Blog del Narco Alexa

El mismo día que AMLO pidió a los narcos “bajarle”, se registró el mayor número de ejecuciones

El mismo día que AMLO pidió a los narcos “bajarle”, La epidemia de violencia en México parece no tener freno. Esta semana se ha confirmado que marzo es, hasta ahora, el mes más violento del 2020.

El mismo día que AMLO pidió a los narcos “bajarle”, se registró el mayor número de ejecuciones

Las 3,078 víctimas de homicidio contabilizadas, evidencian la urgencia de poner freno a una lacra que ha ido en aumento la última década.  Este lunes se rompió el récord de homicidios dolosos en el país. De acuerdo con los números diarios del Centro Nacional de Información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad (SESNSP), el 20 de abril se cometieron 114 crímenes a nivel nacional.

Con esa cifra el lunes no sólo se convirtió en el más violento del 2020, sino que se posicionó como el segundo más sangriento de todo el sexenio de Andrés Manuel López Obrador. El primero fue el 1 de diciembre del 2018 que registró 127 personas asesinadas.

El desglose arroja que Guanajuato fue la entidad con más asesinatos (16). En el municipio de Salamanca —una tierra hasta hace tres años alejada del terror de la narcoviolencia— un grupo armado acribilló a cuatro personas y dejó a tres más heridas.

En el múltiple crimen sucedido la noche del lunes perdieron la vida dos mujeres, un hombre y un menor de edad. Hasta el momento se desconoce quién o quienes realizaron el ataque.

A 64 kilómetros de ahí, en Comonfort, Guanajuato, el cuerpo sin vida de un hombre fue abandonado en las inmediaciones de un negocio ubicado en las calles Plaza Juan Aldama y Magisterio. Mientras que en Irapuato, un grupo armado asesinó a un sujeto que viajaba a bordo de un auto.

El crimen terminó en una persecución de efectivos municipales y criminales. Se presume que los hombres fueron detenidos por la policía de la región, sin embargo no se ha confirmado la información.

En Guanajuato la violencia está fuera de control. El enfrentamiento entre el Cártel Jalisco Nueva Generación y el de Santa Rosa de Lima ha culminado con secuestros masivos, desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales, balaceras, toque de queda, fosas clandestinas, muertes por balas perdidas y militarización de unos municipios antes prósperos y seguros.

Al igual que en Guanajuato, el estado de Guerrero cuenta los cadáveres por decenas. La entidad registró nueve homicidios dolosos. Entre estas víctimas se encuentran los trece muertos que dejó un enfrentamiento de 48 horas, en el municipio de Leonardo Bravo.

La mañana del domingo 19 de abril empezaron las llamadas de alerta al 911 que denunciaban la presencia de grupos de civiles armados en la zona El Naranjo, por lo cual elementos de la Guardia Nacional Ejército mexicano y policías estatales se desplazaron a la región.

En el sitio, los efectivos fueron atacados por los civiles, por lo que al repeler la agresión, los elementos de seguridad abatieron a cuatro presuntos criminales y se detuvo dos más. Al recorrer la comunidad, fueron encontrados otros cuatro cadáveres. Durante la mañana del lunes, sumaron cinco cuerpo más sin vida, arrojando una cifra de 13 muertos.

El Naranjo se ha convertido en objeto de una fuerte pugna entre el Cártel del Sur y el Frente Unido de Policías Comunitarias del estado de Guerrero; sin embargo, ninguno de los cadáveres presentaba el uniforme que caracteriza a las organizaciones.

Entender la violencia que golpea esa zona de Guerrero desde hace años no es sencillo. Frente al miedo de la crisis por coronavirus, los pobladores se enfrentan a el crimen organizado.

En Sonora, con siete asesinatos, se hallaron la madrugada del lunes los cuerpos sin vida de ocho personas en los municipios de Empalme, Pótam y Guaymas.

La primera balacera se reportó alrededor de las 03:00 horas en el muelle de Bellavista, donde dos hombres perdieron la vida al instante. Según los hechos, se trataba de sujetos de aproximadamente 30 años.

A las 04:15 horas, vecinos de la colonia Juárez hicieron un llamado al teléfono de emergencias 911 para alertar de otro ataque perpetrado en un punto conocido como El Rizo de Oro. En el sitio, las autoridades encontraron los cadáveres de tres hombres atados y con impactos de bala.

En Pótam, territorio de las comunidades indígenas yaquis, el capitán de la Guardia Tradicional del pueblo de Vícam fue emboscado y asesinado por un comando, la mañana del lunes. En el lugar, también resultó un hombre herido.

La violencia se desplazó a la región de Guaymas, donde se reportaron detonaciones por agresión armada. En los hechos fue herido un hombre, a quien identificaron como hermano de un elemento activo de la policía municipal.

La víctima falleció momentos después en un hospital donde se le atendía por las lesiones que recibió.

Después de las 23:00 horas, ocurrió una segunda agresión cerca de la comandancia de Guaymas. Carlos Caraveo González, de 47 años, resultó herido de bala en el abdomen y fue trasladado para recibir atención médica. Al no superar las lesiones, falleció.

Te puede interesar:  Vídeo Indignarte donde el Cartel del Golfo junto a su aliado CJNG decapitan a sicarios del Mayo Zambada

Hay algo todavía más preocupante que las cifras y es la descomposición que se percibe cada día en el país. A la atrocidad de los crímenes se le unen imágenes como las de las últimas semanas en distintos puntos del país, donde en medio de las crisis desatada por el nuevo coronavirus, el crimen organizado distribuye comida y lanza propaganda.

La exhibición de fuerza más evidente comenzó a Tamaulipas. Varios perfiles de Twitter y Facebook divulgaron fotos de repartos en el estado. En las imágenes aparecen varios hombres armados vestidos con ropas oscuras y la cara tapada repartiendo cajas con comida, artículos de aseos y de limpieza. Las cajas lucen adhesivos con la leyenda “Cártel del Golfo. En apoyo a Heroica Matamoros. Señor 46 Vaquero”. Y junto a las letras, la silueta de un sombrero.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, llamó este lunes a “mejor bajarle a la violencia”, provocada los narcos; sin embargo y estos lo desoyeron y dieron la certeza de que el crimen no sabe de pandemias ni de quedarse en casa.