Blog del Narco Alexa

Balacera de la Guardia Nacional en zona de guerra del CJNG dejó como saldo un agente muerto

Al menos un agente de la Guardia Nacional murió y otro resultó herido tras enfrentarse a balazos contra presuntos delincuentes en límites de Jalisco y Michoacán.

Balacera de la Guardia Nacional en zona de guerra del CJNG dejó como saldo un agente muerto

De acuerdo con reportes locales, la refriega se suscitó durante la noche de este jueves en el puente que divide al municipio de Degollado, Jalisco, con La Piedad, Michoacán. Presuntamente, se trató de una emboscada, cuando los agentes federales realizaban tareas de patrullaje. Julio César “N” sería el nombre del oficial que perdió la vida en el episodio de violencia.

Derivado del ataque entre ambos grupos, dos efectivos de la Guardia Nacional fueron heridos con proyectiles de armas de fuego y sus compañeros los trasladaron a un hospital regional del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de La Piedad, donde uno murió apenas recibía atención médica, mientras que el otro uniformado fue intervenido, pero no se ha informado sobre su estado de salud.

Al ser consultada por estos hechos, la dependencia de seguridad federal no respondió oportunamente para confirmar el fallecimiento del agente, salvo que estaba en revisión del caso.

Versiones de prensa destacaron que también hubo varios lesionados del lado de los presuntos delincuentes, quienes habrían sido auxiliados por sus cómplices y retirados para su atención hospitalaria. En tanto, la unidad del IMSS permanecía fuertemente resguardada por elementos federales.

Ni las autoridades de ambos estados ni las instituciones federales han emito algún comunicado. Luis Rodríguez Bucio, comandante de la Guardia Nacional, tampoco ha publicado alguna esquela, como habitúa cuando hay bajas entre los uniformados a su mando.

En la zona del enfrentamiento operan diversos grupos delictivos que se disputan el territorio, principalmente, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y remanentes de La Familia Michoacana como de Los Caballeros Templarios, quienes se han agrupado en el llamado Cárteles Unidos para hacer frente a las expansiones de Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, líder del CJNG.

Esta narcoguerra se ha intensificado en los últimos seis meses, pues las ambiciones de Oseguera Cervantes por Michoacán, su tierra natal, no solo son cruciales para el paso de narcóticos, sino para cobrar extorsiones a productores de aguacate y limón, además de ampliar sus operaciones desde el Puerto de Lázaro Cárdenas.

Apenas el pasado 7 de febrero pobladores de la localidad de Aguililla, uno de los municipios más golpeados por el narco, reportaron enfrentamientos en la cabecera municipal. Los habitantes de ese municipio, ubicado a 270 kilómetros de la capital del estado, indicaron que los ataques se originaron después de que más de 30 camionetas con presuntos sicarios del CJNG sorprendieron a sus rivales del cártel de Los Viagras en la comunidad Palo Dulce.

Reportaron que incluso, ocho sicarios rivales de la organización tapatía fueron colgados como advertencia. Otros enfrentamientos fueron registrados en las inmediaciones de la comunidad Bonifacio Moreno, “El Aguaje”.

Los reportes extraoficiales informaron sobre el vuelo de helicópteros de la Guardia Nacional en la zona, así como el desplazamiento de un fuerte convoy de camionetas, asegurando que en una de ellas, una Chevrolet Suburban blanca, viajaba el líder máximo de la organización, Nemesio Oseguera Cervantes, oriundo de Aguililla.

De acuerdo con el reporte de la organización Causa en Común, de enero de 2018 a enero de 2020, se registraron 953 policías asesinados en todo el país, de los cuales 482 eran municipales, 413 estatales y 58 federales, lo que significó 1.25 casos diarios durante dicho lapso.

En este sentido, los elementos municipales son los más vulnerables ante la violencia, pues de ellos 452 eran oficiales haciendo trabajos preventivos y el resto elementos de tránsito.

Mientras que de las fuerzas de seguridad estatal, 266 eran efectivos de la policía preventiva, 21 asignados a centros penitenciarios y el resto ministeriales. En tanto los federales, 46 pertenecieron a la Guardia Nacional, 11 de la Fiscalía General de la República y uno asignado a la seguridad de un centro penitenciario federal.

Te puede interesar:  Sicarios matan a balazos a tres hombres y dos mujeres cuando presuntamente se drogaban

De acuerdo con el registro de la organización, el Estado de México fue la segunda entidad más letal para policías con 39 casos durante todo el 2020. Solo detrás de Guanajuato que registró 84; a estos estados siguen Veracruz (39), Guerrero (37) y Chihuahua (35). Durante el año pasado, la organización contabilizó que 524 policías fueron asesinados.