Blog del Narco Alexa

A salto de mata y en la clandestinidad, los últimos días del “Negro”, el hijo del “Azul” que murió por COVID-19

En un mundo de Lamborghinis , leopardos como mascota y cadenas de oro en el cuello, existió un narco apodado el “Negro” y/o “Azulito”, que no quiso llamar la atención.

A salto de mata y en la clandestinidad, los últimos días del “Negro”, el hijo del “Azul” que murió por COVID-19

La muerte de Juan José Esparragoza Monzón fue discreta como su vida criminal.  El hijo del mítico Juan José Esparragoza, el “Azul”, quien fuera uno de los más importantes líderes del Cártel de Sinaloa, falleció el fin de semana a causa del coronavirus y fue enterrado esta misma semana en el panteón Jardines del Humaya en Culiacán, Sinaloa.

Juan José Esparragoza, el «Azul», padre de Juan José Esparragoza Monzón, el «Negro», uno de los operadores del Cártel de Sinaloa (Foto: Archivo),  El “Azulito”, uno de los pilares donde se asentaba la poderosa organización de Sinaloa, fue despedido por grandes capos como Rafael Caro Quintero y los hermanos Arzate García, operadores en Baja California.

Creció en Badiraguato, Sinaloa, cuna de otros grandes criminales como Joaquín el “Chapo” Guzmán. Desde joven se mostró como un hábil negociador en el mundo del narcotráfico.

En 2017, Juan José Esparragoza Monzón estuvo en manos de las autoridades. Sólo 57 días vivió en la prisión de Aguaruto, Sinaloa, de donde escapó junto con otros integrantes del crimen organizado.

Durante la administración de Enrique Peña Nieto (2012-2018), las autoridades pusieron al “Negro” en la lista de los 122 criminales más buscados de México, pues se le acusaba de blanquear recursos para el Cártel de Sinaloa a través de varias empresas en Baja California, Jalisco, Querétaro y Sinaloa. Su proverbial discreción dificulta reconstruir algunas épocas de su vida, sin embargo, en los años que estuvo en prisión trascendió un perfil detallado. Según éste, el “Negro” estaba vinculado con la violencia al norte del país.

A Juan José Esparragoza Monzón no lo mataron las balas sino la enfermedad. De acuerdo con el semanario Río Doce, el capo murió en la clínica privada Cimsa de Culiacán a donde llegó con un nombre y una identificación falsa.

Al ritmo de banda y globos azules elevados al cielo, amigos y familiares despidieron al narco.

Las exequias del “Negro”, fueron en el panteón Jardines del Humaya, lujoso cementerio que también resguarda los restos de Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos, Arturo Beltrán Leyva, Ignacio Coronel Villarreal y Arturo Guzmán Loera alias El Pollo, hermano de Joaquín, El Chapo Guzmán.

Por un video difundido en redes sociales se puede apreciar que el vocalista de la agrupación marca el conteo para soltar decenas de globos con formas de corazón y estrellas, tanto de azul metálico, blancos y plateados. Son menos de un centenar de personas sin sana distancia y algunos vehículos en las inmediaciones.

Te puede interesar:  Dos fallecidos y cuatro heridos tras ataques a balazos en León, Guanajuato

“A la cuenta de tres se van a soltar en agradecimiento al señor Juan José Esparragoza por todo lo que hizo por todos y cada uno de nosotros, ¿listos?, esto dice, a la una, a las dos y las tres, ¡bravoooo!, fuerte el aplauso para el señor Juan José Esparragoza con todo el cariño y respeto para él”, pide el cantante al tiempo que inicia el corrido “Mi mejor regalo” de Operativo Norteño, canción compuesta al Azulito.

A salto de mata y en la clandestinidad: los últimos días del “Negro”, el hijo del “Azul” Esparragoza que murió por COVID-19