Esta hielera no era para enfriar las cervezas, sino para un “inusual escondite” (IMÁGENES)

La hielera que un automovilista llevaba en la caja de su camioneta pick up no era precisamente para mantener frías las 190 latas de cerveza.

 Esta hielera no era para enfriar las cervezas, sino para un “inusual escondite” (IMÁGENES)

Que suelen caber en este tipo de contenedor, sino para esconder un cargamento de metanfetamina que intentó cruzar por la frontera de México a Estados Unidos.  Agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) descubrieron el pasado jueves 19 de marzo lo que llamaron un “inusual escondite” al revisar una camioneta Ford tipo pick up que cruzaba por la garita de Nogales, Arizona.

El pick up había sido enviado de forma aleatoria al área de inspección secundaria donde un perro de la unidad K-9 de CBP alertó con sus ladridos a los agentes al detectar con su olfato la esencia química que despedía una hielera que estaba en la caja del vehículo.

Escondite inusual

“Narcohielera”

El contenedor para enfriamiento de color azul y de la marca Igloo estaba nuevecito y no parecía sospechoso, pero al revisarlo descubrieron que en las paredes internas había 14 paquetes que contenían 16 libras o 7 kilos de metanfetamina, cantidad que en el mercado negro tendría un costo de $16,000 dólares, según la estimación que hizo CBP.

El chofer sólo fue identificado como un ciudadano estadounidense de 28 años de edad residente de Tucson, Arizona, quien fue detenido y sujeto a investigación por narcotráfico.