Blog del Narco Alexa

El ascenso y caída del “Cuini”, de poderoso capo a prisionero con quejas por los correctivos

Abigael González Valencia, El Cuini, fue detenido en febrero de 2015 en Puerto Vallarta, Jalisco, y aunque el gobierno de Estados Unidos pidió su extradición, su defensa legal ha logrado mantenerlo en México.

Fue el continuador del trasiego de cocaína que inició en los años setenta su tío, Armando Valencia Cornelio, El Maradona, quien lideró el Cártel del Milenio hasta que fue desplazado por La Familia Michoacana.  González Valencia forma parte de una numerosa familia oriunda de Michoacán bautizada como “Los Cuinis” que deriva del nombre de una pequeña ardilla llamada “cuinique”, conocida por su capacidad para reproducirse.

La familia González Valencia estaría integrada por 18 hermanos (otras versiones refieren que son 12), quienes iniciaron en el mundo criminal en el Cártel del Milenio en la década de 1990 y siempre se dedicaron al tráfico de la cocaína y metanfetamina. Pero actualmente, se les ha considerado el brazo financiero y empresarial del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) que lidera Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho.

A Los Cuinis pertenece Rosalinda González Valencia, esposa del Mencho y hermana del Cuini, quien también es señalada como “operadora financiera” del CJNG.

Las autoridades de México atribuyen a Los Cuinis negocios como comercializadoras, clínicas de belleza y rejuvenecimiento, hoteles, restaurantes y ferias, entre otros. Incluso los considera como una de las organizaciones criminales más ricas del país, en su sociedad familiar con el CJNG.

En un inicio, Los Cuinis sólo se dedicaban a sembrar marihuana, pero en la década de los noventa transitaron hacia la fabricación de drogas sintéticas –fueron de los primeros en traficarlas–, el trasiego de cocaína hacia Estados Unidos y la siembra de amapola. Acosados por Los Zetas, que comenzaron a disputarles el territorio entre 2003 y 2004, todo el clan Valencia tuvo que huir de Michoacán. Entonces se creyó que las autoridades habían vencido a los Valencia y que al Cártel del Milenio había que borrarlo de la cartografía del narcotráfico mexicano. En realidad, no sucedió así.

Los Cuinis se trasladaron con todo y su tradición criminal hacia Jalisco, Colima, Nayarit y Guanajuato, donde crearon una célula de defensa con sicarios bien entrenados. Al frente de esta nombraron a un joven bien conocido por ellos desde su juventud en Michoacán: El Mencho.

Aunque el CJNG, aliado a Los Cuinis, formaba parte del Cártel de Sinaloa, este vínculo se deterioró tras el abatimiento de Ignacio, Nacho Coronel Villarreal en 2010. La estructura delictiva de esta agrupación se fragmentó en dos células: La Resistencia y el CJNG, liderado por Erick Valencia Salazar y El Mencho, ambos lugartenientes de Nacho Coronel.

Entonces se desató una guerra entre La Resistencia y el CJNG para tomar el control del trasiego de drogas a través del Pacífico, principalmente por el puerto de Manzanillo, en Colima.

El grupo criminal que lograría derrotar a La Resistencia continuó su expansión a Michoacán, Morelos, Guerrero y Veracruz, donde se hicieron llamar los “Mata-Zetas”. En marzo de 2012, Valencia Salazar fue detenido por elementos del Ejército mexicano, asumiendo posteriormente el liderato El Mencho. Finalmente, en septiembre de ese mismo año fue detenido Ramiro Pozos González, El Molca, quien lideraba La Resitencia y con lo cual, el CJNG se consolidó como un nuevo grupo independiente.

Para enero de 2020, El Cuini pudo detener su extradición a Estados Unidos luego de que la jueza Rosa María Cervantes Mejía aprobara su moción. El tribunal tomó esta decisión porque la Secretaría de Relaciones Exteriores de México no mencionó los cargos que enfrentaba González Valencia en México en la solicitud de extradición, y se le dijo que si solicitaban un nuevo proceso, tendrían que incluir los cargos en México.

La fiscalía había presentado una solicitud de extradición a través de la SRE a raíz de una petición del Tribunal de Distrito de EEUU para el Distrito de Columbia. El Cuini es buscado en los Estados Unidos por participación en el crimen organizado, lavado de dinero y tráfico internacional de drogas.

Este capo ha estado en varias prisiones en México desde su arresto. En 2018 fue trasladado al Centro Federal de Readaptación Social No. 14 (“CPS Durango”), prisión de máxima seguridad en Gómez Palacio, Durango. Sin embargo, se quejó del traslado y manifestó que el penal no le brindaba las condiciones de salud adecuadas y lo mantenía segregado del resto de la población carcelaria. Pidió a un tribunal que lo trasladara de regreso al Altiplano porque afirmó que temía por su vida.

En febrero de 2019, El Cuini fue trasladado a la Cárcel Preventiva Norte. Su traslado provocó tensiones después de que varios guardias de la prisión se quejaran por recibir amenazas de muerte y ver vehículos con hombres armados fuera de la prisión. Los guardias pidieron que cambiaran el área de la prisión en la que trabajaban y sus horarios de trabajo.

Ante el temor de una fuga de la prisión, las autoridades trasladaron al Cuini de regreso al Altiplano el 27 de julio. Una semana antes, circuló un video en las redes sociales que el CJNG planeaba ayudar al socio del Mencho a escapar de la prisión.

Te puede interesar:  Detienen a 12 Policías quienes habrían ejecutado y calcinado a 19 personas entre Mexicanos y Guatemaltecos

En pleno 2021, el nombre de este líder narcotraficante ha sobresalido, pues acusa maltratos psicológicos en prisión, luego de que le fuera aplicado un correctivo de sanción, al prohibirle actividades de ludoterapia, dibujo, literatura, biblioteca y educación física, e incluso asistir a las áreas de patio y el comedor para ingerir los alimentos. Pero las autoridades no le han dado la razón.