Blog del Narco Alexa

“El Chapo Isidro” el temible líder del cártel de los Beltrán Leyva y terror de los Chapitos

El temible líder del cártel de los Beltrán Leyva protagonizó una ardua guerra contra el cártel de Sinaloa, hoy es un fantasma.

 “El Chapo Isidro” el temible líder del cártel de los Beltrán Leyva y terror de los Chapitos

Fausto Isidro Meza Flores, “El Chapo Isidro” tomó relevancia en el mundo criminal en los últimos años por liderar al cártel de los Beltrán Leyva tras la caída de los hermanos que encabezaban dicha empresa criminal.  Hoy, poco se conoce de “El Chapo Isidro”, su nombre sale a relucir por una reciente denuncia en su contra proveniente de Estados Unidos.

De acuerdo con Milenio, la división criminal del Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó una acusación Meza Flores en una corte del Distrito de Columbia, en Washington.  Se le acusa de conspirar para traficar al menos 500 gramos de metanfetaminas, cinco kilogramos de cocaína, uno de heroína, y cuando menos una tonelada de mariguana. También se le acusa de posesión de armas.

Sin embargo, en México se caen las órdenes de aprehensión en su contra debido a fallas al debido proceso, a la vez que Flores Meza ha reclamado a las autoridades actos de “hostigamiento y tormento”.

“El Chapo Isidro” es una pieza clave en el narcotráfico para el gobierno de Estados Unidos a tal grado que colocó una recompensa en su contra por 5 millones de dólares, cifra que en su momento alcanzó Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, aunque es la mitad de lo que hoy ofrecen por Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”.

Incluso, para el Departamento del Tesoro en Estados Unidos, “El Chapo Isidro” lidera una organización criminal independiente a los Beltrán Leyva, a la cual llama cártel Meza Flores.

Además boletinó a “El Chapito” y a su familia, entre quienes estaban su padre, Fausto Isidro Meza Angulo, su madre Angelina Flores Apodaca, su hermana Angely y su esposa Araceli Chan Inzunza.

Junto a los nombres de su familia, el Tesoro colocó el nombre de tres empresas presuntamente ligadas con el blanqueo de dinero: Auto Servicio Jatziry SA de CV (Jatziry es el nombre de una hija de Isidro), Constructora Jatziry SA de CV y Autotransportes Terrestres SA de CV, todas con domicilio en Guasave.

“El Chapo Isidro”, originario de Guasave, Sinaloa, comenzó su carrera delictiva en el año 2000, cuando apenas contaba con 18 años.

Alcanzó el liderazgo de uno de los siete brazos armados del cártel de los Beltrán Leyva: “Los Mazatlecos”.

La primera vez que su nombre apareció públicamente fue en la masacre de 7 personas en un crucero de la ciudad de Guamúchil, ocurrida en 2008, cuando el gobierno federal afirmó que la captura de Alfredo Beltrán Leyva, “El Mochomo”, llevó a Arturo Beltrán Leyva al rompimiento con el cártel de Sinaloa.

Para las autoridades estadunidenses, «Los Mazatlecos» ya es un grupo independiente de los Beltrán Leyva, pero con fuertes vínculos. Su parcial separación se dio paulatinamente. Primero, tras la muerte de Arturo Beltrán Leyva en 2009 y luego, un año después, ante la captura de Edgar Valdez “La Barbie” en 2010.

Al menos para Sinaloa, el nombre de Fausto Isidro Meza Flores no es el de un desconocido. Tiene origen y su historia en la comunidad de Bamoa, Guasave, cuando trabajaba para los Beltrán Leyva. Escindido el cártel de Sinaloa, tras la captura de “el Mochomo”, “el Chapo Isidro” salió adelante con su gente, convirtiendo el norte del estado en un polvorín, al desatarse la reyerta sangrienta, primero contra la gente del “Chapo” Guzmán, y más tarde contra las fuerzas policiacas del gobierno de Mario López Valdez, para quien su nombre no le puede ser ajeno tampoco. De manera que su inclusión en la lista negra del Departamento del Tesoro no fue ninguna novedad, salvo la de integrar a su familia cercana en la organización que comanda.

En realidad no es un cártel nuevo, sino uno que arrastra desde hace años la sombra de la violencia, impunidad y muerte. Cuando en el 2008 los grupos criminales avecindados en Sinaloa se fueron a una guerra demente, el apodo del “Chapo Isidro” siempre ha flotado entre la pólvora, la sangre y los ataques constantes a las fuerzas policiacas.

Al igual que el eldoradense Dámaso López Núñez, el Licenciado, la Oficina de Control de Bienes Extranjeros se había tardado en incluirlo en su lista de cabecillas del narcotráfico, pero en Sinaloa toda la Policía Ministerial desde hace más de dos años le sigue los pasos, enfrascándose en una guerrita personal, al ser el guasavense autor de múltiples emboscadas contra agentes.

Una vez que el gobierno de Malova comenzó a combatir a las células vinculadas con los Beltrán en alianza con Los Zetas y Carrillo en el norte y sur de la entidad, éstas respondieron con una violencia que ha dejado saldos funestos en asesinatos, no nada más contra policías sino también contra civiles.

Al “Chapo Isidro” desde el 2008 se le empezaron a atribuir homicidios, pero fue hasta mayo del 2011 cuando la Procuraduría General de Justicia que encabeza Marco Antonio Higuera Gómez dio a conocer fotografías y nombres de toda la estructura de la organización. Algo inusual en la dependencia, que a veces ni siquiera le gusta mencionar a Joaquín “el Chapo” Guzmán y a Ismael “el Mayo” Zambada por sus nombres.

Según la OFAC, se dedica a actividades delictivas desde el 2000, pero en esos iniciáticos años poco se recuerda, lo único es que su padre Isidro Meza Angulo y su madre Angelina Flores Apodaca son ciudadanos tranquilos, que tratan de hacer su vida normal en Guasave.

De su hermana Flor Angely Meza Flores, de 21 años, y de su esposa Araceli Chan Inzunza, de 27 años, tampoco se tienen registros criminales.
Menos de sus tíos Pánfilo Flores Apodaca y de Salomé Flores Apodaca. A su tercer tío, Agustín Flores Apodaca, lo detuvo la Federal en julio del año pasado bajo una orden de aprehensión.

La PGR también le tiene guardada una orden de aprehensión a Meza Flores por delincuencia organizada, según confirmó un jefe de la Policía Ministerial, por lo que la SEIDO ya pidió a Sinaloa los archivos del capo oriundo del Bamoa, que tiene un poder para corromper policías locales y enfrentarse cara a cara con el Gobierno.

La madeja de la historia

Tras la captura de uno de sus principales lugartenientes, Geovanny Lizárraga Ontiveros, detenido la madrugada del 15 de mayo de 2011 en Los Mochis, todo empezó a derrumbarse para este grupo.

Lizárraga Ontiveros prácticamente soltó toda la información sobre la organización delictiva, que le rinde tributo a Héctor Beltrán Leyva.

Según la declaración ministerial de Geovanny, es el Chapo Isidro el que está al frente del cártel, que él mismo negocia la compra de mariguana en la zona serrana, y que la cocaína y el cristal lo adquiere de un distribuidor de Guadalajara.

Los policías ministeriales que interrogaron a Lizárraga Ontiveros se sorprendieron, pues no esperaban que hablara de más.

Mencionó que Jesús González Peñuelas, alias “El Chuy Peñuelas”, es uno de sus hombres cercanos, al igual que su hermano Ignacio “Nacho” González, ambos del Batamote.

Otro del grupo, también llamado Los Mazatlecos, es Samuel Lizárraga Ontiveros, alias El Tortillero, quien opera en Mazatlán, aunque información reciente lo ubican fuera del puerto.

En 2010, “El Tortillero” fue señalado por la Policía Federal como uno de los colaboradores más cercanos al lugarteniente de los hermanos Beltrán Leyva, Santiago Lizárraga Ibarra, “El Chaguín”, muerto en un enfrentamiento con federales en Nayarit en la primavera del 2010.

En la información difundida por la PGJE, y obtenida por Geovanny Lizárraga, mostraba también a Juan Francisco Patrón Sánchez, alias “El H2” o “El Chico”, como jefe de la célula Tepic. “El H2” también murió en un enfrentamiento.

Una manta encontrada en Mazatlán en febrero del 2011, días después de la masacre en el bar Antares, señala a “El H2” como uno de los responsables.

También salió a relucir el nombre del extinto jefe de sicarios en Ahome, Juan Pablo Osuna Sánchez, alias “el Cien”, y de su compinche Jesús Miguel Pacheco Samaniego, “el Pecas”.

En Mazatlán, uno de los gatilleros estelares fue identificado como José Sabá Ávalos Sánchez, alias “el Güero Sabá”, a quien también le han seguido el rastro, sin ser detenido aún.

Geovanny Lizárraga además confesó que él y el “Chapo Isidro” fueron los autores de varios enfrentamientos contra los grupos especiales de la Policía Ministerial y de la Estatal Preventiva.

Los ataques contra policías

El primer ataque que se recuerde, fue el ocurrido el domingo 6 de marzo de 2011 sobre la carretera México-15, cerca de Guayparime. El saldo: siete ministeriales muertos. La versión oficial se dejó en que el ataque fue para rescatar a un detenido que llevaban de Ahome para Culiacán.

El segundo ataque fue el ocurrido la noche del 11 de mayo de ese mismo año afuera de las instalaciones de la Policía Ministerial.
Según Geovanny Lizárraga, el atentado fue debido a que los grupos especiales le habían detenido a puchadores, decomisado droga y vehículos.

El tercer ataque fue el ocurrido en julio de 2011 otra vez sobre la carretera México-15, a la altura de la desviación a Estación Naranjo. Ahí murieron 11 policías estatales y un civil.

El ambiente en las corporaciones se crispó, y entonces el asunto fue tomado personal. En la PME, con Jesús Antonio Aguilar Íñiguez como director, la persecución hacia el clan fue sin tregua.

Te puede interesar:  Los mandamientos del Mencho en su CJNG, estas son las leyes que impone a sus sicarios

Entonces vino la acusación de parte del grupo criminal hacia el gobierno de Malova, señalando que el gobierno del estado protegía al cártel de Sinaloa. Una serie de narcomantas fueron puestas en 8 municipios, indicando que el gobernador se había reunido con El Chapo Guzmán en el Valle de San Lorenzo, cosa que Malova desmintió.