Blog del Narco Alexa

Detuvieron a 5 miembros de Sangre Nueva Zeta, les aseguraron joyas, pipas, armas y combustible

Tras ejecutar nueve órdenes de cateo en tres estados de la república, agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) y la Guardia Nacional.

Detuvieron a 5 miembros de Sangre Nueva Zeta, les aseguraron joyas, pipas, armas y combustible

Detuvieron a cinco presuntos integrantes de Sangre Nueva Zeta, quienes se dedicaban al robo de combustible y la extorsión en zonas de Puebla, así como en Tlaxcala.  Los detenidos fueron identificados como Juan Antonio González Martínez, El Barbas; Jalit Cano Parra, El Mamer; Erick Espinoza Espíritu, El Cheneque; Eduardo Pérez Martínez, El R; y Rubén Alcántara Mendoza.

Estaban en posesión de cocaína, centenas de miles de litros de combustible, joyas, centenarios, aparatos de comunicación, siete pipas, cocaína, una veintena de vehículos y armas de diversos calibres.  De acuerdo con la FGR, estas acciones derivaron de una denuncia anónima recibida en agosto de 2019.

Cuando fueron alertados sobre un grupo delictivo que controlaba el robo de combustible, conocido como huachicoleo, narcomenudeo, secuestro y cobros de piso en la región de San Martín Texmelucan, Puebla.

Pero no fue sino hasta un año después que integraron los datos de prueba para solicitar, en octubre de 2020, las órdenes de arresto contra los operadores de Sangre Nueva Zeta y otros del mismo grupo por su presunta responsabilidad en delitos de delincuencia organizada y huachicoleo.

Ya en enero del presente año, información de la Guardia Nacional permitió ubicar los domicilios asociados a las operaciones de esta organización delictiva. De ahí que un Juez de Distrito otorgó orden de registro para 10 direcciones de Puebla, Tlaxcala y Campeche.

Personal ministerial de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) junto con peritos de la Dirección General de Servicios Periciales, fueron cumplimentados los mandamientos judiciales en coordinación con miembros de la Guardia Nacional.

De ese modo fue registrado un domicilio de Cacalomacán, Toluca de Lerdo, Estado de México, donde fueron localizadas diversas joyas, 21 centenarios, cuatro armas largas y dos cortas, así como 300 cartuchos y bolsas con cocaína, además de una computadora de escritorio, dos automóviles y una motocicleta.

Mientras que en Ciudad del Carmen, Campeche, fue detenido González Martínez, El Barbas, quien llevaba consigo un arma corta, una bolsa con cocaína, dos celulares y tres cajas de cargadores de armas de fuego.

En la misma entidad, pero en la carretera federal Chekubul-Chicbul-Escárcega, poblado Chicbul, El Carmen, fueron asegurados 17 vehículos, municiones de diferentes calibres y un cargador.

Pero fue en Puebla donde se logró la detención de dos presuntos integrantes de Sangre Nueva Zetas. Jalit Cano Parra, El Mamer, cayó en el municipio de Hueytamalco y Erick Espinoza Espíritu, El Cheneque, fue aprehendido en la ciudad capital del estado que gobierna el morenista Miguel Barbosa.

Eduardo Pérez Martínez, El R, fue arrestado en Ixtacuixtla de Mariano de Matamoros, Tlaxcala. Le fueron aseguradas dos armas largas, municiones, dos vehículos, motocicletas, cinco celulares, dos tabletas y unas esposas.

En tanto que en la carretera Federal México-Puebla, de Huejotzingo, se localizaron y decomisaron cuatro pipas que en su interior resguardaban combustible. Las acciones ejecutadas en Acatzingo, Puebla, fueron aseguradas tres pipas más, dos tanques, mangueras, así como una máquina para ordeñar ductos; además de cinco contenedores. En total, se incautaron 120 mil litros de hidrocarburo.

Rubén Alcántara Mendoza fue detenido por la Guardia Nacional sobre el libramiento Cuautla-Yecapixtla, en Yecapixtla, Morelos. Este sujeto contaba con la orden de captura por sus presuntos ilícitos en robo de combustibles.

Todos los probables miembros de Sangre Nueva Zeta fueron trasladados al Centro de Justicia Penal Federal en el Estado de México, con residencia en Almoloya de Juárez (Altiplano).

Hasta el 16 de noviembre del 2019, se tenía ubicada la presencia de escisiones de Los Zetas en 12 estados del país, de acuerdo con un reporte de Lantia Consultores.

Según ese informe, Los Laredo/Cártel del Noreste estaban en Aguascalientes, Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí, Tamaulipas y Veracruz; Los Zetas Vieja Escuela registraron operaciones en Hidalgo, Quintana Roo, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz.

Mientras que los Zetas Sangre Nueva estarían en Coahuila, Puebla, Tamaulipas, Veracruz y ahora se sabe, se extendieron a Tlaxcala y el Estado de México; Sangre Zeta en Coahuila y Tamaulipas; mientras que Los Talibanes (presuntos socios del Cártel Jalisco Nueva Generación) tuvieron participación en Aguascalientes, Quintana Roo, Tabasco y Zacatecas.

Un mapeo presentado por la Unidad de Inteligencia Financiera en agosto del 2020, indicó que Los Zetas realizaron operaciones en Campeche, Hidalgo, Jalisco, Estado de México, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luís Potosí, Tabasco, Veracruz y Yucatán. Mientras que el Cártel del Noreste fue registrado con el blanqueamiento de capitales en Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí, Tamaulipas y Zacatecas.

Por una parte, la organización se ha visto disminuida y depende de ilícitos a nivel local como la extorsión, robo de combustibles, el narcomenudeo, control de paso a migrantes o secuestros.

Te puede interesar:  El tuit culpable de la captura de Chapo Guzmán, ‘Creo más en él que en el gobierno‘

Pero autoridades estadounidenses ubican a remanentes de estos grupos en el trasiego de narcóticos en la frontera de Tamaulipas y las ciudades de Laredo, Dallas y Nueva Orleans. Precisamente, los 10 más buscados en esa entidad norteña son integrantes de lo que fuera el cártel de la última letra.