Blog del Narco Alexa

La historia de los Cabrera, el ejercito de el “Mayo” Zambada que pelea contra el CJNG

El Cártel de Sinaloa mantiene el control en el 70 por ciento del país a través de células y pandillas encargadas de hacer frente a los bandos contrarios.

La historia de los Cabrera, el ejercito de el “Mayo” Zambada que pelea contra el CJNG

Como el Cártel Jalisco Nueva Generación o los Beltrán Leyva. Las miles de muertes generadas desde el 2006 cuando el ex mandatario Felipe Calderón (2006-2012) inició la guerra contra el narco, se deben, en gran parte, a la disputa que han sostenido estas bandas por el control del territorio para realizar sus actividades delictivas, principalmente el tráfico de drogas.

Uno de esos grupos criminales son Los Cabrera. Su actual líder es José Luis Cabrera Sarabia. Él, junto con sus hermanos Luis Alberto, Alejandro y Felipe llegaron a ser importantes proveedores de heroína y marihuana para el Cártel de Sinaloa en Durango desde 1996.

Felipe Cabrera Sarabia, conocido como el “Inge”, fue durante mucho tiempo un lugarteniente de Ismael el “Mayo” Zambada y Joaquín el “Chapo” Guzmán. Era el encargado de controlar las operaciones de marihuana y cultivo de amapola a gran escala y de transportar hierba y heroína a los Estados Unidos.

Felipe fue arrestado por las autoridades mexicanas en diciembre de 2011 y extraditado a Estados Unidos. Tras su detención, su hermano Alejandro asumió el control de la organización. Según las autoridades de EE UU, apoyó al Cártel de Sinaloa con el transporte de toneladas de narcóticos hacia Estados Unidos, a través de Baja California.

En 2012 la célula de los Cabrera sufrió una embestida. Luis Alberto, alias el “Arqui” uno de los hermanos, murió en un enfrentamiento en contra de militares que montaron un operativo en la zona serrana de Durango para capturarlo. Un año después, las autoridades mexicanas arrestaron a Alejandro.

Desde entonces su hermano José Luis quedó a cargo del grupo criminal. Su zona de influencia es Durango y Chihuahua.  En 2018, la Secretaría de la Defensa Nacional acusó a por lo menos seis militares de brindar protección a la escisión del Cártel de Sinaloa.

El Ministerio Público Militar responsabilizó a los castrenses de tener una relación directa o indirecta con el grupo de los hermanos Cabrera Sarabia; recibir pagos por evitar operaciones militares destinadas a detener a sus miembros por ilícitos atribuidos a esa organización proporcionándoles protección y facilidades.

Los soldados presuntamente en dos ocasiones detuvieron a delincuentes y a cambio de 100, 000 pesos los dejaron ir, consignando sólo vehículos, armas y drogas

Uno de los soldados narró ante el Ministerio Público que una de las detenciones ocurrió en el poblado San Manuel, perteneciente a El Salto.

Detalló que se desplazaban por un camino de terracería cuando los dos vehículos militares que iban adelante del convoy se encontraron una camioneta Ford 3500 y se escucharon disparos.

El carro en el que él iba frenó bruscamente y se bajó corriendo y avanzó hacia donde escuchó los disparos y vio que en la caja de la camioneta iba un civil y en la cabina otros cuatro.

Los militares lograron someter a los civiles y en la camioneta hallaron costales y paquetes de marihuana, cargadores AR-15 y AK-47, dos cascos y uniformes.

Los soldados se llevaron a los civiles hacia otro sitio donde los interrogaron y luego, continuaron la marcha hasta llegar al poblado Cebollas, donde encontraron camas para secar mariguana y una camioneta Ford con las puertas abiertas y el motor encendido, en la cual había un aditamento lanzagranadas.

Te puede interesar: Los nexos peligrosos no fue lo único, el manejo de Sedena con Cienfuegos tampoco olía bien

Los vehículos y los civiles fueron llevados hasta donde estaba un teniente, quien por medio del celular de los delincuentes se comunicó con el jefe de la célula delictiva.