Blog del Narco Alexa

El mapa de los jefes del narco en México a un año y tres meses de la sentencia del “Chapo”

Tras la tercera captura, extradición y condena de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, fundador del Cártel de Sinaloa, el mapa del narcotráfico en México.

El mapa de los jefes del narco en México a un año y tres meses de la sentencia del “Chapo”

Dio un vuelco y provocó el surgimiento de nuevos liderazgos,  Un documento entregado a finales de 2018 por el gobierno de Enrique Peña Nieto a sus sucesores en la administración encabezada por Andrés Manuel López Obrador señaló que en el país operan seis grandes cárteles y más de 80 células delictivas en las 32 entidades.

Al mismo tiempo existen nuevas organizaciones que surgen de fracturas de antiguos grupos criminales, como ocurrió con Sinaloa, o el debilitamiento de otros como sucedió con el cártel de Tijuana.

“El Mayo” Zambada

Actualmente sólo un viejo capo sigue en actividad: Ismael Zambada García, “El Mayo”, líder del Cártel de Sinaloa. El resto de sus compañeros están muertos o fueron detenidos. Es el caso, por ejemplo, de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, Alfredo, Carlos y Héctor Beltrán Leyva, los hermanos Arellano Félix o Miguel Ángel Treviño Morales, El Z-40″.

“Hijo del monte”, como le gusta definirse, fue discípulo de Miguel Ángel Félix Gallardo — socio de Pablo Escobar en los 80 y jefe de la primera organización mexicana clasificada como cártel por el gobierno de EEUU — vio caer a Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos” — del cártel de Juárez en los 90–, combatió a los Arellano Félix— que continúan traficando en Tijuana, BC— , y ayudó a escapar de dos prisiones de máxima seguridad a “El Chapo” Guzmán, hasta hace poco el único jefe del Cártel de Sinaloa.

Su dinastía: seis mujeres, diez hijos y más de 15 nietos, no ha gozado de las misma suerte que él, pues han sido asesinados o extraditados a cárceles de norteamérica. Su hijo Vicente, quien recibirá una sentencia por un juez de Illinois, EEUU, dirigía aeronaves, barcos, trenes y camiones para la importación de droga que enviaba al país vecino. Por su parte, su hermano Jesús alias “El Rey”, cooperaba con la logística de la Ciudad de México a través del Aeropuerto Internacional.

Heroína, metanfetaminas, marihuana y cocaína, son algunas de las drogas del mercado negro que Zambada sabe producir y transportar a lo largo del mundo. Las autoridades “gringas” también le han atribuido la administración de negocios legales como la leche, el atún, la ropa, muebles, bienes raíces y los autos de carreras.

Aunque es famoso por su discreción, es de saber público que en Sinaloa posee un rancho llamado “Puerto Rico”, se ha hecho cirugías y es acusado de haber planeado un atentado contra el ex presidente, Felipe Calderón. Tiene más narcocorridos que ningún otro traficante y confesó que si no se entrega es porque “el narco está en la sociedad, arraigado como la corrupción”.

Nemesio Oseguera, “El Mencho”

Es el hombre más buscado en México y pero sólo se conocen un par de fotos de él. Una circula en las fichas de la DEA desde 2016, cuando Nemesio Oseguera Cervantes llegó al tope de la lista de los narcotraficantes que reclama la justicia de Estados Unidos, junto con “figuras” como Ismael Zambada García y Rafael Caro Quintero.

Pero el negocio no lo construyó él. En realidad, es una especie de heredero de una familia en disputa y su historia de poder es un entuerto de alianzas y traiciones que se remonta una década atrás, cuando el “Mencho” no era más que un sicario al frente de un grupo llamado Los Torcidos (por traidores así los bautizaron), bajo las órdenes de los hermanos Óscar y Juan Carlos Orlando Nava Valencia. Estos eran socios de Ignacio Coronel, uno de los narcotraficantes más famosos en Jalisco en los años noventa, tercero en la jerarquía del cártel de Sinaloa y poderoso en el tráfico de drogas sintéticas hasta su muerte en 2010, en un operativo del Ejército para su detención.

Óscar y Juan Carlos eran conocidos como “El Lobo” y “El Tigre”. Ambos pertenecían al clan de los Valencia –una de las más antiguas familias del narcotráfico– y fueron los líderes fundadores del Cártel de Milenio.

Detenidos los hermanos en 2009 y 2010, el “Mencho” pasó al círculo cercano de otro miembro de la familia, Erik Valencia Salazar, conocido como “El 85”. Juntos convirtieron al Cartel del Milenio en el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), la ahora poderosa organización criminal que ganó fama y fuerza de la mano del Chapo Guzmán, al enfrentar a los Zetas y su grupo aliado La Resistencia –una escisión del Cártel del Milenio– en los territorios de Michoacán, Jalisco, y Colima.

El Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), dirigido por Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, es el grupo criminal con mayor presencia en territorio nacional, al tener bajo su control disputa 25 de los 32 estados.

En entrevista con Jesús Esquivel, corresponsal de Proceso en Estados Unidos, Polo Ruiz, agente especial a cargo (SAC, por sus siglas en inglés) de la DEA por el distrito de Arizona explica: “La amenaza más grande, la amenaza número uno es el cártel de Sinaloa; la número dos es el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), con su líder (Nemesio Oseguera Cervantes) ‘El Mencho’; pero (esta organización) es una gran amenaza porque está creciendo”.

Este grupo tiene sus orígenes en el cártel de Los Valencia y se ha posicionado como la principal organización del narcotráfico a nivel nacional y una de las más importantes a nivel internacional y de huachicol, está considerado por el gobierno federal como el nuevo negocio de cárteles y organizaciones criminales en el país.

El surgimiento de los grupos de autodefensa, conformados presuntamente para combatir organizaciones criminales en Michoacán, permitió al CJNG posicionarse, y después separarse del Cártel de Sinaloa, para el cual operó a través de Los Mata Zetas.

Los únicos estados donde no tiene presencia son: Campeche, Chihuahua, Durango, Nuevo León, Sinaloa y Tamaulipas.

José Antonio Yepez, “El Marro”

José Antonio Yépez Ortiz, mejor conocido como “El Marro”, es el líder del cártel de Santa Rosa de Lima en el municipio de Villagrán, en Guanajuato. Desde el 2008 este cártel tomó notoriedad por la pugna que mantiene con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) por el territorio Salamanca, en donde se ubica la refinería Ing. Antonio M. Amor.

El cártel de “El Marro” tiene diez años operando en dicho estado, donde se dedica principalmente al robo de combustible. En el 2008 fue detenido por el delito de robo y delincuencia organizada, pero tras pagar una fianza fue liberado. Bajo el mando de David Rogel Figueroa, “El Güero”, Yépez Ortiz se integró a las actividades de «huachicoleo”. Con el tiempo logró escalar de rango hasta que en el 2017 se convirtió en el líder del cártel de Santa Rosa de Lima.

Se presume que tiene un importante centro de operación en la región serrana de Juventino Rosas, y su dominio se extiende hasta la zona de los Apasesos, colindantes con Querétaro. También opera en otros municipios colindantes con Michoacán: Cortázar, Jerécuaro, Comonfort, Coroneo y Tarimoro.

Juan Gerardo Treviño, “El Huevo”

El último líder en activo de Los Zetas, de acuerdo con la DEA, es Juan Gerardo Treviño Chávez, alias “El Huevo”, quien a formado el Cártel del Noreste junto con aliados a la familia Treviño Morales.

Treviño Chávez es sobrino del último líder de “Los Zetas”, Miguel Ángel Treviño Morales.

Sin embargo, según la misma DEA, el cártel de “última letra”, como también es conocido, está en declive desde hace varios años, con la neutralización de sus líderes, ya sea abatidos o detenidos lo que provocó su fragmentación.

“El Huevo”, es el miembro más antiguo de otro grupo criminal, Los Treviño, que tiene una larga historia en Tamaulipas.

El Cártel del Noreste opera en una de las zonas clave para el trasiego de drogas hacia los Estados Unidos. El estado de Tamaulipas es el paso fronterizo por donde ingresan cada años toneladas de estupefacientes al país vecino del norte.

Dicho cártel también está haciendo intentos por controlar la Zona Metropolitana de Monterrey, en el estado de Nuevo León. La tercera ciudad más importante en México, en donde el Cártel Jalisco Nueva Generación recientemente amenazó con tomar la plaza.

El Cártel del Noreste se formó a partir de lo que quedó del grupo criminal de Los Zetas, quienes llegaron a tener gran poder y sembraron terror en el norte del país con sus crueles matanzas.

Johnny Hurtado Olascoaga, “El Pez”

José Alfredo Hurtado Olascoaga, alias “El Fresa” y Johnny Hurtado Olascoaga, alias “El Pez”, presuntos líderes de la Familia Michoacana, son los dos criminales más buscados por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), con una recompensa de 500.000 pesos por cada uno.

La alta cifra a recibir por cualquier dato que ayude a su captura está fijada desde hace años, sin que se tenga pista sobre su paradero. Ambos son considerados altamente peligrosos, y sobre sus cabezas caen decenas de delitos. Jhonny, por ejemplo, tiene 10 carpetas de investigación en su contra en el Estado de México, además de una ficha roja por parte de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol).

Te puede interesar: Ejecutan a elemento de la Policía Federal ahora GN en Ometepec, Guerrero

A pesar de todas las versiones que hay entorno a “El Pez”, lo cierto es que nadie lo encuentra. De vez en cuando su nombre y el de su hermano sale en los periódicos, con notas sobre la ubicación de alguna casa de seguridad o sobre sangrientos encuentros entre su cártel y alguna organización rival.