Blog del Narco Alexa

Sangre Nueva Zeta, el cártel que se expande rápidamente en el sexenio de AMLO

A principios de 2019, un nuevo grupo criminal se alzó en armas bajo las órdenes de Roberto de los Santos de Jesús, alias el “Bukanas” ,un líder huachicolero de Los Zetas.

Sangre Nueva Zeta, el cártel que se expande rápidamente en el sexenio de AMLO

Utilizó la violencia como método de control y retó en diversas ocasiones a las fuerzas de Puebla a través de narcomantas firmadas como Sangre Nueva Zeta.  La colusión con autoridades locales y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), además de la “desatención” del gobierno de Andrés Manuel López Obrador fueron causas de su rápida expansión, advierte el escritor Raymundo Riva Palacio.

El cártel Sangre Nueva Zeta se ha hecho fuerte, según advierte el experto, en la región conocida como Triángulo Rojo, que abarca los municipios poblanos de Acajete, Acatzingo, Palmar del Braco, Quecholac, Tecamachalco, pero un informe del Centro Nacional de inteligencia presentado el pasado 1 de febrero advierte que sus tentáculos han llegado a los estados de Tlaxcala, Veracruz y San Luis Potosí —donde actualmente mantiene una disputa con el cártel de la última letra—.

Su fundador, Roberto de los Santos de Jesús, el “Bukanas”, comenzó a figurar como un problema en el robo de combustible desde 2012, sin embargo la actuación del entonces presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) fue deficiente. Ahora, aquella banda trabaja bajo el ala del CJNG, considerado por la DEA como el grupo criminal más peligroso y poderoso de México.

El pasado mes de enero, el grupo criminal se vio disminuido tras la captura de cinco de sus integrantes. Juan Antonio González Martínez, El Barbas; Jalit Cano Parra, El Mamer; Erick Espinoza Espíritu, El Cheneque; Eduardo Pérez Martínez, El R; y Rubén Alcántara Mendoza, quienes estaban en posesión de cocaína, centenas de miles de litros de combustible, joyas, centenarios, aparatos de comunicación, siete pipas, cocaína, una veintena de vehículos y armas de diversos calibres.

De acuerdo con la FGR, las acciones derivaron de una denuncia anónima recibida en agosto de 2019, cuando fueron alertados sobre un grupo delictivo que controlaba el robo de combustible, conocido como huachicoleo, narcomenudeo, secuestro y cobros de piso en la región de San Martín Texmelucan, Puebla.

Pero no fue sino hasta un año después, en octubre de 2020, que integraron los datos de prueba para solicitar las órdenes de arresto contra los operadores de Sangre Nueva Zeta y otros del mismo grupo por su presunta responsabilidad en delitos de delincuencia organizada y huachicoleo.

en enero del presente año, información de la Guardia Nacional permitió ubicar los domicilios asociados a las operaciones de esta organización delictiva. De ahí que un Juez de Distrito otorgó orden de registro para 10 direcciones de Puebla, Tlaxcala y Campeche.

Personal ministerial de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) junto con peritos de la Dirección General de Servicios Periciales, fueron cumplimentados los mandamientos judiciales en coordinación con miembros de la Guardia Nacional.

De ese modo fue registrado un domicilio de Cacalomacán, Toluca de Lerdo, Estado de México, donde fueron localizadas diversas joyas, 21 centenarios, cuatro armas largas y dos cortas, así como 300 cartuchos y bolsas con cocaína, además de una computadora de escritorio, dos automóviles y una motocicleta.

Mientras que en Ciudad del Carmen, Campeche, fue detenido González Martínez, El Barbas, quien llevaba consigo un arma corta, una bolsa con cocaína, dos celulares y tres cajas de cargadores de armas de fuego.

Te puede interesar:  México interceptó unas 46 narcoavionetas en los últimos dos años

En la misma entidad, pero en la carretera federal Chekubul-Chicbul-Escárcega, poblado Chicbul, El Carmen, fueron asegurados 17 vehículos, municiones de diferentes calibres y un cargador.