Blog del Narco Alexa

“El Nini” el sicario inició la guerra entre Los Chapitos y los hijos de “El Mayo” en el Cártel de Sinaloa

En un audio que ha circulado en redes se ha identificado su presunta lista negra. En México es identificado como Néstor Isidro García, pero las autoridades estadounidenses.

“El Nini” el sicario inició la guerra entre Los Chapitos y los hijos de “El Mayo” en el Cártel de Sinaloa

Se refieren a él como Néstor Ernesto Pérez Salas. Este presunto jefe de sicarios de los hijos de Joaquín El Chapo Guzmán ha cobrado notoriedad por sus apodos: El Nini, 09, o Chicken Little.  Se trataría de un joven supuestamente nacido en Aguacaliente de Gárate, a unos 250 kilómetros al sur de Culiacán, Sinaloa. Versiones extraoficiales señalan que rondaría los 28 años de edad.

De acuerdo con documentos elaborados por la Unidad de Inteligencia Estratégica de la DEA (Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos), Néstor Ernesto Pérez Salas, El Nini, es líder de los Ninis, brazo de seguridad de los Chapitos, uno de los clanes en que se dividió el Cártel de Sinaloa y que dirige Iván Archivaldo Guzmán Salazar, El Chapito Guzmán, reportaron informes consignados por el medio Eje Central.

Según el semanario Río Doce, una lucha se ha agudizado desde marzo pasado entre los Ninis y los Rusos: esta última facción dirigida por un sicario bajo el mando de Ismael El Mayo Zambada, al que apodan El Ruso y respondería al nombre de Miguel Ángel Gaxiola y/o Jesús Alejandro Sánchez. El enfrentamiento sería muestra de una división interna para hacerse del mando del Cártel de Sinaloa, una de las organizaciones criminales más poderosas de México.

Para controlar la capital sinaloense, El Chapito Guzmán habría creado a la célula de pistoleros de los Ninis, liderada precisamente por Pérez Salas, a quién la policía ministerial de la entidad norteña sólo conoce como El Nini: Culiacán era disputada por los López Núñez y los Zambada, según un reporte de Zeta Tijuana.

Aunque no hay identificaciones sobre su imagen, en YouTube circulan narcocorridos que buscan describir sus actividades y rendirle una especie de reconocimiento, porque es un elemento de seguridad efectivo y leal al Chapito.

Por ejemplo, la letra de “El tiempo es caro” refiere a El Nini como alguien que ha llegado al puesto por sus méritos, al tiempo que resaltan su origen humilde, “desde abajo”. A su vez, la canción alude a la discreción del sicario, por preferir fiestas privadas. La clave con que lo refieren por las alertas de radio sería “09”.

“Son pocos los años, los que tengo, pero con grandes encajo / Tengo en mis manos, la seguridad del señor Archivaldo / igual con El Panu / y Alfredito sabe bien que no le fallo / primero yo caigo antes que el jefe Iván”, reza la composición de Adriel Favela, lanzada en 2015.

Grupo Destiempo se refiere a Pérez Salas como Chicken Little, mientras enfatizan que sus operaciones son en la capital del estado, Culiacán. Al igual que la canción de Favela, la de Destiempo menciona a Alfredito: Jesús Alfredo Alfredillo Guzmán, a quien la DEA incluyó en su lista de los más buscados en 2018.

En 2016, una fotografía del Alfredillo con Kate del Castillo, tomada durante la reunión que la actriz y Sean Penn tuvieron con El Chapo, dio la vuelta al mundo.

Desde abril del año pasado, distintas versiones periodísticas señalan una división en los mandos del Cártel de Sinaloa, que implica que los hijos de Joaquín El Chapo Guzmán ya no reconozcan a Ismael El Mayo Zambada como el sucesor de su padre al frente de la organización criminal.

La fricciones entre los dos bandos iniciaron durante el juicio del Chapo Guzmán, en Nueva York, en 2018, cuando dos integrantes de la familia Zambada, Jesús y Vicente Zambada, hermano e hijo del Mayo, respectivamente, testificaron por parte de la Fiscalía con la intención de lograr un beneficio en sus condenas.

Te puede interesar:  El video del día en que “El Mencho” levanto a los Chapitos, hijos de “El Chapo” en agosto de 2016

Por otro lado, la agrupación Enigma Norteño ubica que el Chicken Little sería originario de Tijuana pero se mudó cuando era niño a Sinaloa. No obstante, la suma de estas letras ha contribuido a crear la especie de imagen mítica clásica de los narcorridos, ya que muchos son por encargo.