Blog del Narco Alexa

Caro Quintero el capo que ha enviado 28 coronas fúnebres a sus sicarios caídos en el último año

Su final fue uno de esos con olor a pólvora, que tanto gustan a los compositores de narcocorridos. Óscar Armando López Uriarte fue asesinado el pasado 27 de agosto.

Caro Quintero el capo que ha enviado 28 coronas fúnebres a sus sicarios caídos en el último año

Oriundo del poblado de Badiraguato, Sinaloa, López era parte del círculo más cercano de Rafael Caro Quintero, el capo cuya vuelta a la clandestinidad ha puesto en pie de guerra a las autoridades mexicanas y estadounidenses.  López Uriarte era uno de los soldados más leales de Caro Quintero, mejor conocido como el “Narco de narcos”.

Un hombre que ha sufrido emboscadas, y negociaciones con políticos del más alto nivel de México, y que después de 28 años encarcelado fue liberado en agosto de 2013 y se ha convertido en una sombra incapaz de ser ubicada por el gobierno mexicano y por Estados Unidos, que ofrece por su cabeza USD 20 millones.

Apenas habían transcurrido unas horas del asesinato de Óscar Armando López Uriarte cuando Caro Quintero apareció como el fantasma en el que se ha convertido. Un comando armado se estacionó frente a la funeraria San Martín y bajó una pesada corona fúnebre que pusieron como cabecera en el ataúd.

Según relata el periodista Óscar Balderas, el arreglo estaba adornado con 343 rosas rojas, una por cada semana que López Uriarte había sido un fiel pistolero del capo de las drogas.

Una cinta atravesaba la corona cotizada en miles de pesos: “Rafael Caro Quintero”, se leía en letras doradas. Las rosas sólo duraron unas horas en el velatorio, pues cuando la familia de López Uriarte quiso llevarse el cuerpo al panteón a darle sepultura, fueron interceptados por hombres armados.

El cuerpo del místico pistolero fue robado por gente de Rafael Caro Quintero, quienes llevaron el cadáver a un velorio privado, en alguna zona indomable de Sinaloa.

De acuerdo con Balderas, aquella se convertiría en la más reciente de las entregas de lo que el gobierno mexicano llama “la florería de Caro Quintero”, un extraño sistema de envío de flores que se realiza a nombre de uno de los narcos más escurridizos de México.

Desde hace un año, los servicios de espionaje en el gabinete de seguridad han advertido que con una frecuencia inusual aparecen arreglos florales y coronas fúnebres con la despedida del hombre que fundó el Cártel de Guadalajara.

Las autoridades tienen registro de al menos 28 envíos que aparecen en momentos clave de la guerra que se libra por el control del país entre el Cártel de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación.

Cuando aparecen los arreglos de Caro Quintero es porque alguien del hampa de México ha sido asesinado o ha fallecido.

Detrás de esas flores hay también un estallido de violencia que se aproxima por el vacío de poder que ha dejado la muerte.

El fundador del extinto Cártel de Guadalajara  sigue siendo objetivo principal de la DEA. Por su captura ofrece USD 20 millones. “Caro Quintero es el nuevo líder del Cártel de Sinaloa y es buscado por su probable participación en el asesinato del agente especial de la DEA Enrique Camarena Salazar en 1985 y ha sido incluido en la lista de los Diez Fugitivos Más Buscados del FBI”, explica un comunicado de la Agencia Antidrogas.

Te puede interesar:  Capturan a “El Javo“ líder del Cártel de Sinaloa en Tijuana junto a cantante de “Narcocorridos“

El crimen del agente de la DEA “Kiki” Camarena, en 1985, llevó al capo mexicano a la cárcel. La justicia mexicana le condenó a 40 años, pero en 2013 , cuando aún le faltaban 12 años por cumplir, logró que un tribunal de Jalisco le dejase en libertad por un defecto de forma. Cuando la sospechosa sentencia fue invalidada, Caro Quintero ya estaba en clandestinidad.