano en 2015.

Te puede interesar:  FOTOGRAFÍAS: Esto son los sicarios de El Cártel de “El Jaguar” que pelean con el Cártel de Juárez

De las siete células criminales que la Fiscalía General de la República detecta emanadas del cártel del Golfo, “Los Rojos” y “Los Metros” son los más violentos.

“Los Rojos” operan principalmente en Matamoros, también en tierras tamaulipecas. En tanto, “Los Metros” operan principalmente en Reynosa, Tamaulipas, desde donde maniobran la mayoría de los territorios del Cártel del Golfo.