Blog del Narco Alexa

«La Emperatriz de Los Antrax» presumía lujos, curvas y armas en redes sociales

Culiacan, Sinaloa.- Se llama Claudia Ochoa Félix. Se le dice «La Emperatriz de Los Antrax», en referencia al grupo criminal vinculado al Cártel de Sinaloa.

La Emperatriz de Los Antrax presumía lujos, curvas y armas en redes sociales

Era señalada en la prensa internacional como «la mujer más poderosa del narcotráfico en México».   La Procuraduría General de la República (PGR) no ha dicho si es o no criminal o si se le busca, pero la prensa internacional y nacional da cuenta de ella; de su vida y de las imágenes que sube a redes sociales. Se ha vuelto una celebridad.

La cadena RPP de Perú dice esta mañana: «Tras la detención de en Holanda de José Rodrigo Aréchiga Gamboa, conocido como el ‘Chino Ántrax’, expertos señalan que Claudia Ochoa Félix es la nueva jefa del grupo criminal ‘Los Ántrax’, conformado por sicarios del Cártel de Sinaloa. Ochoa Félix es una bella mujer que no duda de presumir de sus atributos, dinero y poder a través de las redes sociales».

«Llamada también ‘La Emperatriz de Los Ántrax’, la mujer de aproximadamente 32 años visitó nuestro país [Perú], como lo demuestran fotos de ella en Machu Picchu que subió a su ‘fanpage’ oficial en Facebook», agrega el medio peruano.

La muerte de Claudia Ochoa Félix “La Emperatriz de Los Ántrax”

La muerte de Claudia Berenice Ochoa Félix, conocida como la emperatriz de la célula delictiva de los Ántrax, se derivó de asfixia por broncoaspiración, producto de la ingesta de bebidas alcohólicas y otras sustancias que consumió.

Te puede interesar:  Detrás de cada bala hay una historia, así son los cementerios de las narcocamionetas

Juan José Ríos Estavillo, fiscal General del Estado de Sinaloa, dijo que con los estudios y análisis practicados se descartó que su fallecimiento haya sido violento, por lo que su cuerpo fue entregado a su familia para su sepultura en la capital del estado.

La noche del sábado pasado, se reportó que en una de las privadas del conjunto habitacional de la Isla de Musala se requería del auxilio médico, puesto que una mujer de 35 años de edad no respondía a los intentos por despertarla.