Blog del Narco Alexa

El Talibán, el temible líder de Los Zetas que desafió a El Lazca y a El Z-40

El Talibán inició su carrea delictiva robando carros en Nuevo Laredo,  Iván Velázquez Caballero, alias El Z-50, L-50 o El Talibán, fue uno de los temibles líderes de Los Zetas.

El Talibán, el temible líder de Los Zetas que desafió a El Lazca y a El Z-40

Que desafió a Heriberto Lazcano, El Lazca, y a Miguel  Treviño Morales, El Z-40.  El Talibán inició su carrera delictiva a los catorce años, robando carros en Nuevo Laredo. A los 22 fue detenido por robo de vehículo y la Procuraduría General de la República (PGR) tenía varias averiguaciones previas en su contra.

Además de ser acusado por delitos contra la salud y por haber sido, en su momento, el principal operador financiero de Los Zetas, la dependencia ofreció 30 millones de pesos a quien diera informes que llevaran a su captura.  De acuerdo con el diario San Antonio Express News, El Talibán subió a las filas de Los Zetas con Miguel Treviño Morales.

Un criminal despiadado de la ciudad fronteriza mexicana de Nuevo Laredo acusado de ordenar homicidios en Estados Unidos y asesinatos masivos en México.  Sin embargo, El Talibán desafió a los máximos líderes de Los Zetas, El Lazca y El Z-40, lo que derivó en una pugna que culminó con el asesinato de catorce de sus correligionarios en San Luis Potosí.

El Talibán y el origen del Cartel del Noreste

El Talibán buscó un acercamiento con el Cartel del Golfo y el grupo de Los Caballeros Templarios para mantener su hegemonía en las plazas que dominaba desde 2007 y enfrentar a sus antiguos aliados.

Antes de su captura, en septiembre de ese mismo año, El Talibán provocó la primera gran división en Los Zetas que terminaría por cambiarle el nombre a Cartel del Noreste (CDN).

Como jefe regional, El Talibán se separó de la organización llevándose consigo células de las plazas de Zacatecas, San Luis Potosí, Nuevo León, Tamaulipas y Coahuila; además, controló partes de Aguascalientes y Guanajuato.

El 27 de septiembre de 2012, El Talibán fue capturado durante un operativo de la Marina en la capital de San Luis Potosí. En 2013 fue extraditado a Estados Unidos, y en 2017 fue sentenciado a 30 años de prisión por un juez federal en el estado de Texas.