Blog del Narco Alexa

La incursión del Cártel de Sinaloa a Zacatecas tras la detención del líder criminal de los Talibanes

El estado de Zacatecas vive uno de sus momentos más violentos por la guerra desatada entre cárteles de la droga.

Las balaceras y patrullajes en el territorio dominado por las organizaciones de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación se han intensificado tras la detención del líder del grupo criminal local Los Talibanes, Martín “N», quien supuestamente estaría aliado con el CJNG.  En redes sociales circularon videos de supuestos sicarios del Cártel de Sinaloa.

Que muestran su incursión al municipio de Loreto (al suroeste del estado). De acuerdo con medios locales, el líder criminal —capturado el pasado martes en Aguascalientes— coordinaba dicha región.  Martín “N” junto con el Cártel Jalisco estarían vinculados con la emboscada a policías municipales de Pinos, Zacatecas, el pasado 27 de octubre, donde murieron cuatro agentes.

Mientras estuvo fugado, el cabecilla criminal fue considerado como uno de los probables y principales generadores de violencia en el estado zacatecano. Martín “N” fue ingresado al Centro Regional de Reinserción Social (Cerereso) Varonil de Cieneguillas (Zacatecas).

Desde que comenzó el 2020, Zacatecas forma parte de los estados más violentos del país, sumergido en una rutina que deja diariamente dos muertos de diferente calibre —de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad de enero a agosto se registraron 473 homicidios dolosos—.

Ubicado en el centronorte de México, el estado se ha convertido en una ruta asediada por el narcotráfico. Tradicionalmente, la entidad había sido una zona de dominio del Cártel de Sinaloa; sin embargo, recientemente varios de sus municipios se encuentran asediados por el Cártel Jalisco Nueva Generación.

En marzo, un impactante convoy identificado como parte del CJNG irrumpió en el municipio de Valparíso anunciando la expansión de ese grupo. Para abril, aparecieron narcomantas confirmando su presencia en 17 regiones. Ese mismo mes, cuatro policías del municipio de Sombrerete fueron ejecutados. En mayo, se fugaron doce reos del penal de Cieneguillas. En junio, fueron hallados los cuerpos de 14 personas ejecutadas, posteriormente salió a la luz una grabación donde eran interrogadas por un grupo rival.

En septiembre un comando irrumpió en la policía de Aldama para asesinar a su director y un subordinado. En el municipio de Jérez secuestraron a tres policías que posteriormente fueron hallados deambulando en la capital del estado.

Estos hechos, según describe el experto en seguridad, Carlos Matienzo, marcan ya una tendencia creciente de conflictividad entre las organizaciones criminales de Ismael el “Mayo” Zambada y Nemesio Oseguera Cervantes, el “Mencho”.

Zacatecas colinda con ocho entidades: Aguascalientes, Coahuila, Nuevo León, Jalisco, Durango, San Luis Potosí y Guanajuato.

A la entidad la atraviesan dos importantes carreteras federales: la número 54, que conecta desde Colima hasta Tamaulipas y la Panamericana 45, que va desde el centro del país hasta la zona fronteriza con Estados Unidos. Dichas vías son un punto neural para el trasiego de drogas sintéticas.

Te puede interesar:  Video donde el Cártel del Golfo y de los Alemanes amenazan a policías, militares y a gobernador

De acuerdo con las autoridades, los opiáceos se producen en Jalisco y Durango (ambos colindantes con Nayarit), por lo que alcanzan las sierras zacatecanas.