Blog del Narco Alexa

Un hermano y un sobrino del Jaguar de Gente Nueva, entre los muertos en el enfrentamiento en Chihuahua

(Blog del Narco). – Los últimos cuerpos identificados tras el cruento enfrentamiento entre Gente Nueva y La Linea del pasado viernes en el municipio de Madera, Chihuahua.

Un hermano y un sobrino del Jaguar de Gente Nueva, entre los muertos en el enfrentamiento en Chihuahua

Corresponden a dos hombres señalados como hermano y sobrino de Francisco Arvizu Márquez, “El Jaguar”, líder del grupo criminal que controla la zona, confirmó este jueves la Fiscalía zona occidente.  De acuerdo con la identificación oficial que proporcionó la corporación, se trata de: Marco Antonio Arvizu Márquez, presunto hermano de “El Jaguar”, originario de Madera, así como Uriel Arvizu Ponce, de 20 años, presunto sobrino del líder criminal y con domicilio en Agua Prieta, Sonora.

Estos sujetos fallecieron junto con otros 17 hombres en una balacera que se suscitó la tarde-noche del pasado viernes, en el camino que comunica el Largo Maderal con La Norteña en el municipio de Madera, entre presuntos criminales del grupo delictivo La Línea, brazo armado del cártel de Juárez, y Gente Nueva, del cártel de Sinaloa, en el municipio de Madera.

En la sangrienta escena fueron localizados dos hombres lesionados, a quienes trasladaron a la ciudad de Cuauhtémoc para su atención médica; sin embargo, uno de ellos falleció en el trayecto y el otro permaneció bajo custodia para después ser puesto a disposición de la Fiscalía General de la República (FGR), pues portaba armas de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

Francisco Arvizu Márquez, “El Jaguar”, es referido como el líder del grupo criminal Gente Nueva, que domina los municipios Madera, Ignacio Zaragoza y Cuauhtémoc, en Chihuahua, así como la región de Aguaprieta, en Sonora, y el corredor del norte que va hacia Arizona, Texas y Nuevo México, en Estados Unidos.

La célula de “El Jaguar”, que trafica principalmente cristal y cocaína, mantiene disputas con Roberto González Montes, “El 32”, cabecilla de La Línea y ex policía estatal de Chihuahua.

El pasado 4 de noviembre de 2019, en un hecho lleno de saña, nueve personas —tres mujeres y seis niños—, integrantes de la familia LeBarón fueron masacradas e incineradas en medio de una disputa entre grupos criminales en Bavispe, Sonora.

Una célula criminal, —identificada por la Fiscalía de Chihuahua como Los Jaguares—, emboscó a una camioneta averiada y abrió fuego contra los pasajeros. Debido a que uno de las municiones perforó la entrada de combustible, la camioneta se incendió y Rhonita Miller y sus hijos, dos de ellos con unos meses de edad, murieron en el incendio.

Poco después llegó el resto de la familia y encontró la camioneta incendiada. Siguieron el camino para pedir ayuda, pero kilómetros adelante fueron atacados.

Los niños que sobrevivieron le contaron a su familia que Christina Marie, una de las víctimas, bajó del auto con las manos en alto. Quiso decir a los agresores que sólo viajaban mujeres y niños. No la escucharon. Los sicarios le dispararon en el pecho.

Seis niños resultaron heridos y una niña permaneció desaparecida unas horas. Vecinos de la zona la encontraron caminando a unos 10 kilómetros del lugar donde ocurrió el ataque.

Familiares de los nueve miembros del clan Lebarón masacrados aseguraron que existe un video del momento del ataque a Rhonita Miller LeBarón y de sus cuatro hijos.

Te puede interesar: Imágenes fuerte de la masacre entre Cártel de Sinaloa y La linea CDJ que dejo 35 sicarios muertos

El activista Julian LeBarón confirmó que la grabación está en manos de la Guardia Nacional y el FBI y que podría revelar que el ataque no se dio por confusión —como lo aseguró el gobierno— sino que fue de manera directa.

Julián afirmó que aunque no ha visto el clip, de acuerdo con los avances de las indagatorias sobre el caso, entre 12 a 14 presuntos sicarios de La Línea asesinaron a los miembros LeBarón.

Según el activista, los sicarios, vestidos de negro, dispararon desde una camioneta, luego bajaron de la unidad gritando “¡quémenlo, quémenlo!”.