Blog del Narco Alexa

FOTOS: Así eran los juguetes de un hijo del Mayo Zambada rival de los Chapitos

Hijo de uno de los principales líderes del cártel de Sinaloa, Ismael Zambada Imperial fue detenido por elementos del Ejército Mexicano en Culiacán.

FOTOS Así eran los juguetes de un hijo del Mayo Zambada rival de los Chapitos

El apodado «Mayito Gordo» es identificado como uno de los principales operadores del cártel de Sinaloa. Como la mayoría de los narcotraficantes, Zambada Imperial mostraba una vida de lujos en su cuenta de Twitter.  En sus fotos salía rodeado de bellas mujeres, con joyas y relojes de marca, así como en fiestas con banda y alcohol.

Una de sus pasiones eran los coches de lujo, presumía sus trocas, su Porsche y su Ferrari, tal vez es tan amante a la velocidad como un piloto de F1.  La adrenalina corre dentro de la sangre del hijo del Mayo Zambada y una forma de expresarla era con los deportes extremos. Ismael Zambada se regodeaba saliendo en fotos montando una cuatrimoto y camionetas todo terreno.

Según consta en los documentos obtenidos por Blog del Narco, EEUU presentó una solicitud de acusación formal contra Zambada Imperial el 15 de enero de 2015, esto es, tres meses después de que Elementos de las Fuerzas Especiales de la Secretaría de Marina lo detuvieran durante un operativo en Culiacán, Sinaloa.

Tras su detención, Zambada Imperial fue sentenciado en México a cuatro años de prisión por el delito de portación de arma de fuego de uso exclusivo del ejército, pero tenía dos agravantes: le fueron encontradas más de dos armas de este tipo, por lo que la pena aumentó dos años y ocho meses; y además, las portaba en grupo de tres o más personas, con lo que la sentencia subió otros cuatro años, según informó el Blog del Narco.

Te puede interesar:  Vídeo Indignarte donde el Cartel del Golfo junto a su aliado CJNG decapitan a sicarios del Mayo Zambada

Desde su entrada en prisión, el Mayito Gordo luchó para evitar que las autoridades mexicanas lo entregaran al país vecino. A principios de 2019, buscó una reducción de sentencia y pidió que lo cambiaran del Penal Federal de Puente Grande, en Jalisco, a un reclusorio de la Ciudad de México.