Blog del Narco Alexa

Damián, el niño que se unió al Cartel de Los Zetas tras ser vendido por su madre

Damián, el niño que se unió a Los Zetas, es solo una de las muchas historias que reflejan la realidad de varios menores en México.

Damián, el niño que se unió al Cartel de Los Zetas tras ser vendido por su madre

La historia de Damián, un niño que se unió a Los Zetas, es una constante en la vida de muchos pequeños.  Damián, su nombre ficticio, forma parte de los miles de menores de edad que en los últimos años se han integrado a la filas de la delincuencia.  La madre de Damián, niño que se unió a Los Zetas, lo vendió en Tamaulipas.

Un año después de lo que vivió, se integró a las filas de la delincuencia organizada, específicamente al Cartel de Los Zetas.  A los 14 años, Damián ya había participado en múltiples delitos como venta de drogas, secuestros y robos, posteriormente, fue detenido.  Sin estudios y solo, el niño cayó en una casa donde lo obligaban a pedir limosna, después huyó y vivía en la indigencia.

Posteriormente, Damián fue integrado por delincuentes a una red de robo de infantes para tráfico de órganos, y así fue como inició a delinquir.

La realidad a la que se enfrentó este niño que se unió a Los Zetas es similar a la que viven miles de pequeños en México.

El panorama explicado anteriormente se retrata en el libro Un sicario en cada hijo te dio: Niñas, niños y adolescentes en la delincuencia organizada.

El texto mencionado fue escrito por la activista y psicóloga Saskia Niño de Rivera, cofundadora y presidenta de la asociación Reinserta.

Con el libro, la autora pretende romper los círculos de delincuencia, junto a tres expertas en psicología y criminología.

Un sicario en cada hijo te dio: Niñas, niños y adolescentes en la delincuencia organizada expone seis testimonios que explican por qué los menores se vuelven criminales.

Niño de Rivera señaló que existe un gran olvido social alrededor de esta problemática.

“Lo más fuerte son las edades tan tempranas en las que empiezan a delinquir”.

La autora dijo que la ausencia del Estado no ayuda a prevenir que escale el nivel de violencia al que están expuestos los menores.

Historia de Damián, el niño que se unió a Los Zetas

Mercedes Llamas, coautora del libro, contó que cuando Damián llegó al Centro de Internamiento para Adolescentes no tenía identidad.

Apuntó que al no tener un acta de nacimiento, los derechos del niño que se unió a Los Zetas fueron vulnerados.

Llamas dijo que la constante en estos menores y sus familias son carencias afectivas, marginación social, rezago escolar y violación de derechos humanos.

Por su parte, Niño de Rivera recordó que el primer trabajo de Damián en la delincuencia organizada fue robarse a niños.  Recordó que cuando conoció al niño que se unió a Los Zetas apenas sabía hablar y tenía un lenguaje completamente carcelario, delictivo y vulgar.

Te puede interesar:  “Sabían dónde estaban y recibían dinero”, cuando el panismo se sometió al “Chapo” y al “Mayo”

La autora comentó que a tres días de dejar la cárcel para menores, Damián logró obtener un acta de nacimiento y tener una identidad.  Por la presión de las autoras del texto, consiguieron que el pequeño existiera, pero le sirvió de poco porque hace unos meses lo mataron.