Blog del Narco Alexa

Comandante Toro, la brutal muerte del capo por cazar al Marino Loko

Durante los últimos años, trascendió la noticia del fallecimiento del Comandante Toro, quién trató de cazar al Marino Loko.

Comandante Toro, la brutal muerte del capo por cazar al Marino Loko

Un militar que pretendía darle un duro golpe y humillar a los integrantes del Cartel del Golfo.  Erick Morales Guevara, también conocido como Marino Loko, fue integrante de la Secretaría de Marina (Semar) y ganó gran popularidad debido a que en varias ocasiones fueron documentados los actos de humillación hacia presuntos sicarios.

El militar fue acusado de allanar las casas de los capos y destruir sus pertenencias de valor. Uno de los casos más sonados fue que tras la irrupción en la vivienda de Silvestre Haro Rodríguez, alias El Chive, líder del Cartel del Golfo en Tampico, el marino se llevó las cenizas del padre del capo.

Además, el Marino Loko disfrutaba de vestir a los integrantes de los grupos delincuenciales de mujeres y obligarlos a besarse entre ellos para posteriormente tomarles fotos y usarlos como burla.

Marino Loko le causó serios problemas a la Secretaría de Marina, después de que un medio de comunicación publicara a nivel internacional la manera poco ortodoxa de tratar a los detenidos.

Se sabe que el integrante de la Semar amenazó a los carteles de Tamaulipas anunciándoles que su forma de trabajar era más ruda y que siempre trataba de evitar las detenciones.

Tras estas declaraciones, muchos capos comenzaron a ofrecer una fuerte suma de dinero a quien le entregara la cabeza de Marino Loko; uno de los más interesados por su captura fue el Comandante Toro, líder del Cartel del Golfo.

Por otro lado, se reveló que uno de los objetivos principales del militar era la cabeza del principal miembro del CDG, pero el integrante de la Semar fue removido del estado justo cuando estaba a punto de localizar al capo.

Al parecer, el Comandante Toro nunca olvidó todas las humillaciones que hizo Marino Loko, por lo que su intención de encontrarlo originó que la madrugada del 22 de abril de 2017, los elementos del Ejército Mexicano lo abatieran en el municipio de Reynosa, Tamaulipas, sin poder realizar su cometido.

Posteriormente, en redes sociales comenzaron a difundirse las imágenes del cadáver del capo.

En ellas se podía observar que su cuerpo quedó boca-arriba recostado sobre el piso con las manos a la altura de su cabeza. En el momento de su ejecución el Comandante Toro no portaba chaleco antibalas, como usualmente lo hacía, lo que originó que los disparos le quitaran la vida de inmediato.  Al parecer un tiro en el cráneo, justo al lado de su ojo izquierdo fue el causante de su muerte.

En las demás partes de su cuerpo también se apreciaban manchas de sangre. Sin embargo, las autoridades no detallaron cuántos balazos recibió el capo del Cartel del Golfo.

En este hecho participaron elementos de la Secretaría de Marina, policías estatales y federales.

Hasta el momento, se desconoce el paradero de Marino Loko, pero algunos afirman que continúa siendo parte del cuerpo de seguridad en los operativos contra los carteles.