Blog del Narco Alexa

Así fue el día que “El Mayo” Zambada mandó ejecutar a “El Mencho» del CJNG

Este lunes el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, negó los rumores sobre la muerte del líder del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Así fue el día que “El Mayo” Zambada mandó ejecutar a “El Mencho del CJNG

“Se comprobó que fue un rumor, no sucedió lo que se mencionaba que había sido detenido este personaje o que había fallecido. Mentiras, todo esto que está sucediendo de mentiras y noticias falsas, es lo que puedo comentar”, dijo al respecto en su conferencia matutina.

El rumor sobre la posible muerte de “El Mencho”, líder del sanguinario grupo criminal, surgió muy fuerte la tarde del pasado viernes. De acuerdo a versiones que circularon por redes sociales, Oseguera Cervantes habría muerto por una complicación renal, derivado de la diabetes que tiene desde hace más de 15 años.

Sin embargo, está no es la única ocasión en la que los “fuertes” rumores han dado por muerto a “El Mencho”, anteriormente han sido dos veces las ocasiones en las que “ha muerto” Oseguera Cervantes, además de otra en donde, supuestamente, estuvo a punto de por órdenes de Ismael “El Mayo” Zambada.

Jorge Raúl Rosales Cristerna, alias el R-18, fue el hombre a quien Ismael“El Mayo” Zambada encomendó matar a Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, jefe del Cártel Jalisco Nueva Generación.

La misión de matar a “El Mencho” se la encargó el líder del Cártel de Sinaloa, debido al rápido ascenso de Oseguera Cervantes en la escena criminal y el poder que iba adquiriendo la organización delictiva del CJNG.

En el 2015, reportes de autoridades ubicaba en 8 estados las operaciones del CJNG, 4 años después son 22 entidades en las opera, de acuerdo con reportes de la DEA y autoridades federales.

De acuerdo a reportes periodísticos, Nemesio Oseguera Cervantes, a finales del años 2015 estuvo a unos pasos de la muerte.

Fue hasta meses después que la historia salió a la luz. El Cártel de Sinaloa y el CJNG se encontraban en pugna por el control del mercado de drogas en Jalisco y Colima, específicamente del puerto de Manzanillo, lugar estratégico para el envío de droga hacia cualquier parte del mundo.

De acuerdo a las versiones, Rosales Cristerna, alias «R-18», se reunió aquel año con miembros de «La Familia Michoacana» para crear una alianza en contra del el líder criminal de Cártel Jalisco Nueva Generación, Nemesio Oseguera Cervantes.

La alianza consistía en el acuerdo de acabar con “El Mencho” y hacer una limpia de varios miembros de su cártel, los cuales, supuestamente cobraban derecho de piso a comerciantes y cometían otros delitos como extorsión, secuestro, violación y robo.

El plan era atacar a «El Mencho» en medio de una asamblea en una colonia de nombre La Estancia, en Zapopan, Jalisco, en donde ya había ganado mucho terreno en el control del mercado de los estupefacientes.

Para el trabajo, aproximadamente 150 pistoleros llegaron en 50 camionetas llegaron a la zona, de acuerdo a los reportes periodísticos.

Luego de un enfrentamiento, que dejó al menos 50 hombres muertos, indicaron fuentes extraoficiales, el líder del Cártel Jalisco Nueva Generación logró escapar, aunque 20 de sus sicarios murieron en el lugar.

“El R-18” fue detenido en mayo de 2018 por delitos relacionados con narcotráfico. Permanece detenido en el penal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México.

Jorge Raúl Rosales Cristerna, quien hasta su detención fue el líder del Cártel de Sinaloa en Colima, fue trasladado del Centro de Reinserción Social (Cereso) en dicha entidad, al penal de máxima seguridad del Altiplano. En el operativo de traslado participaron elementos del Ejército Mexicano, la Marina, la Policía Federal y la Policía Estatal.

Rosales Cristerna es señalado de participar en la disputa de la plaza de la región en contra del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), lo que detonó la crisis de violencia en el estado de Colima.

Tras la captura del R-18, Rafael Félix, apodado “El Changuito Ántrax”, escapó del penal de Culiacán, junto con otros integrantes del Cártel de Sinaloa y asumió el control de esa organización delictiva en la región.

Para el 2015, “El Mencho” se convirtió en uno de los objetivos más buscados por el gobierno mexicano, y afianzaba su poder en el mundo del crimen organizado.

En mayo de 2015, antes del ataque en La Estancia, Heleno Madrigal Virrueta, alias “El 20”, un sicario del CJNG evitó la captura de su jefe al orquestar el derribo de un helicóptero de la Marina mexicana que estaba a la caza del criminal en el marco de la llamada “Operación Jalisco”.

La millonaria cifra que ha gastado México en la fallida cacería de “El Mencho”

Con dicha operación el gobierno mexicano se gastó 7.659 millones de pesos. La “Operación Jalisco” se puso en marcha para capturar a Nemesio Oseguera Cervantes, quien sigue libre y sembrando terror en casi todo el territorio nacional.

Fue la Secretaria de Hacienda y Crédito Público del estado de Jalisco que entregó los más de 7.000 millones de pesos a distintos cuerpos de seguridad, para que fueran utilizados en el dicho operativo, cuya finalidad era la detención de “El Mencho”.

De acuerdo con informes de la DEA, Policía Federal y la Procuraduría General de la República (PGR), el CJNG ya opera en por lo menos 22 estados del país.

Los reportes de las áreas de inteligencia de Estados Unidos y México, registran 3 momentos clave en la expansión de esta organización criminal. El primero fue cuando, luego de la muerte de Ignacio»Nacho» Coronel, el cártel retomó el control de las operaciones que Nacho realizaba para el Cártel del Pacífico.

El segundo fue a finales de 2012, cuando el movimiento de los grupos llamados «autodefensas» en Michoacán tomó fuerza. El CJNG se infiltró en el movimiento para atacar a Los Caballeros Templarios, principalmente en los municipios colindantes con el estado de Jalisco.

El tercer momento fue en febrero del 2013 cuando Oseguera se separó del Cártel del Pacífico, considerado por los gobiernos de EEUU y México el inició de su expansión por la Unión Americana, Sudamérica, Europa, África, Asia y Oceanía.

De acuerdo con el portal Zona Docs, la Operación Jalisco tenía como objetivos principales la desarticulación del grupo criminal y la captura de su líder. Sin embargo, ninguno de los dos se ha cumplido a 4 años de haber lanzado la operación.

El 1 de mayo del 2015, en el municipio de Villa Purificación, se registraron un serie de enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y miembros del CJNG. Durante los ataques, el grupo delictivo derribó un helicóptero de la policía con un lanzacohetes, perdiendo la vida 11 militares y dos policías federales.

Ese mismo día, horas antes y sin avisar a las autoridades locales, elementos del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), el Ejército Mexicano, la Policía Federal y la PGR, desplegaron el operativo para detener a “El Mencho”, específicamente, en el municipio de Villa Purificación.

Las batallas que se llevaron a cabo en tierra entre los integrantes del cártel de “El Mencho” y elementos de seguridad, evitaron su captura. Las Fuerzas Armadas decidieron no seguirlo ante el temor de que pudiera registrarse un segundo ataque.

Ante este intento de detención, la organización criminal no se quedó de brazos cruzados: en 25 municipios del estado de Jalisco, en Guanajuato y Colima, simultáneamente se registraron 39 narcobloqueos, 11 bancos y 5 gasolineras incendiadas.

“Los Guerrero”: la familia criminal que se convirtió en el brazo financiero de “El Mencho”

“Los Guerrero”, fueron de aliados del cártel que lidera “El Mencho” para aquellos ataques. Esta familia es de tradición criminal y la relación que los une con el Cártel Jalisco Nueva Generación es casi sanguínea.

Los hermanos Guerrero rápidamente acumularon poder en la organización criminal, a ellos se les adjudica el asesinato de Enrique Hernández, un político local quien era candidato por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), además de líder de un grupo de autodefensas.

Anteriormente este grupo criminal aliado de “El Mencho”, cometió fuertes ataques contras las Fuerzas de Seguridad. En marzo de 2015 emboscaron a miembros de la gendarmería en Ocotlán, Jalisco, donde fallecieron 5 agentes y 9 resultaron heridos.

También se les responsabilizó el derribamiento de un helicóptero, un Black Hawk de la Fuerza Aérea Mexicana, en mayo del mismo año.

Los criminales impactaron la aeronave con un lanzacohetes e intentaron rematar a los oficiales que sobrevivieron al aterrizaje forzoso, quienes lograron ser rescatados por sus compañeros que participaban en el arranque de un operativo llamado: «Operativo Jalisco», de acuerdo con la versión oficial.

El derribo de un helicóptero fue parte de una emboscada inédita y «perfectamente diseñada», reconoció el gobierno federal días después al detallar la manera en la que el cártel de Jalisco Nueva Generación llevó a cabo el ataque.

Estos ataques pusieron en la mira del gobierno a «Los Guerrero» y comenzaron una cacería en su contra, como consecuencia en mayo del 2015, elementos de la Policía Federal protagonizaron un operativo en el rancho «El Sol», en Tanhuato, Michoacán, donde 42 presuntos criminales murieron, con solo una baja de lado de las autoridades.

Un día antes, en «El Sol» se había reunido la cúpula de «Los Guerrero».

Leonardo y Javier Guerrero Covarrubias, en agosto de 2015, fueron detenidos por elementos de la Policía Federal. Tres meses después, “El Laco”, también fue capturado. Adrián Alonso Guerrero Covarrubias, “El 8”, quedó al frente de la banda criminal. Desde entonces, “Los Guerreros” mantuvieron un perfil bajo ante el poder criminal que alcanzó el cártel de “El Mencho”.

Te puede interesar: La historia de “El Jardinero”, el sucesor de “El Mencho” en el Cártel Jalisco Nueva Generación

En mayo de 2016, la DEA incluyó a Nemesio Oseguera Cervantes, líder del CJNG, como uno de los 10 hombres más buscados, la recompensa para quien pueda dar información sobre su paradero es de 10 millones de dólares.