Blog del Narco Alexa

Ordenan cancelar condena de prisión a ”El Hummer” sanguinario ex-Jefe Zeta, dicen que lo torturaron

Un tribunal federal ordenó cancelar la condena de 21 años con 9 meses de prisión dictada contra Jaime González Durán «El Hummer», uno de los líderes históricos de Los Zetas.

Ordenan cancelar condena de prisión a El Hummer sanguinario ex-Jefe Zeta, dicen que lo torturaron

Y reponer su procedimiento desde la primera instancia, ante la sospecha de que su confesión y la de sus cómplices fueron obtenidas con torturas.  El Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal de Toluca también ordenó por unanimidad investigar por tortura a los militares del Décimo Regimiento de Caballería Motorizada, elementos de la SEIDO y de la Policía Federal.

Que participaron en la captura del presunto capo, el 7 de noviembre de 2008 en Reynosa, Tamaulipas.  Los magistrados instruyeron al juez de la causa ordenar la aplicación del Protocolo de Estambul a «El Hummer» y a dos de los supuestos cómplices con los que fue detenido, con el propósito de determinar si deben o no ser canceladas sus confesiones del proceso.

Según el fallo, el procedimiento debe ser repuesto desde antes del cierre de instrucción del juicio, para que los resultados de los exámenes del Protocolo sean considerados como pruebas por el juez de la causa y, con base en ellas, dictar con libertad de jurisdicción la nueva sentencia.

Le RESPONDEN a «SENADOR PANISTA CABEZA de VACA» y lo VINCULAN también al «CRIMEN ORGANIZADO»

«Aun y cuando los coinculpados no son quejosos en este amparo, se advierte que sus confesiones ministeriales son esenciales para sostener la sentencia de condena emitida por la responsable contra el promovente; pero, existe la posibilidad de que esas declaraciones sean ilícitas por haberse obtenido mediante tortura», dice la sentencia de amparo concedida a «El Hummer».

«Por lo cual, se considera indispensable reponer el procedimiento, a fin de indagar sobre la obtención de esas confesiones mediante la alegada tortura física y psicológica, a través de la realización de las diligencias necesarias, entre ellas la prueba pericial en psicología conforme al Protocolo de Estambul».

El 18 de diciembre de 2008 «El Hummer» compareció ante un juez, para rendir su declaración preparatoria, y desconoció la confesión que rindió ante la SEIDO, en la que detallaba el organigrama de Los Zetas y la operación que tenía encomendada cada uno de sus mandos en sus respectivas zonas de influencia.

Ante el juez, dijo que en la SEIDO lo vendaron de los ojos, lo golpearon y amenazaron, lo bajaron a un sótano, le quitaron las esposas y lo desvistieron, lo tiraron al suelo y lo empezaron a meter y sacar de un tanque con agua. Asegura que lo mantuvieron un día completo amarrado y lo llevaron a un cuartel militar donde los tuvieron tirados en el suelo y sin ropa.

Sus coinculpados coincidieron en el relato, pero otro indicio que consideraron los magistrados para ordenar la investigación de tortura es que en el dictamen de integridad física del 7 de noviembre de 2008 el presunto capo presentaba lesiones en las manos, codos, tórax, los antebrazos, pectorales, hombros, rodillas y tobillos.

«Toda vez que los actos de tortura no corresponden al terreno de la especulación, sino que la autoridad jurisdiccional debe demostrar que esas confesiones fueron voluntarias; y, de ser fundada la denuncia, debe excluir las probanzas obtenidas bajo coacción del caudal probatorio, en este caso, las confesiones de los coinculpados ante el Ministerio Público», dice la sentencia del tribunal.

González Durán nació el 22 de enero de 1976 en el municipio de Aquismón, San Luis Potosí, y en su juventud entró a las filas del Ejército, del que desertó cuando estuvo comisionado como agente de la Policía Judicial Federal en Tamaulipas.

El 7 de noviembre de 2008 fue capturado en Reynosa, Tamaulipas, con 150 mil dólares en efectivo y un arma de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

Si se confirmaran las torturas y se anularan las confesiones de «El Hummer» y sus presuntos cómplices, aún siendo absuelto en este proceso, el presunto mando de Los Zetas no quedaría en libertad, pues tiene otra condena de 35 años de prisión por delincuencia organizada y privación ilegal de la libertad, y otra por 16 años y seis meses de cárcel por lavado de dinero.

Te puede interesar:  La ejecución del “Pollo”, ola de violencia en Veracruz tras muerte del sanguinario jefe de el CJNG

«El Hummer» está preso en el Penal Federal de Hermosillo, Sonora, donde además aguarda el momento de su traslado a Estados Unidos, ya que perdió su juicio de extradición para ser juzgado en la Corte Federal del Distrito Columbia, con sede en Washington, por asociación delictuosa tras fabricar y distribuir cinco kilos o más de cocaína y mil kilos o más de mariguana.