Blog del Narco Alexa

Amenaza en el Reclusorio Oriente de la CDMX es para “El 24“ hijo de Manuel Torres Félix “El M1“

Es Quique o Kiki, el 24, hijo del M1 y para el Meño, acusados de traficar droga a Estados Unidos para el Cártel de Sinaloa.

Amenaza en el Reclusorio Oriente de la CDMX es para “El 24“ hijo de Manuel Torres Félix “El M1“

Durante la mañana de ayer, abandonaron dos cabezas desolladas junto a una narcomanta afuera del Reclusorio Oriente en la alcaldía Iztapalapa.  Junto a los cráneos había un mensaje en contra de Antonio Hazael Ruíz, subsecretario del Sistema Penitenciario.

De acuerdo con el periodista Antonio Nieto, la amenaza también va dirigida a dos operadores importantes del Cártel de Sinaloa, identificados como el Quique o el 24 y al Meño, recluidos en este penal.

Presuntamente, quienes cometieron el homicidio e imprimieron los amagos, buscan que a ambos los cambien de cárcel. Esto para controlar el Reclusorio y llegar hasta otro personaje, el Duke, aliado de los Quintero, a su vez cercanos al cártel de Sinaloa.

Durante la madrugada de este lunes, autoridades capitalinas hallaron dos cabezas humanas y una manta con un mensaje contra personal del Reclusorio Oriente en la alcaldía Iztapalapa de la Ciudad de México.

De acuerdo con el escrito, acusan extorsiones al interior del penal de manera reiterada con aval de las autoridades.  Ante este hallazgo, la Fiscalía General de Justicia capitalina (FGJ-CDMX) y la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) iniciaron las investigaciones correspondientes para identificar a las víctimas, así como la revisión de cámaras de los alrededores.

A través de una grabación de una cámara del C-5 se pudo captar el momento en el que cerca de cinco personas fueron quienes abandonaron los restos humanos.

Te puede interesar:  El Narco se enoja y amenaza de muerte al actor Fernando Colunga por interpretar a Jesús Malverde

Desde hace un mes, se han colocado diversos mensajes intimidatorios en los alrededores de los penales del Sistema Penitenciario capitalino, en la cual los agresores, denuncian actos de corrupción y extorsión por parte de los custodios de las cárceles locales.