Blog del Narco Alexa

Van por ’El Rey Sapo’ quien Guarda los secretos del Mencho y es de su círculo cercano

Un capo poderoso, pero de bajo perfil, es la nueva preocupación del gobierno. Es la mano derecha del Mencho, fundador del CJNG.

Van por ’El Rey Sapo’ quien Guarda los secretos del Mencho y es de su círculo cercano

Y es la mente criminal detrás de importantes operaciones del cártel. El gobierno mexicano lo quiere atrapar antes de que crezca más,  Nemesio Oseguera Cervantes, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación, ya no es el hombre más buscado por el Gobierno Federal. Su lugar lo ha tomado un capo del que pocos conocen su nombre, alias e historia.

El equipo de Rosa Icela Rodríguez, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, ha cambiado la mirilla y ahora la tiene puesta sobre un michoacano que es considerado la mano derecha del Mencho, por quien el gobierno de Estados Unidos ofrece 10 millones de dólares de recompensa.

Su apodo es el Rey Sapo, o simplemente el Sapo, Gonzalo Mendoza Gaytán, un violento operador del cártel más poderoso del país cuyo bastión está en Puerto Vallarta, Jalisco.

El gabinete de seguridad atribuye a este hombre decenas de secuestros y asesinatos, así como el cobro de cuotas de extorsión a negocios y hoteles en aquel destino turístico, cuyo objetivo serían financiar la barrera de contención para su jefe.

El Sapo había pasado casi desapercibido en los medios de comunicación hasta el 18 de diciembre de 2020, cuando fue asesinado el exgobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, en una compleja emboscada que le tendió el Cártel Jalisco Nueva Generación en Puerto Vallarta.

Desde entonces, las investigaciones federales se intensificaron y apuntaron a que ese hombre de complexión robusta y 174 centímetros de estatura habría orquestado el ataque contra el político priísta que gobernó Jalisco entre 2013 y 2018.

Guarda los secretos del Mencho

Tiene apenas 34 años –su ficha ubica el 2 de octubre de 1988 como su fecha de nacimiento– y tiene altas responsabilidades dentro del cártel: es el encargado de conquistar ciudades para su jefe y también es el reclutador de los jefes de sicarios.

Como el responsable de los planes de expansión del cártel, el Sapo diseñó la ofensiva en Guanajuato para arrebatarle el negocio del huachicoleo y extorsiones al rival a muerte de su jefe, José Antonio Yépez Ortiz, el Marro, fundador del Cártel Santa Rosa de Lima.

Y también es el máximo operador de la alianza entre el Cártel Jalisco Nueva Generación y La Antiunión de la Ciudad de México, cuyo objetivo es desplazar a La Unión Tepito y quedarse con los negocios criminales de la capital del país.

Al poner la atención sobre el Sapo, el gabinete de seguridad se dio cuenta de que él era el hombre clave para frenar la violencia que genera el Cártel Jalisco Nueva Generación, pues se trata del capo que guarda los secretos más importantes del Mencho.

De acuerdo con un análisis que hizo el Centro Nacional de Inteligencia, Gonzalo Mendoza Gaytán es –además de todas las responsabilidades anteriores– el encargado de las relaciones políticas del cartel y del pago de sobornos a las autoridades locales que los protegen.

Los investigadores del gobierno creen que él administra la nómina del cártel –que va desde los jefes de plaza y los alcaldes que los cuidan hasta halcones y sicarios– así como los bienes más preciados de Nemesio Oseguera Cervantes, entre los cuales se cuentan ranchos, casas y hasta vehículos de lujo, como autos deportivos y blindados.

“El Sapo es prioridad porque, si lo atrapamos, tendremos toda la información necesaria para atacar al CJNG en los puntos más débiles y sabremos dónde le podemos hacer más daño. Es como abrir una caja fuerte con secretos. Y en este tipo de operaciones, la información es la mejor herramienta. Si queremos acotar el poder del Cártel Jalisco, se debe hacer con datos, con inteligencia, no a balazos”, aseguró a EMEEQUIS un funcionario que está a la caza del capo.

Su círculo cercano

En el gobierno ya llevan una gruesa carpeta con datos de ese escurridizo criminal: conocen sus zonas de influencia, su armamento y quiénes integran su círculo cercano.

Los investigadores saben, por ejemplo, que está casado con Liliana Rosas Camba, una mujer de 27 años, quien es cabecilla de varios esquemas de lavado de dinero para blanquear las ganancias que obtiene su esposo y el Mencho.

Y que entre sus socios más destacados está un colombiano, ubicado como “C”, quien es el enlace del cártel con Sudamérica y quien entrena a los sicarios que forman parte del escuadrón de guardaespaldas de Nemesio Oseguera Cervantes.

Su importancia en la organización criminal ha tenido un crecimiento sostenido desde que el hijo de su jefe, Rubén Oseguera González, el Menchito, fue detenido en 2015 y posteriormente extraditado hacia Estados Unidos.

Posteriormente dio un salto hasta lo alto del Cártel Jalisco Nueva Generación cuando la hermana del Menchito, Jessica Johanna Oseguera González, también fue detenida en febrero del 2020 y actualmente se encuentra presa en Estados Unidos.

Con sus hijos encarcelados, el Mencho tuvo que buscar a quién nombrar como su heredero y, creen en el gobierno federal, eligió al Sapo como el próximo en la línea de sucesión.

“No es algo menor, ¿eh? Hay rumores muy fuertes de que el Mencho está enfermo hace mucho tiempo. Un problema del riñón, aparentemente. Y ha estado grave, tanto que tuvo que mandar a construir un hospital para él solo porque ha requerido intervenciones quirúrgicas.

“Si el Mencho muere, es abatido o es encarcelado, el rey de todo el Cártel Jalisco Nueva Generación va a ser el Sapo. Y digo rey porque así también le apodan Rey Sapo, porque se maneja como si fuera de la realeza. Él podría ser el próximo gran dolor de cabeza de este gobierno o el que sigue”, dijo la fuente consultada.

Te puede interesar:  El cáncer del Narco en México, está extendido en 755 municipios por el crimen

Por eso, dice, es que el gobierno federal ha cambiado la mirilla: no van contra el rey enfermo y que ha ido cediendo el poder, sino contra el príncipe violento, sano y fuerte que va por la corona del cártel más poderoso del país.