«El Pez», el sanguinario emisario de La Familia Michoacana considerado el narco mas peligroso.

Una serie de robos a vehículos ocurridos recientemente en la parte alta del Nevado de Toluca, al sur de la Ciudad de México.

El Pez, el sanguinario emisario de La Familia Michoacana considerado el narco mas peligroso.

Pusieron los focos sobre una banda delictiva vinculada con La Familia Michoacana, uno de los principales rivales del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).  La detención de algunos de sus miembros reveló a las autoridades el propósito de sus hurtos: los vehículos que robaban, principalmente camionetas, eran destinadas para los jefes de La Familia Michoacana, concretamente para Johnny Hurtado Olascoaga, alias “El Pez”.

En 2014, las autoridades ofrecieron una cuantiosa recompensa por “El Pez”. Se habla de que incluso ese año el entonces procurador general de la república, Murillo Karam, ofreció protección a los Guerreros Unidos a cambio de información verídica sobre los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

Emisario de La Familia Michoacana

Los guerreros tenían fuertes enemistades con el grupo de Hurtado Olascoaga. Las investigaciones revelaron que “El Pez” fue enviado por uno de los jefes de La Familia Michoacana para que tomara el control de la región limítrofe con Guerrero, que componen las alcaldías de Luvianos, Tejupilco y Tlatlaya.

“El Pez” y los 18 sicarios que llegaron a “limpiar la zona” fueron responsables de la ola de secuestros que a principios de la década pasada se desató en Valle de Bravo; probablemente la zona más exclusiva de la entidad mexiquense. Se ha hablado varias veces de presuntas detenciones, y hasta de la muerte de “El Pez”.

En alguna ocasión, la prensa informó que el capo había sido abatido en un enfrentamiento con la Marina. Se reportó incluso que había gran movimiento de gente con ramos de flores en San Vicente Tlalchapa, pero las autoridades no hallaron ningún rastro de velorio, todo fue mera especulación.

“El Pez” y “El Fresa”

José Alfredo Hurtado Olascoaga, alias “El Fresa” y Johnny Hurtado Olascoaga, alias “El Pez”, presuntos líderes de La Familia Michoacana, son los dos criminales más buscados por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), con una recompensa de 500.000 pesos por cada uno.

Según información proporcionada por la extinta Procuraduría General de la República (PGR), “El Pez” controlaba a los políticos y policías de Teloloapan, Apaxtla de Castrejón, Cuetzala del Progreso, Balsas, Acapetlahuaya, Tlalchapa y Ametepec, en Guerrero.

A pesar de todas las versiones que hay entorno a “El Pez”, lo cierto es que nadie lo encuentra. De vez en cuando su nombre y el de su hermano sale en los periódicos, con notas sobre la ubicación de alguna casa de seguridad o sobre sangrientos encuentros entre su cártel y alguna organización rival.

"El Pez", el sanguinario emisario de La Familia Michoacana considerado de los mas peligrosos en México