Blog del Narco Alexa

Los jefes del narco, tras la caída de El Chapo, seis cárteles y 80 células criminales azotan al país

Tras la caída de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, los grandes capos de la droga se han reorganizado, destacando 6 líderes del narcotráfico.

Los jefes del narco, tras la caída de El Chapo, seis cárteles y 80 células criminales azotan al país

Y cerca de ochenta células criminales que amenazan a Mexico,  El Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) tienen presencia en el 60 y 75 por ciento del territorio nacional, de acuerdo con datos del Congreso estadounidense, la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) y la Fiscalía General de la República (FGR) de México.

Para las autoridades del vecino país del norte es indiscutible que ambas organizaciones criminales se imponen, como ninguna otra, en la República Mexicana. Pero su dominio también se extiende a lo largo y ancho del territorio estadounidense.

Las cifras más actualizadas de la DEA (2015) y del Departamento de Justicia (2019) indican que el Cártel de Sinaloa tiene presencia y/o influencia en el 74 por ciento de las 50 entidades federativas de Estados Unidos. En cambio, el CJNG opera –directa o indirectamente– en el 70 por ciento del territorio estadounidense.

Tras la caída de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, los grandes capos de la droga se han reorganizado, destacando 6 cárteles del narcotráfico y cerca de ochenta células criminales que amenazan a Mexico.

Estos son los 6 líderes de los cárteles más poderosos del país y que ponen en jaque al gobierno de Andrés Manuel López Obrador:

‘El Mayo’ Zambada

Actualmente sólo un viejo capo sigue en actividad: Ismael Zambada García, “El Mayo”, líder del Cártel de Sinaloa. El resto de sus compañeros están muertos o fueron detenidos. Es el caso, por ejemplo, de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, Alfredo, Carlos y Héctor Beltrán Leyva, los hermanos Arellano Félix o Miguel Ángel Treviño Morales, El Z-40″.

Tras cinco décadas en el negocio del tráfico de la droga, este capo no ha pisado una sola vez la cárcel.

‘El Mayo’ nació en 1948 en la comunidad del Álamo en Culiacán, Sinaloa y desde los 16 años se dedica al negocio de la droga, según datos oficiales. Tiene cinco décadas de experiencia en el tráfico de estupefacientes y al menos tres como líder —junto con Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán— del Cártel de Sinaloa, la organización criminal con mayor influencia en el país y con el dominio más importante de narcotráfico a nivel global.

No existen datos que indiquen que en el Cártel de Sinaloa alguno de estos dos capos esté subordinado al otro. Pero mientras su compañero, ‘el Chapo’, suma desde este 8 de enero tres detenciones y múltiples historias de operativos para perseguirlo y atraparlo; con Ismael Zambada ocurre todo lo contrario.

El Departamento de Estado estadounidense ofrece una recompensa de 5 millones de dólares por información que lleve al arresto del  ‘Mayo’. En México, desde 2009, se ofrecen hasta 30 millones de pesos.

Nemesio Oseguera Cervantes ‘El Mencho’

La DEA, la agencia antidrogas de Estados Unidos, colocó al líder del Cártel Jalisco Nueva Generación, Nemesio Oseguera Cervantes, como su objetivo número uno, por encima de los históricos capos Ismael «El Mayo» Zambada, y Rafael Caro Quintero.

El michoacano Oseguera Cervantes encabeza la lista de los 10 más buscados por la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés); después están Jesús Alfredo Guzmán Salazar, hijo del Chapo Guzmán, quien en septiembre de 2018 fue incluido en la lista de los diez fugitivos más buscados.

En el 2018, «El Mencho» era el número tres de los más buscados por la DEA.

El círculo familiar del líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, ha sido debilitado  con la extradición a Washington de Rubén y la detención de Jessica Johanna Oseguera Gonzalez, “La Negra”, hijos del capo michoacano.

Rubén y Jessica, producto del matrimonio que “El Mencho” mantiene con  Rosalinda González Valencia, “La Jefa”, eran los principales operadores financieros del grupo criminal de su padre, uno de los fugitivos más buscados por las agencias de seguridad.

Luego de que Joaquín «El Chapo» Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, fue sentenciado a cadena perpetua en Estados Unidos, Nemesio Oseguera, conocido como «El Mencho», y cabeza del Cártel Jalisco Nueva Generación es el nuevo objetivo de la Drug Enforcement Administration (DEA), la agencia contra el narcotráfico de Estados Unidos.

Sin embargo, los agentes que investigan al nuevo líder del CJNG ven similitudes entre él y «El Chapo», no sólo por el contrabando de narcóticos y la ola de violencia que ambos generan tanto en México como en EU, sino por su manera de evadir a la autoridad.

Según la DEA, «El Mencho» ha creado su propio «Triángulo Dorado» para resguardarse y operar desde la clandestinidad, como lo hacía Joaquín Loera.

José Antonio Yepez, “El Marro”

José Antonio Yépez Ortiz, «El Marro»,  es el líder del Cártel de Santa Rosa de Lima, la localidad cuenta con alrededor de 5 mil habitantes en el municipio de Villagrán en Guanajuato.

El Cártel de Santa Rosa de Lima es uno de los más violentos de Guanajuato, además mantiene una disputa con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), debido a la venta ilegal de combustible (huachicol), que pasa por las tuberías de Petróleos Mexicanos (Pemex) en la comunidad.

El líder del Cártel de Santa Rosa de Lima está en la vista de las autoridades desde 2008, cuando fue detenido por el delito de robo y delincuencia organizada, pero fue liberado tras pagar la fianza correspondiente en Guanajuato.

Trabajos de inteligencia señalan que en 2014 se integró a las actividades de robo de combustibles, bajo el mando de David Rogel Figueroa, alias ‘El Güero’.

Con el tiempo, ‘El Marro’ fue escalando de rangos hasta que en 2017 se convirtió en el líder del grupo que se denominó Cártel Santa Rosa de Lima. Sus hermanos son parte de la estructura de dicho cártel.

Este lunes aparecieron narcomantas en diversos municipios de Guanajuato, entre ellos Celaya, en los cuales la organización de “El Marro” amenaza a sus rivales de Jalisco.

Juan Gerardo Treviño, “El Huevo”

Tamaulipas es una de las zonas clave para los cárteles de la droga en México, debido al paso fronterizo, pero ese territorio es controlado en gran parte por el Cártel del Noreste (CDN)

Ese grupo es el remanente de Los Zetas, que se ha posicionado en Nuevo Laredo, un importante cruce, el más transitado a lo largo de la frontera con Estados Unidos, ya que conduce directamente al corredor de la Carretera Interestatal 35, reporta Stratfor.

Su líder Juan Gerardo Treviño Chávez, también conocido como “El Huevo”, es el miembro más antiguo de otro grupo criminal Los Treviño, que tiene una larga historia en Nuevo Laredo.

Ninguna otra organización logra ingresar a Nuevo Lareo, donde el CDN está “atrapado en una viciosa lucha contra otro remanente de Los Zetas”, indica el análisis del portal especializado en geopolítica y seguridad. Se refiere a Los Zetas Vieja Escuela (ZVE), que tienen presencia en todo el estado, particularmente en Ciudad Victoria.

El reporte señala que “El Huevo” busca avanzar en Tamaulipas, pero también hay fragmentos de Cártel del Golfo, liderados por José Alfredo Cárdenas, también conocido como “El Contador”, quien tiene fuerza en la entidad, además de un grupo de “Los Metros”, apoyado por el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) de Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”.

Otro reporte de la agencia señala que “El Huevo” intenta controlar la Zona Metropolitana de Monterrey, la tercera ciudad más importante en México, donde “El Mencho” recientemente amenazó con tomar la plaza, además, enfrenta a José Rodolfo Villarreal Hernández, “El Gato”, líder en la zona del Cártel de los Beltrán Leyva.

Hasta ahora no hay reportes de un enfrentamiento frontal entre el CDN y el grupo de “El Mecho”.

Johnny Hurtado Olascoaga, “El Pez”

Las investigaciones revelaron que “El Pez” fue enviado por uno de los jefes de la familia para que tomara el control de la región limítrofe con Guerrero, que componen las alcaldías mexiquenses de Bejucos, Luvianos, Tejupilco y Tlatlaya.

“El Pez” y los 18 sicarios que llegaron a “limpiar la zona” fueron responsables de la ola de secuestros que a principios de la década pasada se desató en Valle de Bravo; probablemente la zona más exclusiva de la entidad mexiquense.

Se ha hablado varias veces de presuntas detenciones, y hasta de la muerte de “El Pez”. En alguna ocasión, la prensa informó que el capo había sido abatido en un enfrentamiento con la Marina. Se reportó incluso que había gran movimiento de gente con ramos de flores en San Vicente Tlalchapa, pero las autoridades no hallaron ningún rastro de velorio.

informes recientes señalan que, en su lucha con el CJNG, “El Pez” se ha aliado con José Rodolfo Maldonado Bustos, alias “Don José”, quien es el cabecilla de un poderoso grupo criminal que controla algunas zona de Guerrero y Michoacán, y que en el pasado fue acusado del asesinato del alcalde Pungarabato, Ambrosio Soto Duarte.

Las autoridades ubican su zona de operaciones entre los siguientes municipios: Tejupilco, Luvianos, Amatepec, Tlatlaya, Almoloya, Zacualpan, Tenancingo y Sultepec. Sin embargo, desde noviembre del 2019 se ha identificado un desplazamiento considerable de sus tropas hacia Guerrero, donde actualmente le disputa al CJNG el control de los cultivos de amapola y las minas.

Te puede interesar:  Se enfrentan sicarios de «El Jaguar» y de «La Línea en la región del municipio de Madera, Chihuahua

El robo de vehículos, las extorsiones, los secuestros, tienen como objetivo financiar la disputa del grupo criminal en aquel estado.