Blog del Narco Alexa

Efraín Teodoro Torres «El Z14», el último día del capo que murió acribillado para saldar una deuda…

En 2006 una de las comunidades en Veracruz, Villarin, se hizo famosa por patrocinar millonarias carreras de caballos.

Efraín Teodoro Torres El Z14, el último día del capo que murió acribillado para saldar una deuda...

Donde participaban ganaderos, políticos y narcotraficantes. Cada fin de semana llegaban con finos caballos, y se decía que una apuesta alcanzó los 5 millones de dólares.  Ese mismo año llegó la violencia, pues Efraín Teodoro Torres El Z14, jefe de plaza en el estado, irrumpió en la comunidad perseguido por Los Matazetas.

La violencia y crueldad de su liderazgo lo llevaron a ser un líder temido y respetado, y rápidamente se hizo de un lugar en la región.  Por lo anterior comenzó a invertir en las carreras de caballos, pues con más de 20 empleados cuidaba a sus animales: El Alexander, era el caballo favorito de Efraín Teodoro, con el que se volvió multimillonario.

El 3 de marzo de 2007 la pista de carreras se abarrotó; todos querían ver correr a ese majestuoso cabello. En punto de las 15:30 todo el pueblo estaba enfiestado, y había cinco carreras programadas para ese día.

Todas las personalidades apostaban por el caballo de El Z14; la bolsa para la carrera era de 10 millones de pesos.

Cuando estaba a punto de celebrarse la última partida, ya el ambiente estaba tenso, pues el alcohol había tenido su efecto en las personas y la Policía comenzó a cuidar con recelo al Z14.

En ese momento sonó el disparo de salida para los caballos, y terminó con un cierre lleno de duda, ya que dos caballos, entre ellos El Alexander, llegaron muy parejos a la línea de meta.

La discusión comenzó a ponerse intensa y de pronto varios disparos provocaron el pánico entre los asistentes; un centroamericano había asesinado al Z14, y refirió que él solo tenía ese objetivo por una vieja deuda.

El tiroteo duró media hora, los policías y los sicarios arremetieron contra el pistolero, mientras que Efraín era transportado al hospital en donde perdió la vida.

Tras la balacera Villarin quedó desolado, y se convirtió en uno de los pueblos recordados por las carreras de cabellos y la ejecución de uno de los cabecillas más famosos de todo Veracruz.