Blog del Narco Alexa

Así fue La desaparición de José Rodrigo Aréchiga Gamboa “El Chino Ántrax”

Tras la entrega de dinero y la admisión de culpa, la sentencia del homicida José Rodrigo Aréchiga Gamboa contempló su libertad bajo caución en 2021 y su posterior repatriación a México en 2026.

Así fue La desaparición de José Rodrigo Aréchiga Gamboa “El Chino Ántrax”

Pero burló la justicia de Estados Unidos, desapareciendo sin cumplir los cinco años de libertad supervisada que le restaban. Sus oficiales de libertad condicional creen que pudo regresar a México, porque fue el deseo que manifestó ante la Corte al ser sentenciado

De acuerdo a la sentencia original, el narcotraficante y homicida José Rodrigo Aréchiga Gamboa “El Chino Ántrax” debía ser liberado bajo supervisión el 30 de marzo de 2021, pero con posteriores acuerdos, revocaron esa decisión y regresó a la calle un año 27 días antes de lo originalmente estipulado: el 3 de marzo de 2020. El 6 mayo, cuando le tocaba firmar, los oficiales de libertad condicional ya no lo pudieron localizar.

Los Ántrax, brazo armado del Cártel de Sinaloa al mando criminal Ismael “El Mayo” Zambada, empoderados en aquella entidad federativa desde  2008, también tienen presencia delictiva y protección en Nuevo León, Durango, Chihuahua, Sonora, Baja California Sur y Baja California, de acuerdo diversas indagatorias en poder de la autoridad.

De la casa que “El Chino Ántrax” ocupó bajo el régimen de libertad condicional a partir del 3 de marzo del año en curso en San Diego, California, el cabecilla de este grupo de matones no tardaba más de 30 o 40 minutos en  llegar a la franja fronteriza y cruzar por alguna de las garitas que colinda con Tijuana o Tecate.

“Es cierto que tienen los recursos para esconderse en cualquier parte del mundo, pero lo menos arriesgado sería cruzar a estas ciudades, donde él y todos los Ántrax tienen la protección de las células de los hermanos René y Alfonso Arzate García y otros grupos de Sinaloa en la zona costa, y de ‘El Checo’ (Cenobio Flores y/o Luis Fernando Castro Villa) en Mexicali. Estando del lado mexicano, trasladarse sería lo más fácil”, comentó un investigador.

El viaje en auto a cualquiera de los otros estados mexicano donde Los Mayos y Los Ántrax gozan de impunidad y protección, podría ser de 15 hasta 23 horas. Avionetas van y vienen a diario entre los valles de Ensenada y Mexicali a Sinaloa con droga, al igual que lanchas y embarcaciones cargadas de enervantes, así que llevarse a “El Chino” no hubiera representado problema alguno, “incluso pudo quedarse en Estados Unidos, porque la verdad no se sabe qué tipo de acuerdo hizo, para que a un sujeto con su alto nivel de peligrosidad le hayan dado libertad supervisada. Por eso, en este momento, con la información disponible, todo es especulación”, complementó un funcionario de seguridad en Baja California.

También se ignora el nivel de información que proporcionó, y a quién o a quiénes traicionó, dado a que la sentencia fue sellada, situación que pudo provocar que lo secuestraran y asesinaran. Pero en casos así, exhiben los cadáveres como ejemplo contra otros delatores. Y eso, hasta el jueves 14 de mayo, no sucedía.

LA SUSTRACCIÓN DE LA JUSTICIA Y LA LIBERTAD CONDICIONAL

Capturado el 30 de diciembre de 2013 en Holanda, el 10 de julio de 2014 Aréchiga Gamboa fue deportado a Estados Unidos y el 11 de julio presentado ante el juez Mitchell D. Dembin en la Corte de Distrito Sur en San Diego,  California para enfrentar los cargos del expediente 13CR04517-001-DMS.

En audiencia celebrada el 12 de diciembre de 2019, presidida por el juez Dana M. Sabraw, cuando casi cumplía seis años preso, “El Chino Ántrax” fue sentenciado a 87 meses de prisión  (siete años y tres meses), seguidos por cinco años de libertad supervisada en condiciones especiales. La expectativa era que saldría a la calle bajo vigilancia el 30 de marzo de 2021.

Sin embargo, de acuerdo a la solicitud de reaprehensión en su contra, documento que circula entre medios de comunicación de México y Estado Unidos, desde el viernes 8 de mayo, día en que fue firmada, Rodrigo Aréchiga:

  • Estaba en libertad supervisada desde el 3 de marzo de 2020, un año antes de lo acordado en una sentencia que evidentemente fue revocada.

  • El 6 de mayo tenía cita para una entrevista de supervisión, pero no fue localizado y la residencia que debía habitar estaba vacía, solo encontraron su  teléfono celular. El monitor que llevaba consigo indicó que había sobrepasado el perímetro autorizado.

  • Solamente semanas después de haberlo liberado de la custodia (prisión), se había sustraído de la supervisión.

  • El -o antes- del 6 de mayo cambió su residencia sin notificar al oficial de prelibertad. No especifican si fueron días o semanas.

  • No saben dónde se encuentra el ofensor.

Los agentes de libertad condicional se justificaron, e indican que Aréchiga estaba considerado como un ofensor supervisado de bajo riesgo porque su historial criminal no revelaba que hubiera cometido otros delitos, ni hubiera sido condenado antes. Como dato para los investigadores, agregan que “El Chino Ántrax” dijo a su juzgador que planeaba regresar a México al cumplir su condena.

De las razones de un castigo tan generoso, los protagonistas hablaron, pero en diciembre de 2019, durante la audiencia de sentencia:

  • Entregó un millón de dólares.

  • Se declaró culpable y confesó haber sido integrante de alto rango en Cártel de Sinaloa desde mayo de 2005 hasta el 20 de diciembre de 2013.

  • Cooperó entregando información valiosa.

  • Por buen comportamiento, estuvo preso del 10  julio de 2014 al 14 de marzo de 2020, fueron 68 meses, de los cuales la mitad estuvo en aislamiento.

  • Declaró a la Corte estar “muy avergonzado”,  y prometió que no volvería a delinquir.

  • Al cumplir la condena, dijo regresaría a México para dedicarse a la remodelación de viviendas.

A partir del 3 de marzo de 2020, cuando empezó a purgar su libertad condicional, José Rodrigo Aréchiga Gamboa tuvo oportunidad de fugarse, el gobierno de Estados Unidos lo supo desde que fue necesaria la intervención de la Interpol para detenerlo en diciembre de 2013 en Europa, en el Aeropuerto  Schiphol de Ámsterdam, procedente del vuelo KLM 686 que partió de Ciudad de México. “El Chino Ántrax” usaba las identificaciones y el nombre de Norberto Sicairo-García, un sujeto muerto. Esa y otra información incluida en el expediente 13CR04517-001-DMS evidenció que el delincuente tenía la capacidad, los recursos y los contactos para conseguir una nueva identidad y sustraerse de la justicia.

Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos le abrió la puerta porque, cuando enfrentaba una pena máxima de cadena perpetua y mínima de 10 años de prisión, terminó por concederle siete años y tres meses en la cárcel, más cinco años de libertad supervisada.

De acuerdo al documento en el que se  solicitaba encontrarlo y presentarlo, “cambiar de dirección o fallar al reportarse con el oficial de libertad condicional” es una violación que amerita revocar la libertad e incluso extender el tiempo en prisión hasta por tres o nueve meses adicionales.

Conforme a la misma sentencia que le impusieron en diciembre de 2019, de fugarse de la libertad provisional, al ser reaprehendido, estaría obligado a cumplir el resto de la penalidad en prisión.

Blog del Narco consultó a la Fiscalía de Distrito respecto al estatus legal de Aréchiga y la orden de reaprehenderlo, limitándose a responder “Sin comentarios”.

CABECILLA DE  LOS ÁNTRAX, GRUPO DE HOMICIDAS

La operatividad que José Rodrigo Aréchiga Gamboa admitió ante la fiscalía de Estados Unidos, al interior del Cártel de Sinaloa de la mano de la familia de “El Mayo” Zambada a partir de 2005, realmente data de finales de los años noventa, como está acreditado en diversos expedientes que se han abierto respecto a la actividad delictiva de los hijos del capo.

En sus primeros años, a “El Chino Ántrax” lo ubican como escolta de Vicente Zambada Niebla “Vicentillo”, quien al igual que el resto que su familia tiene actividad y propiedades en Baja California desde mediados de los años ochenta. Con mayor énfasis a partir de 1992, cunado “El Chentillo” ya tenía 19 años de edad.

Entre 2007 y 2009, a partir de la pugna de Los Mayos contra operadores de los Beltrán Leyva y los Carrillo Fuentes, el nombre de Vicente y su escolta Aréchiga, se empezaron a escuchar de manera más constante resguardándose o realizando operativos homicidas en Sonora, particularmente en San Luis Río Colorado;  así como en Mexicali y Tijuana, Baja California; y Los Cabos en Baja California Sur.

Tras la captura de Vicente Zambada Niebla el 13 de marzo de 2009, Aréchiga Gamboa se empodera y amplía su control respecto al trasiego de droga hacia EU a través de los estados del Noroeste de México, principalmente la península bajacaliforniana.

Es entonces cuando Los Ántrax empiezan a ser conocidos y adquieren notoriedad como grupo armado, responsables de cientos de muertes principalmente del Cártel Beltrán, pero también de otros como el Cártel Arellano Félix (CAF).

Durante 2011, las autoridades estatales de Baja California Sur detuvieron a un narcomenudista en cuyo teléfono celular encontraron  información que les permitió detectar a algunos traficantes al servicio de Aréchiga, fotos de las armas y autos blindados que la célula tenía a su disposición y una convocatoria para formar parte de las denominadas  Fuerzas Especiales de Los Ántrax.

Adicionalmente, la Procuraduría General de la República -ahora Fiscalía- incluyó a “El Chino” como uno de los presuntos responsables del homicidio de Francisco Rafael Arellano Félix, del CAF, cometido el 18 de octubre de 2013 en un hotel en Los Cabos, mes y medio antes de ser capturado en Ámsterdam. Sin embargo, actualmente las autoridades no han informado de orden de aprehensión en su contra

Cinco meses después de la captura del capo, su novia Yuriana Castillo Torres fue asesinada en mayo de 2014,  entre las calles Juan Aldama y Río Tabalá de la colonia Guadalupe en Culiacán, Sinaloa.

EL EXPEDIENTE 13CR04517-001-DMS

El  8 enero de 2014, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció la designación de “El Chino Ántrax” como uno de los Narcotraficantes Especialmente Designados, y prohibió a los ciudadanos norteamericanos realizar transacciones financieras o comerciales con Aréchiga

Fue formalmente extraditado de los Países Bajos el 10 de julio de 2014, llegó en un vuelo oficial de Ámsterdam a San Diego a las dos de la tarde -hora local- y fue formalmente entregado en custodia a las autoridades federales. El 11 de julio, en su primera audiencia ante el juez Mitchell Dembin, se declaró inocente.

Durante la segunda audiencia del sinaloense, el lunes 25 agosto de 2014, el asistente de la Fiscalía, Adam Braverman, detalló que por dos años y medio, el gobierno de EU recopiló pruebas para demostrar los vínculos del detenido con el Cártel de Sinaloa. La evidencia se encuentra compilada en un disco duro que contenía 2 millones de páginas de información, e incluye las descripciones de 50 decomisos de droga en México, Norteamérica y el extranjero, Aunque la acusación original era por importación y distribución de 500 gramos de metanfetaminas, 5 kilogramos de cocaína y 100 kilos de marihuana.

El 20 mayo de 2015, tras diez meses en juicio, “El Chino Ántrax” se declaró culpable de cargos de narcotráfico en la Corte Federal de San Diego, California. Aceptó ceder al gobierno de Estados Unidos un millón de dólares, cantidad considerada por la Fiscalía como producto de sus ganancias por narcotráfico.

El 3 de septiembre del mismo año, como parte del proceso judicial, cedió un millón de dólares al gobierno de Estados Unidos  y a empezar a pagar en abonos. Así, a un mes de la audiencia de sentencia, la Corte del Sur de California recibió 100 mil dólares por parte de Aréchiga Gamboa en un cheque emitido por el banco Chase en el Estado de Arizona.

A cambio del millón de dólares y su admisión de culpabilidad, el gobierno de Estados Unidos aceptó desechar la acusación inicial al momento de la sentencia y mantener solo los cargos de conspiración para tráfico de marihuana y cocaína. De igual forma,  “no habrá procesos judiciales complementarios” a la orden de embargo penal ya ejecutada.

SICARIOS DE ARÉCHIGA, PRESOS O MUERTOS

El 30 de octubre de 2016, en un enfrentamiento contra elementos del Ejército en calles de Culiacán, la prensa de Sinaloa informó que fueron abatidos René Velázquez “El Sargento Phoenix”, líder operativo del grupo de homicidas junto a  Gilberto Simental Castañeda “El Tilín” y Rogelio Martínez “El Chuy Piedra”.

En el mismo operativo fue detenido el jefe de Los Ántrax,  José Carlos Alanís “El Cali”, Juan Carlos Aristegui Murillo, Jesús Manuel Ibarra Chávez, Carlos Meza González, Abelardo Salazar y Jesús Javier Gómez Armenta.

Te puede interesar:  Levanton, tortura y ejecución: la otra versión sobre la muerte del Chino Ántrax

El 2 de mayo de 2017, las autoridades anunciaron la captura más relevante y reciente de un jefe de ese grupo de sicarios: Rey David Santiago Vargas “El Oso”. En los siguientes tres años, las fuerzas federales no han aportado mayores informes respecto al brazo armado que protege a la fracción del cártel sinaloense encabezado por la familia Zambada, que ha continuado su operatividad desde el anonimato y en plena impunidad.