Blog del Narco Alexa

Una alcaldesa de Zacatecas gobierna desde su teléfono por temor al narco

En Zacatecas, al menos la mitad de los 58 presidentes municipales del estado han sido amenazados por el crimen organizado.

Una alcaldesa de Zacatecas gobierna desde su teléfono por temor al narco

Según el gobierno de la entidad, las amenazas forman parte de la disputa de los grupos criminales que operan en la zona: el Cártel del Golfo, del Noreste, de Sinaloa (CDS) y Jalisco Nueva Generación (CJNG), además del grupo de Los Talibanes, una célula de Los Zetas.  Yanet Morales Huizar, presidente de Apulco, municipio limítrofe con Jalisco.

Gobierna por teléfono desde hace un año por las amenazas constantes de muerte en su contra. “Tengo que estar trabajando todavía por vía telefónica. Sí me acerco a mi trabajo, pero no lo hago diario”.  Yanet cuenta con protección del gobierno del estado, pero el miedo a ser atacada la llegó a cancelar su informe de labores. Mejor lo grabó y lo difundió por internet.

“Ya estaba todo preparado para el informe. Ya se habían mandando las invitaciones. Teníamos todo listo. Pero un día antes nos dimos cuenta que dos personas me seguían el paso. Entonces tomé la decisión de proteger mi seguridad y grabar el informe”.

Saúl Monreal, alcalde de Fresnillo, también supo a mediados de febrero pasado que los criminales ofrecían 200,000 pesos por su cabeza.

A comienzos de febrero, el secretario de seguridad pública de aquel estado, Ismael Camberos Hernández, aseguró que el 90 por ciento de los homicidios ocurridos en Zacatecas podían atribuirse a conflictos entre grupos criminales, que según se dice están envueltos en una disputa que involucra cinco bandos: el Cártel del Golfo, del Noreste, de Sinaloa (CDS) y Jalisco Nueva Generación (CJNG), además del grupo de Los Talibanes, una célula de Los Zetas.

Según las cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), el número de homicidios registrados en el estado de Zacatecas se disparó a 666, más del doble de los 280 homicidios reportados una década atrás.

El estado tiene una ubicación geográfica que lo ha convertido en una zona altamente codiciada para el trasiego de drogas, principalmente el fentanilo, ya que conecta al Pacífico con la frontera con los Estados Unidos. Zacatecas cuenta con 58 municipios y colinda con ocho entidades: Aguascalientes, Coahuila, Durango, Jalisco, Nayarit, San Luis Potosí, Nuevo León y Guanajuato.

Lo atraviesan dos importantes carreteras federales con más de 1,300 kilómetros: la número 54 que conecta desde Colima hasta tamaulipas, y la Panamericana 45, que recorre el centro del país hasta la zona fronteriza con la unión americana.

De acuerdo con la dirección de Seguridad en carreteras e instalaciones de la Guardia Nacional, desde 2018 se percataron que en los aseguramientos de metanfetamina ya había fentanilo, pero fue hasta 2019 que se realizaron tres aseguramientos claves de esta última droga: uno el 14 de febrero cuando se decomisó cristal y gramos de fentanilo en polvo.

Luego, el 22 de agosto se logró el decomiso de casi 5 kilos de fentanilo. El 21 de octubre la alerta fue mayor al incautar 970 gramos de este opioide en piedra, con una pureza de 97%.

El secretario de Seguridad Pública de la entidad aseguró que la pugna en la entidad es por la ruta de los opiáceos y las zonas productoras de fentanilo en el centro y sur del país, debido a la gran demanda que hay en Estados Unidos.

Se estima que para producir un kilo de esta sustancia se invierten 2,400 dólares, pero al venderla en el mercado negro de pastllas de un gramo, puede generar una ganancia de hasta 20,000 dólares.