Blog del Narco Alexa

La lujosa vida de ‘El Chapo’ Guzmán en la cárcel, Fiestas con vino, langosta y baño turco

«El Chapo» afronta una pena de cadena perpetua en Estados Unidos, en realidad eso se traduce en más de 30 años de cárcel. Pero antes de ser trasladado a EEUU.

La lujosa vida de ‘El Chapo’ Guzmán en la cárcel, Fiestas con vino, langosta y baño turco

El que fuera el mayor narcotraficante de México, no renunció a la lujosa vida que llevaba antes de ser detenido. Esta semana se han conocido detalles de la lujosa vida en las prisiones de México donde estuvo encerrado antes de ser extraditado.  Fue durante décadas el jefe del cártel de Sinaloa, Joaquín «El Chapo» Guzmán Loera, y temido a partes iguales por las autoridades y la DEA norteamericana y los cárteles rivales.

Pero la carrera del narco se cortó en seco en 2014 cuando fue detenido por las autoridades mexicanas, pero por poco tiempo, ya que se escapó de la cárcel en 2015. Pero volvió a ser arrestado en 2016 y en 2017 fue extraditado a Estados Unidos, donde fue juzgado siendo condenado por diez delitos graves. A «El Chapo» se le calculó una fortuna cercana a los mil millones de dólares.

Mientras estuvo preso en México organizaba fiestas frecuentemente en el Centro Federal de Readaptación Social de Puente Grande, en Jalisco, a las que invitaba a trabajadoras de la cárcel y a las propias reclusas. Incluso tenía en su poder un documento con las nóminas de los empleados del centro para saber a quien podía comprar su voluntad y quien sería más caro de «convencer».

El Chapo en la cárcel.

En una de estas fiestas, un camión llegó a la cárcel para entregar aproximadamente 500 litros de vino que corrían a cargo del capo.  Este tipo de lujos eran compartidos con otros criminales, como Héctor el Güero Palma, quien también era su socio y estaban recluidos en el mismo centro penal.

Los lujos y el trato preferencial del que disfrutaba se evidenciaron cuando el abogado José Antonio Ortega entrevistó al Chapo Guzmán, y la cadena de televisión CNN tuvo acceso a su testimonio. Cuando el jurista le preguntó por llegar tarde a la reunión acordada para hacerle la entrevista, el capo le contestó resueltamente que para ese día tenía su visita conyugal, después tenía que darse un baño turco y más tarde echarse la siesta para recibirlo tal y como se merecía.

El jurista comentó que Joaquín se comportaba como si fuese el dueño de la cárcel, que era el único recluso que no utilizaba esposas y que su vida dentro de la prisión era casi como estar en casa. Tenía un móvil personal, pedía comida del exterior, organizaba fiestas con alcohol y comida, y hasta se le permitía que se trasladase a lugares cercanos de la cárcel.

Las excentricidades de Guzmán llegan a tal punto que hasta se planteó la idea de pedirle al actor y director estadounidense Sean Penn que hiciera una película sobre su vida, narrando sus comienzos como campesino, destacando el nivel de estudios básicos que no llegó a superar, señalando también las increíbles fugas en las que participó y finalizando con la cadena perpetua a la que fue condenado.

Las toneladas de droga con las que traficaba le supusieron una gran fortuna, unos mil millones de dólares según Forbes. Con esa fortuna se «regaló», entre otros lujos, una mansión en Acapulco con vistas al mar, aunque tenía otras propiedades repartidas por la costa de todo el país. También era propietario de un zoológico, en el que además había canchas de tenis y piscinas. Para moverse por la propiedad utilizaba un pequeño tren interior. Además tenía un yate bautizado como ‘Chapito’, y cuatro jets.

Te puede interesar:  Los herederos del “Mayo”, el lavacoches que se transformó en líder del Cártel de Sinaloa

Con tanto dinero podía permitirse hacer realidad una de sus pasiones, que era viajar por el mundo entero, y visitó países como Perú, Brasil, Cuba, Panamá, Aruba, Argentina, Japón, Tailandia, Colombia y Hong Kong. Además, visitó Europa en varias ocasiones.