Blog del Narco Alexa

El Pacto de Sangre de los narcos, La madre no se toca el acuerdo tácito en la sangrienta guerra

El narcotráfico en México ya no respeta pocos códigos. Hace tiempo que los grupos hicieron a un lado esa máxima de que los hijos y las esposas eran intocables.

El Pacto de Sangre de los narcos, La madre no se toca el acuerdo tácito en la sangrienta guerra

Dentro de ese ambiente de barbarie de las pocas reglas que siguen vigentes es que a la madre del enemigo no se le toca.  Y es que dentro de toda la mística del narco mexicano, integrada por su forma de vestir, su música y una serie de símbolos religiosos, la figura de la madre significa protección y un capo sabe que hacerle algo a la madre de otro lo deja casi indefenso porque el rival le cobrara con la misma moneda.

Un ejemplo de lo anterior fue el ataque a la casa de Consuelo Loera, la mamá de «El Chapo Guzmán, por parte de un comando armado en junio de 2016.  Le dispararon a la casa, destrozaron algunas cosas, pero a ella no le hicieron nada, incluso dejaron que se fuera.

“La figura de la madre representa el único de los valores del narco, es la última figura que sigue siendo intocable, porque en los pactos que había entre los cárteles ya hubo muchas cuarteaduras. Hace unos 20 años, no mataban a los niños y esposas. Ahora ya matan a niños y uno de los últimos espacios que todavía respetan es el de las madres”, manifestó en 2017 a Infobae México el periodista Javier Valdez, asesinado ese año.

La figura de la madre representa el único de los valores del narco, es la última figura que sigue siendo intocable

Para los traficantes de drogas la figura de la madre “es especial” porque la mayoría viene de la pobreza y el primer sueño de cualquiera que empiece desde abajo es alcanzar sus ambiciones para sacar adelante a sus familias, principalmente, a sus madres.

El respeto a la madre dentro del mundo criminal es una tradición exportada por las mafias italianas. El sentimiento es que a ellas se les “ha echado la culpa” de alguna forma, por ser quienes los educan, y quienes los ocultan a pesar de saber a qué se dedican.

Pero también, son reconocidas como quienes imponen disciplina ante ciertas conductas.

Madres de capos mexicanos

Cuando se habla de las madres de los capos mexicanos, una de más respetadas, incluso por cárteles rivales, y de las pocas que ha roto el silencio es Consuelo Loera.

En más de una ocasión, la madre de Joaquín «El Chapo» Guzmán, antes del ataque a su casa, en Sinaloa, habló sin tapujos ante las cámaras; primero durante alguna de las varias fugas de su hijo de penales de alta seguridad, para decir que todo mundo sabía donde se encontraba; otra más fue cuando señaló que el gobierno estaba muy enojado con su hijo porque se había ido del penal sin avisarles.

“Yo siempre le digo: m’hijo, hay que perdonar porque si no, nosotros no vamos a ser perdonados”, dijo en una de sus últimas entrevistas. Ahora, ha mandado una serie de peticiones al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para se le otorgue una visa humanitaria que el permita visita al Chapo, preso en Estados Unidos.

Otra famosa madre del narco en México es Alicia Félix Zazueta, matriarca del clan Arellano Félix, uno los cárteles más poderosos del país entre los ochentas y noventas.

Alicia, prima de otro de los grandes capos de México, Miguel Ángel Félix Gallardo, fue madre de 10 hijos. Fichas confidenciales de la Fiscalía Federal en México, citadas por la revista Proceso en 2001, señalaban que en la familia siempre predominó su matriarcado.

«Es quien toma las decisiones más importantes… la voz de doña Alicia es una orden determinante: sus sugerencias deben ser obedecidas sin objeción alguna tanto por sus 10 hijos como por el personal más cercano al cártel de Tijuana. Es la persona más importante de la organización Arellano Félix y quien influye enormemente en las decisiones de sus hijos», señala la publicación.

A pesar de que la organización de sus hijos está extinta, volvió a ser noticia en 2014, cuando le ganó una sonada demanda al Estado mexicano, gracias a la cual recuperó una mansión en Tlajomulco, Jalisco, que había sido asegurada en 1993. La propiedad fue vendida en 12 millones de pesos (USD 923.000). Desde entonces, no se sabe nada de ella.

Otra mamá que salió a la luz pública de manera involuntaria fue la señora María Félix de Almonte, luego de que a través de un video exigiera a su hijo, Raybel Jacobo de Almonte «El Tequilero», líder de una banda del mismo nombre que opera en una zona del peligroso estado de Guerrero, que liberara a un empresario que había secuestrado.

A mediados de diciembre de 2016, “El Tequilero” había secuestrado a un empresario muy querido en la comunidad de San Miguel Totolapan, a la cual el grupo criminal tiene bajo su dominio desde hace años. En esta ocasión no fueron capos rivales, sino la esposa del secuestrado y el resto de la población quienes retuvieron a la madre del capo.

Te puede interesar: Fotos de la aterradora escena del crimen donde hallaron a enfermeras ejecutadas en México

Raybel de Almonte fue ubicado como el líder de una banda que antes perteneció al Cártel de la Familia Michoacana, ya disminuido, presuntamente fue abatido en 2018.

Visiblemente enojada grabó un video en el que le exigía a su hijo que soltara al empresario, sin embargo, una vez que se dio el intercambio de rehenes, la mujer declaró a integrantes del Movimiento Totolapense por la Paz, que no podía pedir a su hijo que se entregara ni que bajara las armas.