Blog del Narco Alexa

“Los Marinos, venían por ese señor”, Muchos en Badiraguato le dicen Rafail a Caro Quintero

Con un equipo de Blog del Narco estuve en la sierra de Badiraguato en agosto de 2015, atendiendo una llamada de un contacto lo suficientemente confiable para concluir.

“Los Marinos, venían por ese señor”, Muchos en Badiraguato le dicen Rafail a Caro Quintero

Que se trataba de una queja legítima de excesos, y también que había ahí una operación militar especial. Las lluvias del verano tenían los cerros frondosos, de un verde que parecía reventar, la carretera era una serpiente sin baches pero con piedras que arrastraban las corrientes por los cerros. El abrazador calor de Culiacán se vuelve benigno apenas 45 minutos después, internándose en la sierra.

Cristián Díaz y Fernando Brito íbamos aquel agosto, directo a El Barrio de Guanajuato, un pueblito escaso de casas donde la vista apunta al famoso Santiago de los Caballeros, justo en la cañada que forman las montañas.  En Badiraguato conocen, desde hace muchos años, el asedio del gobierno.

Allá no se hace diferencia sobre policías del estado, ministeriales (que ya ni existen), militares o marinos, todos son gobierno, autoridad pues. Una base militar lleva décadas en Santiago de los Caballeros, más como una reliquia que como una fuerza real.

Esperamos en el portal de la casa a la entrada del pueblo, ahí llegaría nuestro contacto para platicar con los habitantes sobre la incursión militar del día anterior. Un perro de la raza pug, que solo sabía que era igual al de la película Hombres de negro, deambulaba por el patio inmenso y florido. Ni siquiera nos ladró. Tranquilidad total. Si la noche anterior bramaban los helicópteros, y cimbraban las botas de marinos, no quedaba nada. Nosotros bebíamos agua fresca y nos embargaba el silencio en las mecedoras.

“Venían por Rafail”, nos dijo de buenas a primeras la mujer que nos abordó. Debió ver nuestra cara de tontos, y aclaró: “Los marinos, venían por ese señor”, dijo. Muchos en Badiraguato le dicen Rafail a Caro Quintero, o ese señor. Nadie lo conoce en persona, o casi nadie, aunque en las ciudades se piense que el hombre se pasea como Pedro por su casa o que convive y tiene contacto. Nada de eso.

Para ese agosto de 2015 habían pasado dos años exactos de la liberación legal y por la puerta principal de Rafael Caro Quintero, y los pocos pobladores de El Barrio de Guanajuato tenían claro que la operación militar iba tras Rafail, en ningún caso por el Chapo. Es que por esos días Joaquín Guzmán tenía apenas un mes que se había fugado por segunda ocasión de un penal de máxima seguridad, el 11 de julio de 2015 salió por un túnel de la regadera de la celda a la calle. Si era el Chapo el más buscado ¿por qué esa mañana iban por Rafail?

El Barrio de Guanajuato está en la cima de un cerro a la orilla de la carretera, ni tan cerca como para que moleste, en la cañada al oriente pasa un arroyo que es a la vez el camino a La Noria, otra pequeña comunidad donde nació Rafael Caro Quintero en octubre de 1952. Si es por tierra el trayecto, y es en vehículo, la ruta es esta.

En esta zona de Sinaloa los pobladores no son chaparros, a pesar de la fama del Chapo Guzmán, aquí la gente tiene una estatura dentro de la media de los mexicanos y a veces por encima. No les fue difícil notar a los habitantes que muchos de los marinos encapuchados que llegaron esa tarde de agosto de 2015 eran demasiados altos.

Te puede interesar:  Abandonan 4 cuerpos dentro de bolsas de plástico en Veracruz

Más aun, algunos parecían mudos, se quedaban callados hasta cuando les dirigían la palabra.  “Son gringos”, nos diría más de alguno del pueblo, con certeza absoluta.