Blog del Narco Alexa

Sicario revela, «No siento nada por la gente ejecutadas, ellos no hubieran sentido algo por mí»»

Sicario revela ante un medio de comunicación de la Ciudad de México parte de la vida delictiva que decidió tomar desde que era un niño.

Sicario revela, No siento nada por la gente ejecutadas, ellos no hubieran sentido algo por mí»

El joven de 24 años de edad revela que desde los 12 años probó la mariguana, luego comenzó a esconder armas en cajas de pizza, se volvió adicto y participó en 10 asesinatos. Pedro desde niño empezó a trabajar como sicario del grupo criminal de la Anti-Unión Tepito.

Pedro señala que un sicario gana aproximadamente cinco mil pesos a la semana, la labor que desempeñan los sicarios es cuidar el negocio, cuidan a los que entran y a los que salen, se dedican a revisar quién se mueve.  El joven de 24 años dice que si un sicario quiere ganar más dinero puede hacerlo, pero corren riesgo de quedar en el intento pues cuando hay una balacera y salen triunfantes les dan diez mil pesos.

Cuando les piden que vayan a eliminar a un dealer contrario también les pagan diez mil pesos. «No siento nada por la gente asesinada porque me pongo en la situación de que, si ellos me hubieran hecho algo a mí, tampoco hubieran sentido algo por mí», confiesa Pedro.

Mi salario es de cinco mil pesos a la semana, revela sicario. "No siento nada por la gente asesinada, ellos no hubieran sentido algo por mí»"

Él señala: «Nosotros lo que hacíamos era ir y matar al que vendía la droga de la otra organización para que todos los clientes de él se regresaran con nosotros».

Cuenta Pedro que no todos los que entran de pequeños tienen la suerte de vivir tanto tiempo, para que puedas vivir mucho tiempo se requieren de dos cosas señala el joven, «una es que no seas desleal con tus mandos y la otra es por suerte».

Te puede interesar:  Vídeo donde La familia Michoacana le cortan la cabaza con un machete a un sicario del CJNG

Pedro no se acuerda de cuántas personas ha matado, pero dice que son decenas y decenas que ya hasta perdió la cuenta.