Blog del Narco Alexa

La deuda de los Chapitos que impide atacar al Mayo Zambada líder del Cártel de Sinaloa

Los 10 grupos que operan dentro del Cártel de Sinaloa han tenido que tomar partido en los últimos meses ante las diferencias que existen entre las dos grandes cabezas de esta hidra.

Ismael “El Mayo” Zambada y los chapitos, los cuatro hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera que forma parte de la organización criminal. Y aunque se ha señalado que los conflictos entre ambas partes empezaron en 2019, cuando Guzmán Loera fue sentenciado a cadena perpetua más 30 años adicionales en Estados Unidos y que se habrían agravado a raíz de diferencias entre sus jefes de sicarios: el Nini y el Ruso, la historia es más antigua.

Sin embargo, entre las dos fracciones habría diferencias desde 2012, cuando, de acuerdo con el semanario Zeta, de Tijuana, José Rodrigo Aréchiga Gamboa “El Chino ántrax” tuvo una fuerte discusión dentro de un bar en Culiacán, Sinaloa, con Iván Guzmán, el mayor de los chapitos. Se desconoce el origen del enfrentamiento verbal, pero fue de tal magnitud que Iván pidió a el Mayo que entregara a su líder de matones, pero no lo hizo, lo que abrió una herida entre los dos bandos.

El Mayo Zambada dio cachetada con guante blanco a los chapitos en agosto de 2016, cuando Iván Archivaldo “El Rey de la Cocaína” y su hermano, Jesús Alfredo, fueron secuestrados en Puerto Vallarta en el restaurante La Leche mientras festejaban el cumpleaños del primero.

Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, cabecilla del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) dio la orden, ya que había advertido a los hijos del Chapo no acercarse al destino turístico en Jalisco que constituye uno de los principales bastiones de la organización.

Este secuestro pudo haber desatado una de las guerras del narco más sangrientas en la historia de México. De acuerdo con el semanario RíoDoce, en las negociaciones para liberar a los hijos de Joaquín El Chapo Guzmán participaron no sólo Ismael El Mayo Zambada, jefe del cártel de Sinaloa, sino el capo Rafael Caro Quintero e incluso el gobierno federal.

Un factor que se puso sobre la mesa de negociación fue la suerte del hijo de Oseguera, Rubén Oseguera González, El Menchito, quien entonces estaba preso en el penal federal número 13 de Oaxaca, y la posibilidad de asesinarlo si no soltaban a los hijos de Guzmán Loera.

El Menchito, publicó Ríodoce, fue puesto bajo presión permanente hasta que los hijos del Chapo fueron liberados.

Otras fuentes cercanas al caso indicaron que en un momento dado las negociaciones fueron tensas debido a que del lado del Cártel de Sinaloa usaron a El Menchito como ‘‘factor preponderante’‘, y advirtieron que si los Guzmán no salían vivos, la respuesta sería: ‘‘ojo por ojo, diente por diente”.

Fuentes de la entonces Procuraduría General de la República (PGR) negaron esta versión.

Después de estos hechos los ánimos entre la fracción del Mayo y la de los chapitos se volvieron a tensar durante el llamado”culiacanazo”, en octubre de 2019, cuando distintas versiones y presuntas grabaciones de radios de onda corta muestran que Iván Guzmán pidió ayuda a la gente de Zambada para liberar a su hermano, Ovidio, quien estaba retenido en una casa de Culiacán, Sinaloa, por elementos federales.

Pero el Mayo y su gente nunca respondieron, por lo que los chapitos y su gente tuvieron que solucionar el problema a su modo que fue con una demostración de fuerza en las calles durante una sangrienta jornada que dejó un saldo de ocho muertos, 16 heridos y la fuga de 51 reos.

En diciembre del año pasado, los hijos de Joaquín Guzmán mataron a un miembro de la organización de Ismael Zambada, y desde entonces se agravó la guerra entre las dos partes.

Recientemente, sicarios de los chapitos están buscando a un operador de Ismael Zambada, identificado como “El Ruso”, pero éste se ha negado a entregarlo, lo que habría ahondado las fricciones.

El periodista Keegan Hamilton, especializado en temas de narcotráfico, también ha escrito en su cuenta de Twitter que las tensiones entre “El Mayo” y los hijos de “El Chapo” han estado creciendo desde el año pasado: “Hay un éxodo de gatilleros del lado de los ‘chapitos’ que están dejando Culiacán o tratando de cambiar de lado”, posteó.

Te puede interesar: Capturan a narcoterrorista del Cartel del Noreste en Lista de Mas Buscados

Keegan también publicó que los hijos de Guzmán Loera sospechan que su ex socio tuvo que ver en la tercera y última detención de su padre.