Blog del Narco Alexa

El día que Raúl Lucio Hernández, El Lucky traiciono a Los Zetas

Los Zetas pagan una nómina de 30 millones de pesos al mes a policías ministeriales y municipales de Veracruz y, además, reclutan a empleados de Pemex.

El día que Raúl Lucio Hernández, El Lucky traiciono a Los Zetas

Para robar hidrocarburos, de acuerdo con el testimonio de uno de los líderes históricos del cártel.  Tras ser capturado el 12 de diciembre en Córdoba, Raúl Lucio Hernández, El Lucky, jefe regional de los Zetas en el centro del País, sostuvo una entrevista privada con oficiales de la Armada en la que señaló como uno de sus enlaces con el Gobierno de Veracruz.

A un funcionario al que sólo identifica con el apellido de Lagos.  En el directorio de la Administración estatal, el único funcionario con ese apellido es Érick Lagos Hernández, quien, hasta enero, fue subsecretario de Gobierno de Veracruz y actualmente funge como dirigente estatal del PRI.

En su testimonio, rendido ante la SIEDO el 13 de diciembre, El Lucky refiere que los Zetas reclutan a empleados de las propias instalaciones de Pemex para robar hidrocarburos, pues conocen a detalle la infraestructura de la empresa, horarios y ubicación de los ductos menos vigilados.

Hernández asegura que su banda tiene en Veracruz un grupo denominado Los Guachicoleros, que se encarga de ordeñar los ductos, además de investigar a otras personas que roban combustible para cobrarles derecho de piso.

Durante el interrogatorio, incluido por la PGR en la indagatoria PGR/SIEDO/UEIDCS/539/2011, detalla que los encargados de la ordeña eran, en Coatzacoalcos, La Comadreja y El Pinocho; en Cosamaloapan, El Negrillo; y en Poza Rica, El Oaxaco y El Chaparro, sujetos cuya identidad investiga la Procuraduría.

Uno de los hombres que fue detenido con El Lucky, Cristóbal Salinas Vallejo, El Gato, contó a las autoridades que el robo a autotransportes era un negocio en el que también contaban con la complicidad de los traileros.

Sin embargo, el ingreso por hidrocarburos no es el giro más rentable para la banda, pues, de acuerdo con Hernández, sus narcotienditas en todo Veracruz les redituaban 35 millones de pesos al mes.

El Lucky calcula que los Zetas vendían un promedio de 100 kilos de cocaína al mes en Veracruz, 40 de ellos en el puerto, y que a cada uno le ganaban 350 mil pesos libres, es decir, 35 millones de pesos mensuales sólo por vender alcaloides el año pasado.

Según su testimonio, compraba la cocaína en Guatemala y la transportaban en tractocamiones hasta Córdoba, que a últimas fechas era la bodega de alcaloides de Veracruz. De allí la distribuían en todo el Estado.

El narcomenudeo era controlado a través de seis mandos a cargo de igual número de regiones geográficas, con sus respectivos centros en Coatzacoalcos, Poza Rica, Xalapa, La Antigua, Cosamaloapan y Córdoba.

Te puede interesar:  Esta fueron la fuerte confesiones de El Compayito de La Mano con Ojos (VIDEO)

Los hombres que aparecen al frente de esas zonas están registrados en la investigación de la PGR sólo con los alias de El Pinocho, El Chaparro, El Amarillo, El Morro, El Negro y El Cholo.