Blog del Narco Alexa

A Emma Coronel esposa del Chapo su compadre “El Licenciado“ la puso, le fabricaron delitos por una carta

La última vez que se vieron las caras, fue aquel 23 de enero de 2019 en que Dámaso López Núñez estaba sentando en el banquillo de los testigos y Emma Coronel Aispuro.

A Emma Coronel esposa del Chapo su compadre “El Licenciado“ la puso, le fabricaron delitos por una carta

A la sazón su comadre, entre el público asistente al llamado “juicio del siglo”, en que Joaquín Guzmán Loera sería sentenciado a cadena perpetua.  El Licenciado, quien gozó de la confianza de El Chapo desde su primera fuga del penal de Puente Grande, Jalisco, en 2001, contó con lujo de detalle los encuentros que sostuvo con Coronel Aispuro para orquestar evasión estelar del capo por el túnel de El Altiplano.

En la audiencia, nunca dejó de llamar “comadre” a Emma y “compadre” al Chapo.  “A Emma Coronel se le ensombreció el rostro”, relataron varios periodistas presentes en la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York, y desde entonces flotó en el aire la idea de que en el futuro, la esposa del Chapo, la mujer que fue tomada por influencer, modelo y diseñadora en las redes sociales, sería atrapada de un momento a otro…

Este lunes 22 de febrero sucedió. El FBI asegura tener en su poder una investigación documentada que confirma que Coronel Aispuro no solamente fue una persona pasiva dentro de las actividades delictivas de su esposo y sus hijos, Los Chapitos: ella sirvió de correo de información, incluso de representante de los intereses del Chapo fuera y dentro de prisión.

Y fue nada más y nada menos que el hombre que bautizó a sus dos gemelas, María Joaquina y Emili Guadalupe, ahora de 9 años, quien corroboró documentos, datos, intercepciones. Todo para que el Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos, lograra establecer una causa probable en la que ella, la televisada novia del narco, ahora se encuentre frente a un juez federal en el Distrito de Columbia.

Pero antes de este día, Coronel Aispuro estuvo de paso en Culiacán, justo entre el 14 y el 18 de febrero, cuando compartió una de sus últimas imágenes. Quienes la vieron, dice que acudió a arreglarse el pelo. En diciembre también estuvo en la ciudad, y participó en una campaña de vestidos de novia de un conocido salón de belleza del sector Valle Alto.

EL EXPEDIENTE

Según el expediente público del Departamento de Justicia, presentado por el agente especial del FBI, Eric S. Mcguire, la investigación contra Coronel Aispuro se dio bajo un contexto de interrogar a más de 100 ex miembros del Cártel de Sinaloa, incluido un hombre de alto rango identificado como “testigo colaborador 1”, del cual no se menciona su nombre, pero bajo el cruce de datos e información, se sabe que es Dámaso López Núñez.

Para explicar el contexto de la presunta participación de Emma Coronel en el crimen organizado, el FBI se remitió al padre de Emma, Inés Coronel Barreras, quien fue detenido junto con su hijo Inés Omar –hermano de Emma- el 13 de abril de 2013 en Agua Prieta, Sonora.  Un recorrido por una familia que incluye su reinado del Festival del Café y la Guayaba en su natal Canelas, Durango.

Tanto el padre como el hermano de Emma están sentenciados a más de 10 años de prisión en una cárcel mexicana por tráfico de drogas y posesión de armas de fuego. Otro más, Édgar, se encuentra todavía preso en el penal de El Altiplano, acusado de portación de arma y posesión de un kilo de cocaína.

Según el expediente, basado en gran parte en el testimonio de El Licenciado, Emma Coronel sabía y era consciente que El Chapo era narcotraficante y que sus hijastros, Iván Archivaldo, Jesús Alfredo, Ovidio y Joaquín, también son miembros del Cártel de Sinaloa.

“Coronel (Emma) creció con conocimientos de la industria del tráfico de estupefacientes. Se sacó con Guzmán cuando era una adolescente”, señala el documento.

De 2012 al 2014, Coronel Aispuro habría transmitido mensajes en nombre del Chapo para promover las actividades de la organización y que las ganancias eran usadas en su entorno como esposa.

“Una vez que Guzmán fue arrestado continuó entregando mensajes que recibía del Chapo durante sus visitas a la prisión”, indica.

Guzmán Loera fue capturado en febrero de 2014 en el cuarto piso de la torre de condominios Miramar. En ese momento, Emma y sus dos hijas estaban con él. Ella se quejaría más tarde que fue maltratada por los marinos.

LAS CARTAS

Para servir como “correo”, según el FBI, Emma acudía al penal de El Altiplano y recibía cartas de su esposo, en donde encriptaba información para sus socios.

Una de esas cartas, le dice que Cleto, un productor de heroína de Durango, aumente la producción para que rinda y que le diga “por favor” que le dé una mano con la primera venta “porque aquí tengo muchos gastos”, haciendo referencia a los sobornos que pagaba en la cárcel.

Con respeto a la repartición del negocio del Cártel, el Chapo le mandó otra carta al Licenciado, la cual se hizo pública en el juicio, en donde le indicaba que “se pusieran de acuerdo entre usted y mis cuatro hijo”.

Le daba la instrucción de contratar personal contable en Sinaloa para pagar a “los muchachos y viudas”. Y le dividía a la organización: la mitad para El Licenciado y la otra para sus cuatro hijos.

En cartas Dámaso, se le hacía referencia “a los gemelos” o a “la madre de los gemelos le dirá algo a usted y a mis hijos. Esté alerta, por favor. Ella te lo explicará”.

Estas cartas, según el FBI, fueron corroboradas por el mismo testigo que coopera. Es decir, Señor de Eldorado.

SOBORNO

La entonces Procuraduría General de la República, ni la misma DEA, formularon cargos a Coronel Aispuro, cuando fue sorprendida en Mazatlán en la habitación del capo.

Siempre se dijo que como esposa no tuvo más participación que ser la madre de sus hijas y su pareja sentimental. Un código no escrito también habla que a las mujeres no se les involucra en el negocio ni en las averiguaciones, aunque sirven de pistas.

En cambio, el FBI decidió formular estos cargos dos años después de que gran parte de esta información saliera a flote en el juicio, sobre todo en las declaraciones de El Licenciado en la Corte.

Así en el documento que será parte de la controversia, se alega que Emma ayudó al Chapo a escapar por el túnel de El Altiplano. Según López Núñez, se reunió con él para acordar la fuga y más tarde hizo lo mismo con Iván, Alfredo Ovidio y Joaquín. Según el FBI, sería ella quien les comunicó a todos en Sinaloa el plan de escape.

“Durante la reunión, Coronel y los demás estuvieron de acuerdo en facilitar la figa de Guzmán de la prisión y todos entendieron que era prevenir la extradición”.

Fue así como los hijos del Chapo compraron el terreno cerca de El Altiplano y giraron instrucciones para comprar armas y un camión blindado. Incluso discutieron de la necesidad de proporcionarle un reloj con GPS al capo para localizarlo al momento del escape.

Una vez que se fugó, El Chapo se volvió a reunir con Emma, y ya no se habla de ella de nueva cuenta hasta la recaptura en enero de 2016 en Los Mochis.

Pasado un mes, de nueva cuenta –contó Dámaso- su comadre lo buscó para saber si lo volvería ayudar con otro plan para fugarse, a lo que aceptó. Para esto, Emma le entregó –supuestamente- 100 mil dólares para tramitar la compra de otro inmueble cerca de la cárcel.

Eventualmente recibiría fondos adicionales para terminar de pagar detalles del nuevo plan. En total, de parte de Emma, El Lic habría recibido un millón de dólares en apoyo del plan de escape.

Sin embargo, en mayo de 2016, justamente al enterarse el gobierno mexicano de una segunda fuga de El Altiplano, el Chapo fue trasladado sin aviso previo al penal federal de Ciudad Juárez, Chihuahua.

Estando en la ciudad fronteriza –y según la versión del Licenciado, aprobada por el FBI- su comadre le informó que le había pagado 2 millones de dólares a un alto funcionario mexicano que supervisaba las cárceles del país para devolver al capo a El Altiplano.

Pero esa gestión nunca llegó. El chapo fue extraditado sin fórmula de juicio el 19 de enero de 2017, un día antes de que triunfara Donald Trump en las elecciones gringas.

¿CUÁL ES LA ACUSACIÓN FORMAL?

Con base en los hechos, existe una causa probable, según el FBI, de que de 2014 y al 19 de enero de 2017, Emma Coronel hizo a sabiendas, intencional y deliberadamente una conspiración con Joaquín Guzmán.

Te puede interesar:   Emma Coronel se quedara en la cárcel podría alcanzar 10 años y una multa de 10 millones de Dólares

Y otros para distribuir un kilogramo o más de heroína. Cinco kilos o más de cocaína, mi kilos o más de mariguana y 500 gramos o más de metanfetamina.