Blog del Narco Alexa

Narcos emboscan a policías y militares pero su plan fue un desastre, así los dejaron…

Un enfrentamiento entre integrantes de un grupo del narcotráfico con agentes estatales y del Ejército Mexicano en la comunidad de El Balsamar.

Narcos emboscan a policías y militares pero su plan fue un desastre, así los dejaron...

Del municipio de Leonardo Bravo, en el estado de Guerrero, dejó un saldo de dos civiles muertos y un policía herido.  El vocero del Frente Unido de la Policía Comunitaria del Estado de Guerrero (FUPCEG), Salvador Alanís Trujillo, aseguró que lo que ocurrió fue una emboscada que perpetraron integrantes del Cártel del Sur contra patrullas de la Policía Estatal, Guardia Nacional y el Ejército Mexicano.

La emboscada ocurrió entre las comunidades de Las Truchas y El Balsamar donde se reportó que policía estatal herido durante la emboscada, está fuera de peligro. Se detalló que todo ocurrió luego que integrantes de la policía comunitaria del Frente, que desde noviembre del 2018 mantienen en su poder seis comunidades de la Sierra.

Irrumpieron a tiros en los pueblos de El Balsamar y Carrizal de Bravo, del municipio de Leonardo Bravo.  Manuel Olivares Hernández, director del Centro de Derechos Humanos “José María Morelos y Pavón”, señaló que la incursión de este grupo de hombres armados que se autodenominan policías comunitarios tiene el objetivo de avanzar para tomar la localidad de Chichihualco, que es la cabecera de este Municipio.

En Chichihualco viven las familias que huyeron de Filo de Caballos y otras cinco comunidades que desde noviembre del 2018 fueron ocupadas con violencia por los supuestos autodefensas.

Exigió la intervención de los gobiernos federal y estatal para proteger a las familias desplazadas y que les garanticen el regreso a sus comunidades.

Por su parte, el obispo de la diócesis Chilpancingo–Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, contó que cuando los policías comunitarios llegaron a la comunidad de el Balsamar él con un grupo de párrocos estaban realizando actos religiosos en la iglesia.

Señaló que agentes de la Policía Municipal de Chichihualco lo sacaron de la zona.

“Nos tardamos cinco horas para salir de esa zona donde se escuchaban muchas balaceras”, dijo.