Blog del Narco Alexa

La ruta de las armas estadounidenses y europeas a México, 200 mil fusiles ingresan cada año al país

Cada año ingresan un promedio de 200 mil armas a México provenientes de Estados Unidos y Europa, gran parte de las cuales terminan en manos de los narcotraficantes.

La ruta de las armas estadounidenses y europeas a México, 200 mil fusiles ingresan cada año al país

De lo decomisado en la década de 2010 a 2020, el Ejército mexicano identificó que al menos 70% de los fusiles fueron fabricados en EEUU y 30% en el viejo continente que, a su vez, pasaron por un distribuidor en el vecino país del norte. Lo anterior, según un reporte de La Jornada sobre la ruta de estas herramientas bélicas.

El medio nacional detalló la correlación entre las armas y el incremento de homicidios dolosos, pues de las 34 mil 582 víctimas registradas al final del 2019, el 70% fueron por impactos de fusiles y pistolas.  Entre 2010 y 2018 fueron asegurados 323 rifles calibre .50 en Tamaulipas y 53 en Sinaloa.

Pero del primero de enero del 2019 a al 21 de enero del 2020, la Secretaría de la Defensa Nacional decomisó 71 fusiles de ese tipo: 48 en Tamaulipas; nueve en Michoacán; cinco en Sonora; y dos en Sinaloa.

Este fusil es considerado como el más poderoso del mundo. Perfora estructuras blindadas e incluso el cemento y es capaz de derribar aeronaves, los blindajes de chalecos tipo IV, así como estructuras de edificios.

La poderosa metralleta de guerra tiene un peso de 4 kilogramos. Mide 1.5 metros y tiene una velocidad de salida de 854 m/s. Dispara 70 balas por minuto con un alcance de 2,500 metros. El equipo diseñado por Barrett Firearms Manufacturing Inc es comercializado a grupos de Fuerzas Armadas de al menos 30 países como Alemania, Arabia Saudita, Brasil, Bélgica, Chile, México, Colombia, Dinamarca, España, Estados Unidos, Filipinas, Finlandia, Francia, Grecia, entre otros.

De acuerdo con datos del medio nacional, el 41% de las 200 mil armas que llegan a México lo hacen a través de Texas; 19% provienen de California; y 15% de Arizona, todos estados fronterizos. La mayoría son rifles y pistolas semi automáticas.

Tan solo en cuatro entidades que colindan con la frontera norte de México existen 9,811 armerías con oferta para surtir a posibles compradores de los cárteles. Texas cuenta con 5 mil tiendas donde pueden ser adquiridas las metralletas, sobre todo en Houston.

De las 15 millones de armas que circulan en el país, el 85% fueron adquiridas de manera ilegal, según reportó la Secretaría de Seguridad Federal cuando era encabezada por Alfonso Durazo.

De acuerdo con datos oficiales, 7 de cada 10 armas incautadas en México provienen de Estados Unidos, donde el mercado para adquirirlas es relativamente sencillo, debido a las pocas restricciones, como si de un artículo cotidiano se tratara. En aquel país, el derecho a poseer un arma de fuego está garantizado por su Constitución.

A su vez, una cantidad considerable de las armas europeas terminan en manos de cárteles. Entre 2010 y septiembre de 2019, al menos 1,925 Beretta de Italia; 1,365 Rorman de Rumanía; 700 Glock de Austria; 130 FN Herstal de manufactura en Bélgica; y 57 Heckler & Koch de Alemania, fueron encontradas en escenas del crimen en México, según documentos de Stop Us Arms.

De 2006 a 2018, autoridades mexicanas adquirieron cerca de 238,000 armas de fuego prevenientes de Europa e Israel, de acuerdo con la investigación “Comercio Mortal: cómo las exportaciones de armas europeas e israelíes están acelerando la violencia en México”, publicado por la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) en diciembre pasado.

Lamentablemente, el informe de la CMDPDH apunta que la compra de dichas armas no llevaron al país a un camino de mayor seguridad para la población, pues hubo un aumento en los asesinatos, así como en las desapariciones forzadas, la ubicación de fosas clandestinas, el feminicidio, entre otras.

Te puede interesar:  Ejecutaron a policía que habría capturado a “El Moco”, fundador de La Unión Tepito

Además, advirtieron sobre las violaciones a los derechos humanos o desapariciones cometidas por los agentes de la policía, mismas en las que se habrían utilizado las armas antes mencionadas. Así como su uso por el narco, que desafía y gana terreno a las fuerzas del Estado con la alta capacidad de fuego.