Blog del Narco Alexa

El “Jueves Negro” que colapsó Culiacán por la detención Ovidio Guzmán, hijo de Guzmán Loera

Desde hace un año, en Culiacán el tiempo se cuenta antes y después del “Jueves Negro”, cuando un operativo  fallido de fuerzas federales.

El “Jueves Negro” que colapsó Culiacán por la detención Ovidio Guzmán, hijo de Guzmán Loera

Para detener a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín Guzmán Loera, colapsó la ciudad capital.  El también llamado nacional e internacionalmente el “Culiacanazo” detuvo la vida de la ciudad, dejó atrapados a miles de ciudadanos en centros de trabajo, plazas comerciales, escuelas, en medio de la zozobra.

La zona del Tres Ríos fue el escenario principal de las ráfagas al mediodía, pero pronto se esparció por toda la ciudad en avenidas principales, en donde la ciudadanía  buscó por instinto protegerse. La ciudad capital empezó a arder en llamas, al ser incendiado diversos vehículos que fueron colocados por la delincuencia organizada para bloquear el tránsito por avenidas principales.

A media mañana, las autoridades de Educación y Protección Civil habían determinado la suspensión de clases en el turno vespertino ante la amenaza de copiosas lluvias, pero el enfrentamiento dejó entrampados a alumnos que concluyeron labores  del turno matutino, y a quienes salían a al mediodía de sus centros de trabajo.

En medio de la casos y la confusión, y el terror empezaron a surgir diversas versiones, sobre la causas del enfrentamiento, como las versiones de que se estaban sumando refuerzos de parte del crimen organizado.

Secuestrada por los enfrentamientos, numerosas personas pasaron la noche en donde pudieron protegerse porque no había garantías de tener segura la vida en la vía pública.

La versión oficial de los hechos, se dio al siguiente día cuando  el secretario de Seguridad Nacional, Alfonso Durazo Montaño, encabezó una conferencia de prensa para explicar lo sucedido.

Pese a que había sido detenido en una casas habitación localizada en la zona del Desarrollo Urbano Tres Ríos, se había dado la orden del presidente Andrés Manuel López Obrador, de liberar a Ovido Guzmán, para salvar vidas y detener los enfrentamientos, y la actuación del crimen organizado que se había movilizado estratégicamente para colocarse en las zonas de acceso a la ciudad, casetas e incluso había liberado a presos detenidos en el Centro Penintenciario de Aguaruto.

Los ojos de la nación y el mundo estuvieron ese día puestos en Culiacán, en donde la delincuencia mostró todo el poderío del que es capaz.

La liberación ha sido motivo de controversia local, nacional e internacional, mientras que la ciudadanía quedó, de acuerdo a los expertos, viviendo con un estrés postraumático, el cual todavía no supera cuando escucha detonaciones, que lo llevó en las semanas siguientes a suspender actividades en más de una ocasión.

Te puede interesar: Trasciende breve enfrentamiento entre Elementos de SEDENA y sicarios del Cartel del Noreste en NL

Del número de víctimas que cayeron ese “Jueves Negro”, entre ciudadanos, elementos de las fuerzas federales y delincuentes, no hay certeza plena,  a un año de la tragedia, como tampoco reparación de los daños.