Blog del Narco Alexa

El asalto del Cártel Jalisco Nueva Generación a Michoacán, radiografía de una sangrienta guerra

El ataque fue anunciado el 1 de agosto en un video de 60 segundos. Más de una veintena de hombres armados del Cártel Jalisco Nueva Generación y encapuchados empuñan armas largas.

El asalto del Cártel Jalisco Nueva Generación a Michoacán, radiografía de una sangrienta guerra

En manos de uno de ellos se veía incluso un fusil Barret. Una voz anunció:  “Pueblo de Tepalcatepec, soy Mencho, les quiero aclarar que mi guerra es en contra del Abuelo, el Tilín, Moy Parra y con la gente que levante un arma en contra de mi gente, le pido a toda la gente inocente que no salgan de sus casas, no queremos afectarlos, ustedes saben bien que a mi me gusta apoyar al pueblo, siempre veo por su bienestar”.

El “Abuelo”, Juan José Farías Álvarez, del que se habla en el video, es un hombre originario de Tepalcatepec, Michoacán, identificado por las autoridades como lugarteniente del Cártel Jalisco Nueva Generación.  Según señala un reporte de inteligencia, Farías permitió que el CJNG se infiltrara en Los Reyes, Michoacán. Representó a los “jaliscos” y se convirtió en uno de los máximos operadores.

La ruptura entre el CJNG y el “Abuelo” sobrevino tras el intento de asesinato de un narco de bajo perfil con el que Farías estaba aliado: Miguel Ángel Gallegos Godoy, conocido como el “Señor de Zicuirán”. Entonces, el “Abuelo” cerró Tepalcatepec y le clausuró a sus ex socios jaliscienses la entrada a Apatzingán, Buenavista, Periván y Uruapán. Desde entonces, se han visto envueltos en guerra sin fin.

El inicio de los recientes enfrentamientos se suscitó en noviembre. Una tarde de aquel mes, un grupo de delincuentes de Cárteles Unidos llegó a la zona alta de Tepalcatepec. Videos captados por los mismos sicarios mostraron imágenes estremecedoras. Vehículos blindados, cuerpos tendidos, el interminable tabletear de las armas largas y una estruendosa explosión que anunciaría la muerte de varias personas.

El asalto ha durado varias semanas. Varios días de horror para los pobladores. Hubo muertos y lesionados. Según los medios locales, la mayoría son del bando de Jalisco.

El grupo del “Abuelo”, Cárteles Unidos, aplicó su propio protocolo de seguridad: nadie pudo entrar ni salir.

El 17 de noviembre los accesos a la comunidad Pinolapa, en el municipio de Tepalcatepec, fueron cerrados a través de la destrucción de zanjas, y hubo nuevos ataques.

La flamante Guardia Nacional no apareció, hasta el 3 de diciembre que se registraron choques entre las fuerzas armadas y el cártel de las cuatro letras, en los municipios de Cotija, Tocumbo, Tingüindín y Los Reyes.

El analista senior de Crisis Group, Falko Ernst, afirma que la violencia en Michoacán está relacionada con el escenario político-electoral 2021. “El crimen organizado y el Estado no se pueden separar. Como actor criminal, para sobrevivir dependes del acceso al Estado, a sus instituciones, a sus recursos, a la impunidad”, subraya el especialista.

Ernst, conocedor del crimen organizado en Tierra Caliente, sostiene que las autoridades ahora afrontan el reto de proteger a los comicios y los candidatos, para evitar la relación narco-gobierno.

La violencia en Michoacán no es nueva, de hecho, fue de los primeros lugares en exportar marihuana gracias a su fértil tierra. Sin embargo, en 2006 la situación se salió de control y el gobernador del estado lanzó un llamado de auxilio al entonces presidente de México, Felipe Calderón (2006-2012) ante la brutal violencia impuesta por Los Zetas, La Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios. La respuesta del mandatario fue desplegar al Ejército y desde entonces no han vuelto a los cuarteles.

Michoacán es una región estratégica por ser un lugar de paso de la droga y el control del puerto Lázaro Cárdenas en el Pacífico, punto de entrada de los químicos para las drogas sintéticas que han hecho millonario al CJNG.

Hasta ahora, los únicos interesados en frenar al poderoso CJNG en su intento por controlar Michoacán han sido las autodefensas que, según los expertos, se mueven en una línea muy delgada entre quienes defienden legítimamente su pueblo y quienes se vincularon con otros cárteles.

CJNG, la batalla por Michoacán

La conquista de Michoacán ha tomado mucho más tiempo que el que inicialmente habían contemplado los comandantes del Cártel Jalisco Nueva Generación. Las mafias locales tienen ventajas innegables. En primer lugar, conocen bien el terreno. Todas las localidades, colonias, escondites, las conocen como la palma de su mano.

Te puede interesar:  Cómo disminuyeron las ejecuciones Guerrero, un estado asolado por el narco

En segundo lugar, muchos políticos y mandos policiacos mantienen una relación histórica con las mafias michoacanas. No sólo cobran soborno, sino que varios son integrantes con plenos derecho de los propios cárteles.  Finalmente, extirpar a los grupos criminales locales, en muchos casos conlleva aniquilar a familiar y barrios completos.