Blog del Narco Alexa

La carta desesperada de ‘El Mochomo‘ para quedar en libertad por su conducta intachable en la prisión

Arrinconado en el último rincón de una prisión de máxima seguridad donde es mantenido prisionero desde 2016, el otrora poderoso capo Alfredo Beltrán Leyva, el ‘Mochomo’.

La carta desesperada de ‘El Mochomo‘ para quedar en libertad por su conducta intachable en la prisión

Ha debido recurrir a una última estrategia para salir del encierro que amenaza con mantenerlo incomunicado y sumergido entre las sombras por el resto de su vida.  Alfredo Beltrán Leyva, preso en el penal federal de Hazelton, en Virginia occidental, envió una carta al juez Richard J. León solicitando revisar su caso.

Y determinar si pudiera ser beneficiado con la ley “Acta para el primer paso”, y entonces buscar una reducción en su condena.  En una carta escrita con su puño y letra, el Mochomo pide saber si la ley, firmada por el presidente Donald Trump antes de dejar su cargo como presidente de Estados Unidos, aplicaría en reclusos como él.

“Me gustaría si esta Acta, aplica en mi caso judicial y, si así es, le pido respetuosamente que la honorable corte que usted representa me asigne un abogado de oficio que me represente. De antemano le agradezco su tiempo y consideración”, se lee en la carta, firmada sólo con sus iniciales.

La corte, aunque recibió la carta desde el 11 de enero pasado, aún no ha dado respuesta a Beltrán Leyva, aunque se espera que en las próximas semanas dé un veredicto y, de ser positivo, el Mochomo podría ser uno de los miles de reos que se beneficiarán por la ley Acto para el Primer Paso ( The firts step act), decretada en diciembre de 2018.

No obstante, es poco probable que esta ley aplique a narcotraficantes mexicanos que históricamente han sido considerados como una amenaza latente para la sociedad estadounidense, incluso, en casos como el de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, son considerados de la más alta peligrosidad y son mantenidos totalmente incomunicados.

Según explican los autores de esta nueva ley, lo que se busca es mejorar el tamaño de la población carcelaria federal, liberando reos que purgan penas de más de 20 años pero que han mantenido una conducta intachable en la prisión.

La liberación del reo, sin embargo, se logra si el juez considera que el preso no representara un peligro para la sociedad, y no precisa si este debe ser de nacionalidad estadounidense o de cualquier otro país, incluyendo México.

La llegada del nuevo presidente Joe Biden podría alterar las intenciones de Alfredo Beltrán Leyva y de otros miles de reos, incluyendo narcotraficantes mexicanos que buscan beneficiarse con esta ley, pues uno de los retos del nuevo presidente será aliviar las altas tasas de encarcelamiento en prisiones estadounidenses, pero al mismo tiempo busca poner fin a las sentencias mínimas obligatorias.

Por otra parte, el que Alfredo Beltrán Leyva se haya declarado culpable de importar y distribuir cocaína y metanfetamina a Estados Unidos en febrero de 2016, y que meses después se arrepintiera y pidiera a la corte retirar su declaración de culpa, parece que podría estar en su contra.

Beltrán Leyva fue detenido en enero de 2008, en una casa de la colonia Burócrata, en Culiacán Sinaloa, y tras ser recluido en una cárcel de máxima seguridad en el Estado de México, fue extraditado seis años después a Estados Unidos.

Según reportes de la DEA, el Mochomo era uno de los líderes del Cártel de Sinaloa, pero luego de su arresto su hermano Marco Arturo, rompió lazos con el cártel y le declaró la guerra para inmediatamente después independizarse y aliarse con los Zetas.

Según fuentes extraoficiales, su arresto habría sido dirigido por el general retirado Rolando Eugenio Hidalgo Eddy, luego de la muerte del periodista Óscar Rivera Inzunza, en septiembre de 2007, con quien el general mantenía una estrecha amistad.

Te puede interesar:  Por ajuste de cuentas Sicarios ejecutan a adolescente de 14 años, las balas iban para su mamá

Actualmente Alfredo Beltrán Leyva se encuentra recluido en la prisión Hazelton USP, localizada al este del estado de West Virginia, y en su ficha penitenciaria dice que estará ahí de por vida.