Blog del Narco Alexa

Emma Coronel y Kate del Castillo son las dos obsesiones de el capo el Chapo Guzmán

Joaquín “el Chapo” Guzmán está preso y pagando una pena de cadena perpetua en una prisión de máxima seguridad por su obsesión por las mujeres.

Emma Coronel y Kate del Castillo son las dos obsesiones de el capo el Chapo Guzmán

Pues gracias a ello fue que las autoridades le pudieron seguir el rastro.  A pesar de estar casado con Emma Coronel, el Chapo tenía una serie de relaciones extramaritales que lo llevaron a tener al menos 20 hijos, uno de ellos ya fallecido.  Recordemos que el propio narcotraficante exlíder del Cártel de Sinaloa (CDS).

Aseguró que las mujeres son su punto débil y que no cuenta con otra adicción, según la psicóloga y criminóloga Mónica Ramírez Cano, quien difundió hace unos meses un video inédito en donde el criminal le hizo dicha confesión cuando estaba detenido en México en el año 2016.

Sin duda el contacto que tuvo con la actriz Kate del Castillo fue parte fundamental para que el arresto del Chapo se concretara, incluso la famosa reveló que desde que estalló el escándalo que la vinculó con el narcotraficante duerme “con una pistola” pues también dijo que temió que Guzmán Loera la violara durante el encuentro que sostuvieron.

Aunque no fue su insistencia por ver a Emma Coronel y a sus hijas gemelas, fue el tiro de gracia con el que el Chapo cavó su propia tumba, pues debido a que las autoridades sabían de su necesidad de compañía femenina, tenían bien vigilada a la exreina de belleza, quien cumplía con todas las características del tipo de mujer que Guzmán Loera tuvo durante sus últimos años en libertad: mujer joven, voluptuosa, y concursante de un certamen femenino.

Te puede interesar: Magistrada recibió millones de dólares después de que liberara a Caro Quintero

Actualmente Joaquín “el Chapo” Guzmán no puede tener prácticamente a ninguna mujer cerca, quizá a la única que puede ver es a Mariel Colón, miembro de su equipo legal, pues se encuentra en la prisión de máxima seguridad ADX Florence, en Colorado, Estados Unidos.