Blog del Narco Alexa

Qué hay detrás de la ejecución extrajudicial de 12 sicarios del Cártel del Noreste que sacudió al Ejército

Una camioneta blindada, doce cadáveres y armas de alto calibre. Esas fueron las pruebas que el pasado 3 de julio el Ejército de Tamaulipas.

Qué hay detrás de la ejecución extrajudicial de 12 sicarios del Cártel del Noreste que sacudió al Ejército

Enseñó como trofeos de guerra, tras reportar un enfrentamiento en Nuevo Laredo con supuestos miembros del Cártel del Noreste.  Doce hombres abatidos era el saldo del cruce en el que ningún elemento resultó herido. Casi dos meses después de los hechos, el diario El Universal presentó una serie de pruebas para demostrar que todo habría sido un montaje de los militares.

Un video publicado por dicho medio demostró que las fuerzas de seguridad iniciaron una persecución contra los supuestos delincuentes, y al menos a uno de ellos ordenaron matarlo.  La evidencia ha forzado a las autoridades mexicanas a abrir una investigación para determinar lo sucedido.

Las grabaciones han sido clave. Las imágenes difundidas por El Universal muestran los cuerpos dentro y alrededor de una camioneta. Los occisos están vestidos con uniformes militares y chalecos con la sigla CDN, vestimenta identificada como del Cártel del Noreste, una de las organizaciones criminales que actúan en la región.

Uno de los cuerpos está tumbado en la batea de la unidad, a su alrededor se ve un charco de sangre y cinco soldados apuntándole con armas. “¡Está vivo, mátalo a la verga”, dice uno de ellos.

En la entidad, acostumbrada a ver y leer muertes de sicarios del crimen organizado, la noticia pasó desapercibida. De acuerdo con el informe policial homologado de Tamaulipas al cual tuvo acceso El Universal, antes de los hechos, cuatro vehículos oficiales realizaban reconocimientos motorizados sobre la calle A. Valdez Reyna de la colonia Nueva Era, al salir hacia la carretera Aeropuerto con rumbo al norte, fueron agredidos con armas de fuego por miembros de la delincuencia organizada.

Eran tres camionetas tipo pick up que llevaban personas armadas. El Ejército repelió la agresión y les dio seguimiento. Más adelante, dos de esas tres camionetas darían un giro en U y dispararían a los militares, dejando un vehículo inmovilizado. Los demás vehículos militares siguieron a la tercera unidad.

El 14 de julio —11 días después de los hechos—, el diario mexicano presentó una serie de pruebas para desmontar la versión oficial. Una de ellas, una recopilación de datos que señalaban que en el enfrentamiento se encontraban también tres civiles secuestrados por integrantes del crimen organizado, uno migrante de Chiapas, otro, estudiante universitario, y del tercero no fue confirmada su identidad.

Los tres fueron incluidos entre los 12 delincuentes que la Secretaría de la Defensa Nacional aseguró haber abatido.  La contundencia de las pruebas ha golpeado a uno de los estados con peores cifras de violencia. Para agosto de 2020, la entidad gobernada por el panista Javier García Cabeza de Vaca contó 11,035 personas no localizadas, según un estudio de México Evalua.

Te puede interesar: IMÁGENES: Lanzan cuerpos de 6 personas ejecutadas en el corredor del ’huachicol’ de ’El Kalimba’

La denuncia ha trascendido la política local hasta llegar a la nacional. El presidente Andrés Manuel López Obrador ha asegurado este lunes que no tolerará ejecuciones extrajudiciales en su gobierno.