Blog del Narco Alexa

Exgobernador relacionado con el Mencho suma nueva orden de captura, ahora por lavado de dinero

El exgobernador del estado de Nayarit, Roberto Sandoval Castañeda, varias veces señalado por presuntos nexos con grupos del narcotráfico.

Exgobernador relacionado con el Mencho suma nueva orden de captura, ahora por lavado de dinero

En específico con Nemesio Oseguera Cervantes, alias el Mencho, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), tiene una nueva orden de captura en su contra.  Pero no solo él, pues su hija Lidy Alejandra Sandoval López, también es requerida por las autoridades mexicanas por un supuesto lavado de dinero que “tuvo impacto negativo en las finanzas públicas del Estado”.

Señalan antecedentes como la adquisición de propiedades con recursos probablemente ilícitos y su relación con el ex Fiscal estatal Édgar Veytia, preso en Estados Unidos por narcotráfico.  Según la Fiscalía, durante su gestión de 2011 a 2017, a Sandoval se le relacionó con actividades ilícitas en conjunto con su fiscal Édgar Veytia tales como el secuestro, extorsión, despojo, robo, amenazas, enriquecimiento ilícito y asesinato.

El exgobernador presuntamente adquirió propiedades que en algunos casos probablemente estaban a nombre de su hija, aunque ella no tenía forma de cubrir ese tipo de gastos, toda vez que era una estudiante universitaria, según las imputaciones.

Sandoval cuenta con otras tres órdenes de aprehensión del fuero común, giradas por jueces de la misma entidad, por los delitos de peculado, ejercicio indebido de funciones y por tres hipótesis de delito electoral.

La FGR afirmó que el juez de control federal consideró que solo a través de una orden de aprehensión se logrará conducir ante la justicia a Sandoval y su hija, es decir, que había necesidad de cautela y que era improbable que se presentara a una audiencia de imputación mediante un citatorio.

Te puede interesar:  El Chapo y el gobernador de Tamaulipas, así los acusó la DEA de haberse reunido

El juzgador estimó que los elementos aportados por la FGR indican que los investigados probablemente cuentan con una alta capacidad económica y tienen nexos con un grupo delictivo organizado.