Blog del Narco Alexa

La nueva guerra de los Carteles, El Cártel de Sinaloa vs Cártel Arellano Félix por el puerto…

El asesinato de Jael José Morales Leonel, lugarteniente del Cártel Arellano Félix la madrugada del 7 de marzo, y el homicidio de Juan Francisco Chávez Ibarra.

La nueva guerra de los Carteles, El Cártel de Sinaloa vs Cártel Arellano Félix por el puerto...

Ex subdirector operativo de la Dirección de Seguridad Pública Municipal en Ensenada el día 9, fue resultado del enfrentamiento entre los cárteles de Sinaloa y Arellano por la venta de droga en las calles y el trasiego de enervantes en instalaciones portuarias,  “En Ensenada los muertos son por el enfrentamiento del Cártel Arellano con Cártel de Sinaloa.

Por el control de la droga”, advirtió uno de los mandos integrados a las Mesas de Coordinación de la Paz y Seguridad, al referirse a los homicidios perpetrados del 7 y 9 de marzo de 2020.  La muerte de Jael José Morales Leonel, identificado como lugarteniente del Cártel Arellano Félix (CAF) por la venta de narcóticos en la ciudad.

Y el asesinato del oficial Juan Francisco Chávez Ibarra, adscrito a la Fiscalía General del Estado, siguen investigándose en dos líneas:  Una hipótesis liga a Chávez con David López Jiménez “El Cabo 20” con el CAF, y contemplan su muerte como un hecho imputable a los sinaloenses, como parte de un enfrentamiento por su presunta relación con la protección en la llegada de drogas por vía marítima.

Advierte que Chávez fue atacado porque operaba con el Cártel de Sinaloa. Refieren que lo asesinaron como venganza por la muerte de Morales dos días antes. Fundamentan su versión en que el joven capturado después del atentado al ex jefe policiaco, como presunto responsable de su muerte, es delincuente al servicio de “El Cabo 20”, uno de los cabecillas criminales del CAF en Ensenada.

“Pero quieren agarrar un chivo expiatorio como imputado del asunto del Chávez, para apagar el fuego y no relacionar a los que verdaderamente están metidos, ese lesionado no tiene nada que ver, es un evento diferente; a él -el joven detenido como presunto responsable del ataque al policía- lo querían matar porque es gente de ‘El Cabo 20’, pero fallaron, salió corriendo y se metió a una casa”, aseguró una fuente ministerial.

“Como a Chávez lo estaban relacionando con Jalisco-Arellano, entonces la gente de Sinaloa que está protegida por la Policía Municipal, lo privó de la vida”, aseveró el mismo investigador, para rematar:

“En sí ya la zona está apalabrada y bien comprometida con la Municipal, tan es así que investigaciones por homicidios arrojan que los malandros ejecutan y la Municipal los apoya recogiendo las armas en las patrullas, y las entregan en un lugar a la salida de Ensenada hacia Tijuana”.

MATAN A OPERADOR DEL CAF ENSENADA

Jael José Morales León se divertía en el interior del bar Papas&Beer en la calle Primera de la Zona Centro de Ensenada. Pasaban las dos de la mañana del sábado 7 de marzo cuando se escucharon balazos al interior; Morales quien era el objetivo del ataque cayó herido, y murió minutos después.

En la confusión provocada por la estampida de jóvenes aterrados, Diana Monserrat una joven de 20 años con residencia en Tijuana, también recibió una herida mortal. “A ella no se le encontró relación con ningún delincuente”,

Capturan a “El Bozadas”, ex federal ligado al CAF

El miércoles 11 de marzo, el ex policía federal de Caminos, Ricardo Bozada Alvarado, llegó de Europa al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, para posteriormente ser detenido por  agentes de la SEIDO, DEA e Interpol.

“El Bozadas” fue identificado por las autoridades como operador del Cártel Arellano Félix al servicio de Pablo Edwin Huerta Nuño “El Flaquito” y su cuñado, José Luis Escudero Escandón “El Quieto”, capturado el lunes  27 de enero en Cancún, Quintana Roo por los delitos de secuestro agravado y delincuencia organizada, en cuyo expediente Bozada está incluido como coacusado.

En 2019, representando los intereses del CAF, el ex policía federal y los matones a sus servicio se enfrentaron por el control del trasiego de droga en la Terminal de Contenedores de Ensenada contra los grupos delictivos de Víctor Manuel Padilla Murillo “El Chatarras”, traficante de Ismael “El Mayo” Zambada y Juan Carlos Araiza “El Marino”, trasegador de los hermanos Arzate García.

Bozada Alvarado también fue señalado por autoridades federales como responsable de dos cargamentos que sumaron 250 kilos de cocaína, mismos que fueron asegurados en el puerto ensenadense el 10 y 11 de marzo de 2020, ambos transportados en el buque portación tenedores NYK LYRA, proveniente de Manzanillo, Colima.

informaron las autoridades.

En la balacera resultaron lesionados los ensenadenses Chris Regland y Alfonso Reséndiz.

El cuerpo de Jael, de 28 años, quedó en el piso del local semivacío, mientras dos muchachos y una joven intentaban tapar un orificio de bala por el cual sangraba del estómago y le daban respiración boca a boca parta tratar de mantenerlo vivo. A la cabeza, una mujer delgada de cabello largo, lacio y  pintado de rojo, lloraba mientras hablaba por teléfono, avisando que estaba, gritando desconsolada al escuchar que uno de los curiosos que graba la escena comenta: “Se va a morir”.

Entre los jóvenes aún presentes preguntan qué pasó, uno de ellos responde: “Los de la mesa de allá tiraron, pero no sé qué pedo;”, otro de los hombres advierte el peligro: “Vámonos ya a la verga, fuga, fuga… vámonos, vámonos”, y abandonan el local.

Los policías en el lugar detallaron que a Morales  “le acertaron  por lo menos tres balazos”.

De acuerdo a la versión brindada durante las primeras horas del sábado, “al menos dos sicarios ingresaron armados al bar para atacar directamente al joven”, a quien los policías identificaron de manera inmediata.

“Méndez León controlaba la venta de cocaína al menudeo en Ensenada y los bares del centro, al igual que trasegaba droga hacia Estados Unidos”, y comentaron, le apodaban “El 30”. El cantante Miguel Comando, quien se dedica a cantar narcocorridos, muchos de estos a gente del CAF, le había compuesto “El de Ensenada”, el cual subió a internet.

DE LA CÉLULA DE “EL FLAQUITO”

En Tijuana los primeros datos proporcionados por las autoridades, fueron: “Sí es gente de ‘El Cabo 20’, uno de sus contactos directos en 2018 cuando aún ambos pertenecían a la fracción del Cártel Jalisco Nueva Generación”, se informó.

Pero entre diciembre de 2018 y enero de 2019, cuando el grupo de homicidas del CJNG se fraccionó en medio de una purga interna y López Jiménez abandonó a los de Jalisco para integrase plenamente al CAF, específicamente la encabezada por Pablo Edwin Huerta Nuño “El Flaquito” y el joven Morales hizo lo mismo.

Entonces, se supone le asignaron el control de la venta de droga en la zona urbana de Ensenada y como jefe directo a José Cristian Gómez Rosales “El Pitey”, de quien tienen acreditado en investigaciones, sirve de contacto con la Policía de Ensenada. De hecho, el nombre de Gómez está relacionado con la investigación que obligó a la salida del ex secretario de Seguridad, Gerardo Sosa Olachea, por los vínculos telefónicos de su hijo Héctor Sosa Flores con algunos narcotraficantes en la Zona Costa de Baja California.

Morales Leonel, el joven asesinado, vivía en Ensenada y contaba con antecedentes por lesiones, robo en grado de tentativa y robo en lugar cerrado en 2005, 2008 y 2009; una orden de aprehensión cumplida por robo calificado en 2009; además de daño en propiedad ajena en 2016 y lesiones en 2017.

José Cristian Gómez Rosales, su jefe, es nativo de Tijuana, tiene 28 años y dos casas en esta ciudad: una en la colonia Durango, otra en División del Norte, y una más en  el fraccionamiento El Roble en Ensenada. Sus antecedentes indican que fue detenido en 2015 y 2016 en la colonia Sánchez Taboada de Tijuana -zona de control del CJNG- por delitos contra la salud, y de nuevo en 2018 y 2019 por delitos contra la salud  y posesión de cartuchos. Sin embargo, recuperó su libertad.

“El Pitey” también está relacionado directamente con el atentado en contra de seis elementos de la Guardia Estatal de Investigación, cometido el 22 de enero de 2020 en Tijuana, donde un uniformado y un civil fueron asesinados.

EL ASESINATO DE CHÁVEZ

Al ser asesinado, Chávez Ibarra tenía 43 años de edad,  20 de estos como elemento de la Dirección de Seguridad Pública Municipal.

Su cuerpo recibió por lo menos veinte impactos de bala, la noche del lunes 9 de marzo cuando estaba a bordo de un pick-up Dakota color blanco de la corporación municipal, luego de haber acudido a un gimnasio ubicado en Calle 11 y Morelos.

Minutos después del asesinato, en Calle Ámbar y 20 de Noviembre, un joven se impactó contra varios carros. Según el reporte inicial de la Policía Municipal, chocó porque lo estaban persiguiendo como parte del operativo de búsqueda de los agresores del oficial.

Al chocar, el joven huyó, se brincó una barda y se metió a una casa intentando esconderse a la altura de la calle 13. Al ser detenido no estaba armado y presentaba una lesión. La Fiscalía General del Estado se ha mantenido hermética al respeto, pero los policías municipales informaron que tenía algunas lesiones leves en la mejilla y la espalda -al parecer rozones de balas-, lo acusaron por allanamiento de morada y aún investigan para reunir pruebas suficientes para relacionarlo con el ataque del oficial.

Cuestionado sobre la posible relación entre el asesinato dentro del centro nocturno Papas&Beer y el de Chávez Ibarra, el fiscal regional Marco Antonio López Valdez argumentó no poder precisar si hay tal, o se trata de hechos aislados.

Aclaró que se llevan a cabo diligencias a cargo de la Fiscalía de Delitos contra la Vida y, por tratarse de una investigación en curso, no se pueden revelar más detalles; en la semana el fiscal especial estará en Ensenada y dará una conferencia de prensa.

De las líneas de investigación, López insistió que corresponde a la Fiscalía de Delitos contra la Vida.

NO HABÍA AMENAZAS CONTRA OFICIAL: CHAN

En conferencia de prensa, el director de Seguridad Pública Municipal de Ensenada, Luis Felipe Chan Baltazar, sostuvo que “durante estos primeros meses el comportamiento del oficial Chávez fue sin queja, incluso él no pidió seguridad cuando deja el cargo de subdirector, no hizo petición alguna especial de poder llevarse el arma a su casa”, ni se acercó a los mandos para decir que había sido amenazado.

El director aceptó que la posible relación de Chávez con grupos delictivos se abordó en la Mesa de Seguridad del martes 10 de marzo, pero que las diferentes corporaciones no refirieron tener una investigación sobre el tema.

Respecto a las honras fúnebres, por parte de la corporación no se tienen contempladas, ya que no murió en cumplimiento del deber y estaba fuera de su horario, atendiendo asuntos personales. Aunque la familia puede solicitar algún acto.

GENTE DE AYALA

Durante el trienio de Marco Novelo, Chávez Ibarra fue subdirector operativo de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, el segundo al mando, solo debajo del director  Jorge Íñiguez Díaz. Al terminar su encargo, el 1 de noviembre de 2019, solicitó periodo vacacional que culminó el día 30 del mismo mes.

Jueza Patricia Hernández Haro libera a Eduardo Schobert

Detenido por intento de homicidio en contra de Cristian Andrade, el 21 de mayo de 2019 e investigado como autor intelectual por el asesinato del empresario Jorge Kalb Salmati y las lesiones del también inversionista Daniel León Kalb Ronay, perpetrados el 14 de julio de 2016, el empresario mazatleco José Eduardo Schobert González fue liberado por la juzgadora Patricia Hernández Haro.

La defensa lo pidió y Hernández Haro le concedió, convertir una audiencia intermedia en una audiencia de sobreseimiento. “Realizó un mini juicio cuando no era el tiempo procesal, la audiencia para desahogo de pruebas era en junio de 2020, no se convocó como ordena la Ley”, explicaron desde la Fiscalía General del Estado, por lo que impugnaron tal resolución y esperan ser favorecidos por el Tribunal de Alzada.

Extrañamente, Schobert González fue liberado el 5 de marzo por Patricia Hernández, luego que sus abogados presentaron como evidencia los mismos videos que se usaron para vincularlo a proceso. Se exhibió que del auto del sinaloense, salieron los disparos contra Andrade,  el hombre que lesionado y que a decir del empresario, se acercó a su auto para intentar matarlo, lo que supuso después de ser víctima de cuatro atentados armados previos.

Como estrategia de defensa, a través de una carta, durante el proceso también acusó al ex gobernador Francisco Vega de Lamadrid y al ex secretario de Finanzas, Antonio Valladolid, de querer callarlo, porque sabía que “ellos querían armar un grupo para espiar y recabar información de varias personas, y en esa lista estaba usted y el señor de apellido Hernández de lo que creo preside y se llama consejo empresarial y otras 3 personas más. El objetivo era recabar información personal que se pudiera usar en su contra, a lo cual nunca se llevó a cabo porque me dijeron que ya lo estaban haciendo con otra empresa más y cortaron comunicación conmigo…”. Este espionaje ya se había hecho público meses atrás.

En 2010, Schobert se declaró culpable de los delitos de  hurto mayor y malversación de fondos a la empresa AllSeasons Landscaping. Fue sentenciado a tres años y nueve meses de prisión, una multa de 5 mil dólares y un pago a la empresa por 25 mil 201 dólares, en la Corte del Distrito del Condado de Blaine, Estados Unidos.

En 2017, una jueza local rechazó otorgarle a la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado una orden de aprehensión en su contra por el homicidio de su socio Jorge Kalb Salmati, por considerar que el Ministerio Público (MP) no presentó elementos suficientes. Y en la primera semana de marzo de 2020, la juzgadora Patricia Hernández lo dejó en libertad por intento de homicidio.

Adicionalmente, Hernández Haro rechazó la querella de la viuda de Kalb, respondiendo al MP que no se reunían los “requisitos de procedibilidad” ordenados en el Código Nacional de Procedimientos Penales; habló de dos impedimentos. Justificó que el MP no le había mostrado prueba alguna de que la viuda estuviera facultada para representar a su esposo muerto, aunque la mujer envió copia de una cesión dejada por su recién fallecido suegro, quien representaba en el expediente original a la víctima, para que ella pudiera continuar con el caso.

Y aunque el MP mostró documentos para evidenciar que el dinero que robaron a los Kalb como parte de un fraude salió de la cuenta mancomunada que la viuda tenía con su marido, y que ese dinero se depositó en las cuentas de Schobert y de su socia-ex esposa, el argumento de la jueza fue que la señora Kalb no podía acreditarse como víctima del detrimento patrimonial, ya que su firma no aparece en documentos del negocio fraudulento, ni tuvo participación activa en las negociaciones.

Previo a sus vacaciones y a  la toma de protesta del gobierno municipal encabezado por Armando Ayala Robles, el 1 de octubre, Chávez era considerado como la propuesta del nuevo alcalde como director de Policía en el puerto, pero fue relegado por Luis Felipe Chan Baltazar, quien llegó al cargo recomendado por el gabinete del entonces gobernador electo, Jaime Bonilla Valdez.

Bajo la dirección de Chávez, fue enviado a la delegación San Antonio de las Minas, en la Ruta del Vino. Policías ensenadenses informaron que fue para que no le representara una competencia por el mando al nuevo director, quien también había recibido versiones de que el uniformado estaba relacionado con delincuentes.

Ayala rescató a Chávez del castigo dándole la coordinación de Planeación y Vinculación Empresarial, además de asignarle el Programa de Recuperación de Espacios Públicos.

Chan lo desarmó, dijo la misma fuente. Desde el 10 de enero, ya no andaba armado ni uniformado por no encabezar un área operativa, indicó el director de Seguridad Pública.

LOS DE SINALOA

“En Tijuana la célula de David López Jiménez ‘El Cabo 20’ se está fracturando, se están matando entre ellos, hasta donde hemos detectado esto aún no se ha trasladado a Ensenada, donde el mismo grupo delictivo está representando los intereses criminales de los Arellanos. En Ensenada los muertos sí son del CAF contra el Cártel de Sinaloa por el control de la droga”, detalló uno de los investigadores a ZETA.

Lo que analizan como que las células del CAF encabezadas por  Pablo Edwin Huerta Nuño “El Flaquito” y las del cártel sinaloense dirigidas por René Arzate García “La Rana”, estarían de nuevo rompiendo un pacto de no agresión que data de finales de noviembre de 2018, cuando Nuño entregó a Sinaloa a sus cómplices y operadores Edgar Ruiz y Leonardo Cárdenas, asesinados el 15 de noviembre de ese año en el restaurante Tapanco de Rosarito.

De acuerdo a la hipótesis principal, los operadores del CAF fueron atacados por los matones del Cártel de Sinaloa y, conforme a organigramas criminales en poder de las autoridades de la Mesa de Coordinación, los cabecillas de las células de Sinaloa en Ensenada identificados son:

Jorge Alberto Arce Guillén “El Tigre” y/o “El Brusco”, preso desde 2016, pero las autoridades presumen sigue operando desde el interior del penal.
Víctor Manuel Padilla Murillo “El Chatarras”.
Carlos Adrián Casas Reyes “El Ocho”, “El Mercenario” y/o “El Tragedias”.
Ramiro Corrales Montenegro “El Cinco”.
Alexis Mendoza Guillén “El 15”.
Manuel Calderón Leyva “El Plumas”.

NECESARIO CAMBIO DE ESTRATEGIA

Tras el asesinato del oficial Chávez, el alcalde de Ensenada emitió un posicionamiento desde Ciudad de México, asegurando que el Ayuntamiento no evadirá su responsabilidad ante los dos homicidios del sábado y lunes.

Armando Ayala reconoció la necesidad de cambiar y reforzar las estrategias de prevención y combate a la delincuencia, en las que -aseguró- se debe mantener la coordinación con corporaciones estatales, federales y Fuerzas Armadas.

El primer edil indicó que se brindará especial atención a lo relacionado con los Exámenes de Control y Confianza con los que se evalúa al personal policial, aunado a que se fortalecerá la proximidad social para que en materia de seguridad, la población sea aliada de las instituciones.

“No podemos ni debemos evadir nuestra responsabilidad ante la contundencia de los hechos, por lo que enfocaremos todos nuestros esfuerzos personales e institucionales en acciones que contribuyan a construir la paz que todos anhelamos”, finalizó.

EL PAPAS, ASEGURADO Y CLAUSURADO

El fiscal Marco López puntualizó que el bar Papas&Beer está asegurado por la Fiscalía General del Estado y, aunque el Ayuntamiento le quite los sellos de clausura temporal, el establecimiento no podrá abrir sus puertas hasta que el Ministerio Público agote las diligencias. “Está asegurado como cuando realizamos un cateo donde hallamos droga”, reiteró el fiscal regional.

El local también  fue clausurado por el Ayuntamiento, imponiendo a los propietarios una multa de 500 Unidades de Medida y Actualización (UMA, 43 mil pesos) por el ingreso de personas armadas, además de condicionar el retiro de los sellos a que presente un protocolo de seguridad.