Blog del Narco Alexa

El Mencho el “Robin Hood” sanguinario que ayuda a los pobre igual que el Cartel del Golfo

El Mencho el “Robin Hood” sanguinario. En un vídeo que difunden en redes sociales tal vez para presumir la hazaña, se observa gran cantidad de bolsas con productos básicos los cuales posteriormente serán repartidos.

El Mencho el “Robin Hood” sanguinario que ayuda a los pobre igual que el Cartel del Golfo

en otra toma se puede notar una gran cantidad de cajas ya cargadas en una camioneta con las siglas CJNG, el cartel más poderoso según agencias de seguridad en el mundo y por cuyo líder la recompensa aumento hasta 10 millones de dolares.  Por montañas de cajas los productos básicos como aceite, frijol, pastas y arroz fueron la alegría de cientos de familias en varios Estados de la República.

sin importar quien las entrega son recibidas con emocionadas sonrisas, los beneficiarios, pobladores de Michoacán, Jalisco, Guanajuato y Tamaulipas, entidades que son constante nota por balaceras y hechos de violencia extrema, hoy a los pobladores no les importó que las despensas fueran firmadas por el mismo «Señor de Los Gallos» o que fueran entregadas por hombres encapuchados identificados con Cártel del Golfo.

En regiones tomadas por el narcotráfico en América Latina, los capos mandan incluso en tiempos de coronavirus. Por eso, en medio de la pandemia pueden continuar con una añeja estrategia ‘altruista’ que les permite granjearse el apoyo de la población. Saben que la mejor muestra de gratitud será la protección de la comunidad cuando las fuerzas de Seguridad realicen operativos en su contra.

Así lo demuestran las imágenes que circulan en las redes sociales y en las que presuntos sicarios entregan despensas en barrios pobres. «Cartel del Golfo, en apoyo a Ciudad Victoria», rezan los letreros que identifican cada caja. Nadie las rechaza.

El caso no es nuevo. En 2013, esta organización ya había repartido alimentos no perecederos a los damnificados del Huracán Ingrid. También fue en Tamaulipas, ya que el estado forma parte del territorio bajo su control. Su «plaza», como se define en la jerga criminal mexicana, en donde cada fin de año convocaban a los ciudadanos para entregarles regalos navideños en lugares públicos, desde comida hasta aparatos electrodomésticos.

Desde hace meses los reportes periodísticos se repiten, caravanas de grupos armados patrullan las rancherias y hasta las zonas céntricas de las más importantes ciudades comerciales como Celaya o Leon en Guanajuato, mientras tanto Guerrero y Michoacán, Carteles Unidos a provocado desplazamientos de comunidades enteras, cientos de familias que tuvieron que abandonar sus casas por temor a morir bajo las llamas, estos benefactores son los mismos que en otros videos prenden fuego a sus victimas ante un acto de terror que raya en la barbarie extrema.

Los falsos «Robin Hood»

En México, históricamente, los narcos encontraron en la emulación a Robin Hood, el héroe de ficción que robaba a los ricos para darles a los pobres, una manera de promover la romantización de sus crímenes, de que sus beneficiarios olvidaran los asesinatos, las masacres, las desapariciones, los secuestros, las torturas. Que se olvidaran de las víctimas.

Te puede interesar:  Fotografías exclusiva de la hermosa Kimberly Torres hija de Javier Torres Félix, ‘El JT’

Ismael «El Mayo» Zambada, señalado como actual líder del Cártel de Sinaloa, solía repartir cartones de cerveza y dinero en efectivo en las navidades en El Álamo, su pueblo natal ubicado en Sinaloa, el estado mexicano que es la mayor cuna de narcos. También son persistentes los testimonios de su ayuda a campesinos para que siembren productos legales con los que puedan mantenerse. Además, patrocinó la fundación de la estancia infantil «Niño feliz», una guardería que usan familias pobres o madres solteras. Para el gobierno de Estados Unidos, es una fachada que permite el lavado de dinero. Para las mujeres que dejan ahí a sus hijos, es un alivio.

En 2013, la cadena Televisa difundió videos en los que se ve a Servando Gómez, «La Tuta», líder de la organización Los Caballeros Templarios, que opera en el estado de Michoacán, con fajos de billetes en la mano que reparte a la gente que se le acerca, se ríe con él, lo abraza o le pide favores: 600 pesos a mujeres con niños en los brazos, 200 pesos a campesinos, 100 pesos a niños y adolescentes. El año pasado, el capo fue condenado a 55 años de prisión.