Blog del Narco Alexa

Badiraguato, cuna de los narcos, así intentan dejar atrás el fantasma del “Chapo” Guzmán

Tras la caída de Joaquín el Chapo Guzmán el triángulo, la sierra y el pueblo de Badiraguato, en Sinaloa (noreste) se quedaron huérfanos.

Badiraguato, cuna de los narcos, así intentan dejar atrás el fantasma del “Chapo” Guzmán

Al menos así lo interpreto la población y hasta las autoridades, quienes advirtieron que el cultivo de droga es la única forma de vida de este pueblo de 32, 000 habitantes.  Situado en la falda de la sierra de Sinaloa, donde los campesinos siembran marihuana en vez de frijol, Badiraguato se convirtió en uno de los núcleos principales del programa Sembrando Vida impulsado por Andrés Manuel López Obrador.

Desde hace años, el Chapo ha sido el rey de la región. Según asientan diversas investigaciones, el fundador del Cártel de Sinaloa organizó uno de los negocios de tráfico de drogas más lucrativos en la zona. Tan fue así, que se convirtió en el enemigo público número uno de los gobiernos de México y Estados Unidos.

Badiraguato, un pueblo pintoresco y agrícola de difícil acceso en los límites del “Triángulo Dorado”, región comprendida entre los estados de Chihuahua, Sinaloa y Durango, ha sido cuna de algunos de lo más notorios -y exitosos- traficantes de drogas:

Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, de 63 años, y sus aliados del Cártel de Sinaloa, Rafael Caro Quintero, Ismael “El Mayo” Zambada y Juan José Esparragoza, alias “El Azul”, los tres entrados en los setenta.

El pueblo, que se extiende hasta escarpadas laderas donde las condiciones pueden ser muy básicas, tiene poco más de 32 mil habitantes de los cuales oficialmente el 75 por ciento vive en la pobreza.

Sin embargo, esto no lo exenta de tener dispersar algunas señales de riqueza como grandes casas con portones, autos nuevos y un parque recreativo gratuito construido a la orilla de un río.

En 2015, al menos la mitad de los habitantes de Badiraguato cultivaban mariguana, la misma droga que Guzmán cultivó junto con su padre cuando era un niño pobre de la Sierra en el poblado de la Tuna, mucho antes de que se hiciera tan rico y la revista Forbes lo incluyera en su lista de multimillonarios.

Con algunas de las tierras más ricas de México, Sinaloa se convirtió en el mayor productor de mariguana a inicios del siglo pasado, y después, de opio y heroína, luego de que emigrantes chinos trajeron las semillas al cruzar el Pacífico.

Estados Unidos comenzó a llamar a la zona “Triángulo Dorado” en sus reportes oficiales sobre el narco a finales de los 70. Las autoridades estadounidenses comparan la región con la zona de mayor producción de opio, conformada por Birmania, Laos y Tailandia.

En otros tiempos la mayoría de la producción de la heroína que consumía EEUU provenía de Colombia, pero con la caída de los carteles colombianos a mediados de la década de los 90, ese mercado fue tomado poco a poco por los mexicanos, muchos de los cuales ubicaron sus cultivos en la Sierra Madre Occidental.

El cultivo de la amapola en Sinaloa alguna vez fue alentado por Estados Unidos para suministrar a sus soldados analgésicos como la morfina durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Vietnam.

La mamá de ‘El Chapo’ aún vive en el rancho de la familia Guzmán de La Tuna, a unos kilómetros de Badiraguato; el presidente López Obrador fue fotografiado saludando a la madre del narcotraficante durante su gira de trabajo en marzo pasado.

Tras la captura definitiva en 2016 y condena en 2019 de Joaquín Guzmán, Zambada García quedó como el líder visible del Cártel de Sinaloa, aunque en los últimos meses, los hijos del “Chapo” le disputan el mando de la organización delincuencial.

Te puede interesar:  Padre de Apatzingán intentó rescatar a familia por amenazas del narco

Caro Quintero, el Narco de Narcos, fue uno de los fundadores del llamado Cártel de Guadalajara, ya desaparecido, y en 1985 fue detenido y acusado por el asesinato del agente de la DEA Enrique “Kiki” Camarena y de su piloto.