Loading...

Matanza de cárteles desafía estrategia de seguridad de AMLO…

El suave enfoque del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, hacia las bandas de narcotraficantes que corren a sus anchas.

Matanza de cárteles desafía estrategia de seguridad de AMLO...

Por grandes extensiones del país está fallando de manera muy pública,  Solo 18 días después de que el cartel de Sinaloa aterrorizara Culiacán para lograr la liberación del hijo del capo Joaquín “El Chapo” Guzmán, otro grupo delictivo mató a nueve personas con doble ciudadanía estadounidense y mexicana, incluidos seis niños, abriendo fuego contra un convoy a 100 kilómetros de la frontera con Arizona.

El área remota ha sido un campo disputado por los carteles, y los miembros de la comunidad religiosa a la que pertenecen las víctimas se han enfrentado a los narcos.  “Fueron emboscados por los carteles mexicanos; les dispararon, los quemaron y los asesinaron a sangre fría”, dijo Kendra Lee Miller, una pariente, en una publicación de Facebook. “Eran civiles inocentes, ciudadanos estadounidenses que simplemente intentaban vivir vidas pacíficas”.

Los descarados movimientos amenazan con erosionar el índice de aprobación aún alto de López Obrador y las relaciones débiles con Estados Unidos. AMLO, como se conoce universalmente al líder mexicano de 65 años, ya ha tratado de ganarse el favor de su vecino del norte: reubicó las fuerzas de seguridad para detener a los migrantes a petición del presidente Donald Trump, posiblemente exponiendo a los mexicanos al daño. AMLO ha dicho que no declarará la guerra a los carteles como lo hizo el expresidente Felipe Calderón, pero debe convencer al mexicano promedio de que puede garantizar la seguridad y contener a los carteles de la droga.

Los homicidios están en camino de alcanzar un récord nuevamente, a pesar de la promesa de AMLO de poner fin a los asesinatos que han envuelto a México durante más de una década. De enero a septiembre, 25.890 personas han sido asesinadas. Si bien AMLO ha creado una Guardia Nacional para proteger a los ciudadanos, ha dicho que los programas para combatir la pobreza y formar a los jóvenes son las únicas soluciones a largo plazo.

“Los eventos de las últimas semanas han tenido un impacto en la imagen de AMLO, porque han mostrado debilidad a muchos miembros del electorado mexicano en el centro político y la clase media”, asegura Gerardo Rodríguez Sánchez Lara, profesor de seguridad nacional en la Universidad de las Américas en Puebla, México. “La seguridad continúa siendo la máxima prioridad para los mexicanos. Esto definitivamente ha afectado a López Obrador”.

El área donde ocurrió la masacre del lunes es un campo de batalla en el desierto donde los delincuentes luchan por el control y los residentes tienen poca protección. El municipio donde ocurrió el ataque tenía solo dos policías, según datos de 2017. Y después de que Trump se quejara de que México permitía el paso a EE.UU. a migrantes centroamericanos, gran parte de la nueva Guardia Nacional de AMLO fue desviada a operaciones de inmigración en el sur de México. Recientemente, la fuerza fue incluso usada para mantener a los conductores de Uber alejados de los aeropuertos.

La lucha del estado mexicano con los carteles es como la de Sísifo. Después de que Guzmán fuera extraditado a EEUU en 2017 y condenado a cadena perpetua, los carteles se reorganizaron, se transformaron y continuaron empujando drogas a EEUU, al tiempo que acumularon armas más poderosas que las del ejército y la policía.

Las víctimas del ataque del lunes, miembros de la familia LeBarón, eran descendientes de un grupo mormón que huyó de Estados Unidos para evitar la prohibición de la poligamia y comenzó a establecerse en México a fines del siglo XIX. Poseen tierras en Chihuahua, una base desde la cual denunciaron públicamente el crimen organizado en el norte de México e incluso plantearon la idea de crear su propio grupo de defensa para combatir a los delincuentes.

Tres mujeres y 14 niños viajaban desde Sonora de regreso al vecino Chihuahua cuando sus automóviles fueron emboscados en al menos dos ataques separados. Los muertos incluyen gemelos de 8 meses. Seis niños sobrevivieron después de pasar horas solos en el desierto.

Los ataques, que dejaron más de 200 proyectiles de bala comúnmente utilizados por los fusiles automáticos M15 y M16, tuvieron lugar entre las 9:40 a.m. y las 11 a.m., hora local, y los pistoleros pudieron haber dejado escapar a algunos niños después de verlos huir de los vehículos. Una ambulancia de la Cruz Roja llevó a algunas víctimas a la frontera para que fueran atendidas en EEUU, justo después de la medianoche, dijo el miércoles Homero Mendoza Ruíz, un alto funcionario de defensa.

Un video publicado en Twitter por un miembro de la familia LeBarón mostraba un vehículo carbonizado y humeante en medio de la carretera. El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quien visitó el lugar el martes, dijo que el FBI podría involucrarse si el fiscal general de México lo considera conveniente.

“El FBI continúa colaborando con nuestro gobierno de EEUU y los socios de las fuerzas del orden público mexicanas”, dijo la agencia en un comunicado el miércoles. “Hemos ofrecido colaboración y estamos listos para ayudar a raíz de esta tragedia”.

Hubo informes de pandillas rivales que luchaban en el área y los todoterreno Suburban y Tahoe en los que viajaban las víctimas podrían haberse confundido con los de los miembros del cartel, dijo Mendoza. El equipo de telecomunicaciones utilizado para alertar a las agencias policiales falló, dijo el miércoles Claudia Contreras, fiscal general del estado de Sonora, en una entrevista con W radio.

Más de 4.000 guardias nacionales y 2.700 soldados están en los estados de Chihuahua y Sonora, dijo Mendoza.

El miércoles, AMLO dijo poco acerca de cómo o si su estrategia para brindar seguridad a largo plazo podría cambiar.

“Me duele mucho que los niños sean asesinados”, dijo en una conferencia de prensa. “Es muy doloroso; terrible. No diría que hay autoridades que no quieran ayudar. Todos estamos cooperando”.

La seguridad no es lo único que desafía la presidencia de AMLO 11 meses después de un mandato de seis años. La economía se ha paralizado, con el estancamiento de la inversión a medida que las empresas y los inversionistas extranjeros intentan descifrar sus políticas.

No existe una oposición organizada a AMLO después de haber derrotado a los partidos tradicionales del PRI y el PAN en las elecciones de 2018, pero tendrá que convencer a las empresas y a los ciudadanos de que puede garantizar la estabilidad y la prosperidad.

AMLO está tan seguro de su popularidad que presionó para presentar un referéndum revocatorio tres años después de su mandato en caso de que los votantes quieran destituirlo de su cargo antes. Si la situación de seguridad empeora y la economía no se recupera, podría lamentar esa decisión.

Loading...