Blog del Narco Alexa

El sonido de la muerte, así es el fusil Barret .50, un arma de guerra en manos del narco…

La infame tarde del 17 de octubre pasado, las calles de Culiacán ensordecieron por el estruendo de las descargas del fusil Barrett calibre .50

El sonido de la muerte, así es el fusil Barret .50, un arma de guerra en manos del narco...

Una poderosa arma militar que el Cártel de Sinaloa utilizó para imponer el terror y liberar a Ovidio Guzmán, hijo del Chapo Guzmán, de las manos del Ejército Mexicano.  La expansión e impunidad con la que operan los cárteles del narcotráfico en México no podría entenderse sin el poder de fuego con el que cuentan, en muchas ocasiones mayor al de las fuerzas armadas.

La popularidad de la ametralladora entre los grupos criminales es duro testimonio de esa realidad.  El gobierno mexicano ha asegurado hasta seis fusiles Barret por mes a los grupos del crimen organizado, pero parece no ser suficiente. La mayor parte de los decomisos se realizaron en el noroeste de México, territorio dominado por Los Zetas y el Cártel del Golfo.

Sin embargo el Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación, también han hecho uso del fusil.  El Barret .50 está considerado como el rifle más poderoso del mundo. Perfora estructuras blindadas e incluso el cemento y es capaz de derribar aeronaves, lo cual quedó demostrado el 6 de septiembre de 2016 en La Huacana, Michoacán, en donde integrantes del crimen organizado derribaron un helicóptero policiaco.

Desde 2007, han sido decomisados 190 rifles barret en México.

En 2018 fue ocupado para emboscar a elementos de la Secretaría de Marina, en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

“Sucedió con un fusil Barrett, que hasta derriba aviones y que, por supuesto, perforó el blindaje de los vehículos navales”, dijo en un programa radiofónico el asesor de la Secretaría de Marina (Semar), Juan Velásquez, al afirmar que los atacaron con este tipo de armamento.

Velásquez explicó que a pesar de que tienen más preparación y capacidad de fuego, las Fuerzas Armadas no pueden usar armas de alto poder. “Los militares no pueden utilizar armas que los criminales sí. Nos referimos a fusiles Barrett y granadas. Porque los militares estarían cometiendo crímenes de guerra. No pueden atacar con bazucas, con alto poder de fuego”, expresó.

La poderosa arma de guerra tiene un peso de 4 kilogramos. Mide 1.5 metros y tiene una velocidad de salida de 854 m/s. Dispara 70 balas por minuto con un alcance de 2,500 metros.

Autoridades de Estados Unidos reconocieron que la ametralladora formó parte del operativo “Rápido y Furioso”, cuando se introdujeron a México múltiples armas de grueso calibre con la intención de detectar a grupos criminales que las usan. El plan terminó en un escándalo e investigación de las autoridades en ambos lados de la frontera.

Aunque se han requisado más armas en Tamaulipas, se sabe que es el Cártel de Sinaloa el grupo criminal que ha hecho más usos de ella. Durante las pesquisas para atrapar por última vez a Joaquín “El Chapo” Guzmán, se encontró un fusil Barret en la casa de seguridad de Los Mochis, Sinaloa, donde se ocultaba.

El Ejército Mexicano considera combatir fuego con fuego

Un informe de 2019 dejó entrever que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) pretende equiparse con el Barret para aumentar la capacidad de sus elementos, principalmente los desplegados en Sinaloa, Tamaulipas y Chihuahua.

El equipo diseñado por Barrett Firearms Manufacturing Inc, es comercializado a grupos de Fuerzas Armadas de al menos 30 países como Alemania, Arabia Saudita, Brasil, Bélgica, Chile, México, Colombia, Dinamarca, España, Estados Unidos, Filipinas, Finlandia, Francia, Grecia, entre otros.

Además de perforar blindajes ligeros y vidrios blindados, el arsenal es capaz de penetrar fácilmente los chalecos antibalas tipo IV y la mayoría de los materiales de construcción de un edificio.

Sedena quiere un arma de este alcance, pero de fabricación nacional. El primer paso es diseñar un prototipo. Para ello, la dependencia presentó a la Secretaría de Hacienda un proyecto de inversión por 24 millones 186 mil 399 pesos para la adquisición de la infraestructura necesaria, la investigación y el desarrollo

Según la Fábrica de Armas, una vez que se cuente con el primer ejemplar, el costo de fabricación de cada fusil será de 70 mil pesos más la adquisición de la mira telescópica. Así, la fabricación del aparato será 73 por ciento más barato, respecto a la compañía estadounidense, que vende cada unidad en 427.376 pesos.

El principal obstáculo de este proyecto son tratados internacionales, pues de acuerdo a éstos, el Ejército Mexicano no puede utilizar armamento sofisticado ya que el país no está en guerra como tal.

El abogado Juan Velázquez aseguró para El Universal que “la desventaja entre el narco y la Fuerza Armada es grande, pues estos últimos serían acusados de cometer un crimen de guerra contra la población civil en caso de utilizar armamento de alto poder”.