Blog del Narco Alexa

El CJNG y el transporte Aéreo de Sicarios para recuperar las plazas en Michoacán

En los últimos días de abril el CJNG protagonizó una incursión violenta en el municipio de Aguililla, Michoacán, con una variante inédita.

El CJNG y el transporte Aéreo de Sicarios para recuperar las plazas en Michoacán

Sus sicarios se transportaron vía aérea desde Jalisco, según reportes periodísticos. En este estado existen 35 aeródromos en manos de ayuntamientos y particulares, según la SCT; algunos en zonas de alta influencia del cártel,  El 24 de abril pasado el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) se hizo presente en Aguililla, Michoacán.

Para sostener una serie de enfrentamientos con el grupo delictivo de Los Viagras; la incursión criminal, sin embargo, tuvo una peculiaridad: los sicarios arribaron a ese municipio vía aérea.  Los reportes de prensa que dan cuenta de ese violento fin de semana en Aguililla e incluso los especialistas en materia de seguridad.

Que lo han abordado en sus análisis, coinciden en señalar que el CJNG utilizó avionetas para trasladar a sus sicarios desde territorio jalisciense hasta el estado vecino de Michoacán.

De acuerdo con estas publicaciones, las dos demarcaciones de Jalisco de las que habrían salido los vuelos del CJNG hacia Aguililla fueron Ciudad Guzmán, en el municipio de Zapotlán el Grande, y Ocotlán, que en los últimos años ha destacado como una sede de relevancia para ese grupo delictivo en este estado.

Hasta antes de estos hechos violentos en Aguililla, no se recuerda de otra movilización del CJNG en la que haya hecho uso de aeronaves para la transportación de sus integrantes, lo que da muestra de que la organización delictiva, antes que presentar señales de debilitamiento, parece seguirse haciendo de mayores recursos materiales y logísticos para su expansión en el país.

La revelación de que el CJNG estaría usando ya la vía aérea para la transportación de sus sicarios, eludiendo así la vigilancia de las fuerzas de seguridad desplegadas en los caminos y carreteras, es una mala noticia para un estado como Jalisco donde existe una red nada despreciable de aeródromos que podría terminar potenciando las capacidades operativas de ese grupo delictivo.

De acuerdo con los registros de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), en el estado de Jalisco existen 35 aeródromos que están en manos tanto de ayuntamientos como de particulares, algunos de estos en zonas de la entidad donde se tiene identificada una alta presencia del CJNG.

Entre los aeródromos que están ubicados en regiones de Jalisco bajo un dominio importante de la organización delictiva, deben citarse los siguientes, según la información generada por la Secretaría federal, y en específico por su Agencia Federal de Aviación Civil:

El aeródromo localizado en el municipio de Autlán de Navarro, al Sur del estado de Jalisco, y nombrado igual que la demarcación donde se ubica; está instalación está en manos del propio Ayuntamiento Constitucional de la localidad.

También destaca el aeródromo ubicado en el municipio de Lagos de Moreno, una zona muy relevante para Jalisco en términos económicos y donde las autoridades estatales han reconocido que se encuentra uno de los focos de inseguridad del estado. Ahí existe el aeródromo “Lic. Francisco Primo de Verdad y Ramos”, perteneciente a la Presidencia Municipal de la demarcación.

En el municipio de La Barca, por su parte, donde en 2013 fueron descubiertas múltiples fosas clandestinas con 75 cuerpos, existe el aeródromo nombrado “El Loreto”, propiedad de la particular Marisol Villaseñor García, según la dependencia federal.

Otro aeródromo en una zona con una intensa dinámica económica y antecedentes de violencia del CJNG es el de Tepatitlán de Morelos, cuyo nombre oficial es “Aeródromo Municipal de Tepatitlán”, y que pertenece al Ayuntamiento de la demarcación, de acuerdo con la SCT.

AERÓDROMOS Y EL CJNG

Destaca, sin embargo, que las dos localidades de Jalisco que han sido referidas en los reportes periodísticos como aquellas de las que presuntamente partieron las avionetas del grupo delictivo hacia Aguililla, en abril pasado, sí cuentan con aeródromos registrados ante la SCT:

El aeródromo de Ciudad Guzmán, en el municipio de Zapotlán el Grande, aparece en el registro de la SCT con el nombre de “CAP.P.A. José Covarrubias Pérez”, mismo que estaría en manos de José Fernando Covarrubias García; mientras que el municipio de Ocotlán tiene un aeródromo nombrado igual que la demarcación, perteneciente a su Ayuntamiento.

El municipio de Chapala donde se encuentra asentada una comunidad numerosa de estadounidenses, y donde hay una actividad turística prominente por el lago, cuenta de igual forma con un aeródromo que aparece en los registros de la SCT con el nombre de “Paco”, mismo que pertenece a Aero Club Chapala, A.C.

Finalmente, en la región conocida como Costalegre, donde el CJNG tuvo en operación el resort de lujo Hotelito Desconocido, y el cual fue asegurado por las autoridades federales en el año 2015, existen siete aeródromos: en el municipio de Cihuatlán está el de “Barra de Navidad”; en el municipio de La Huerta hay tres: “Cuixmala”, “Las Alamandas” y “Chamela”; y en Tomatlán otros tres: “La Gloria II”, “Costa Alegre” y “La Gloria III”.

OPERACIONES IRREGULARES

Pese a los indicios de que el CJNG estaría utilizando la vía aérea para la movilización de sus integrantes, y la existencia de una red no menor de 35 aeródromos en el estado de Jalisco, la SCT asevera que no cuenta con reportes de vuelos y/o actividades irregulares que se hayan presentado en estas instalaciones, al menos hasta septiembre de 2019 en que dio respuesta al folio de transparencia 0000900336219.

Sin embargo, si bien la SCT dice no tener conocimiento de anomalías que se hayan cometido en los aeródromos de Jalisco, como pudiera ser su explotación para la movilización de drogas o mercancías ilegales, sí arroja tres hechos irregulares que se dieron en el Aeropuerto Internacional de Guadalajara.

Te puede interesar:  Extraditan a operador de ”El Chapo Guzmán” en Ciudad Juárez de el Cártel de Sinaloa

El primero de estos hechos se presentó el 30 de mayo de 2016, involucró a una aeronave modelo LTO 272, y quedó registrado como “Transporte de Mercancías peligrosas”; el segundo caso se presentó el 23 de septiembre de 2016, involucró a una aeronave modelo XA-MET, y fue registrado oficialmente como “Operación sin permiso correspondiente”.

Mientras que el tercer y último hecho referido por la SCT se presentó el 15 de octubre de 2016, con una aeronave modelo XA-JYP, mismo que fue registrado como “Aterrizaje en lugar no habilitado”, todo de acuerdo con la Agencia Federal de Aviación Civil de la SCT.